top_header_menu

Marzo 22 de 2017
Eva Rey se reunió con el expresidente, Andrés Pastrana, uno de los personajes más queridos y también cuestionados por el el actual proceso de paz y la crisis en Venezuela.
A su corta edad, Yadi Fernández se convirtió en una promesa del fútbol femenino colombiano, pero sus sueños se desvanecieron tras un accidente que cambiaría su vida.
Rafael Silva, un comerciante de divisas, ahora vive un calvario después de perder todo su trabajo y dinero tras ser acusado por un delito que no cometió, hace 10 meses se encuentra preso en El Salvador.
Más de 20 familias que llegaron a las calles de Cúcuta hace 6 meses siguen a la espera de una reubicación y un subsidio digno que les permita dejar atrás el sufrimiento que vivieron durante la crisis fronteriza.
Sin agua, sin luz y muchas veces sin alimento, más 35 familias tienen que vivir sobre las ruinas abandonadas del Hospital San Juan de Dios, aún esperan un pago digno por años de trabajo y entrega a esta institución.
Una emotiva historia de valentía de dos hombres, un padre quien por miedo a los grupos armados dejó a sus familiares y un hijo que volvió a su hogar después de un largo camino marcado por la violencia.
Nelson Vargas ha tenido que sobrevivir dos veces a los ataques con ácido por los mismos delincuentes. Ante esta situación, la justicia no se ha pronunciado y su EPS no le ha brindado apoyo.
En esta ocasión una médium que hacía parte del equipo de investigación en el hospital San Rafael recibió las sensaciones que un espíritu le mandó y los llantos de los niños que fallecieron hace muchos años no se ocultaron.
Alejandro Correa, un joven de 21 años, fue la primera víctima mortal de un ataque con ácido en el país, un crimen pasional que conmocionó a cientos de familias. Luego de dos años y por primera vez habla quién habría comprado el ácido y efectuado el crimen.
La comunidad indígena Nasa del Cauca siempre ha cultivado la marihuana con fines medicinales. Sin embargo, la ley que cobija estas prácticas olvidó a este grupo. Hoy se mantiene en la ilegalidad.
Ruidos extraños, huellas de manos en las paredes y sensores de movimiento activos sin que haya gente son algunas de las cosas que suceden en los tenebrosos pasillos del antiguo hospital San Rafael que lleva más de una década sin prestar servicio.
Magali González, una niña de tan solo 15 años pero con el aspecto de una mujer de 90, lucha por combatir la progeria, una enfermedad conocida por acelerar el envejecimiento en las personas.

Páginas