Buscador Solr

top_header_menu

Noviembre 23 de 2017
237775

Narcotráfico como delito político, comienza un agitado debate

Justicia - Diciembre 3 de 2014, 3:30 pm
En caso de ser tratado como un delito conexo, el narcotráfico de las Farc podría ser tratado como delito político. Foto: AFP

La propuesta del presidente Santos es defendida por quienes creen que hay que actualizar las leyes al conflicto de hoy, pero al tiempo es muy criticada.

Este martes, el presidente Juan Manuel Santos propuso que el narcotráfico sea catalogado como delito político, un planteamiento que enseguida provocó una seria polémica en distintos sectores del país.
 
Santos explicó que el objetivo a largo plazo es habilitar a guerrilleros desmovilizados a participar de manera activa en política y procesos electorales en el país. "La discusión de los delitos conexos a los delitos políticos se circunscribe específicamente a que se tenga en cuenta para los miembros de las Farc que quieran participar en política, a eso se restringe y de eso se trata esta discusión", dijo el mandatario.
 
Poco antes, el jefe del equipo negociador del Gobierno en La Habana, Humberto de la Calle, planteó esta misma idea durante un foro académico en Bogotá. "Tenemos que discutir sobre el delito político y sus delitos conexos. Se presentó un vaciamiento de la conexidad del delito político que lo ha dejado reducido y muy alejado de la realidad del conflicto militar", aseguró De la Calle.
 
Para el abogado Fernando Gómez, lo que Santos y De la Calle proponen es una actualización de la legislación preexistente para que se acomode a la realidad del conflicto armado del país y a la guerrilla, que hoy está sentada en la mesa de negociación en Cuba.
 
"Es indudable que las Farc de hoy no son las mismas de los años 60 y 70. Están lejos de ser un grupo armado que buscaba un cambio social a través de las armas. Son un grupo que se financia del narcotráfico y de la extorsión. Pero eso no ha sido un secreto por más de 20 años y si se quiere firmar la paz, hay que actualizar las leyes a la Colombia de hoy y no pensar con el deseo".
 
El jurista explicó que los delitos conexos en el país son cada vez menos y están limitados a rebelión, la sedición y la asonada.
 
"Esto solo se podrá definir una vez se concluya el proceso de negociación y entre en vigencia el Marco Jurídico para la Paz, porque allí se permite que se tramite una nueva ley estatutaria".
 
Esa postura fue respaldada por el senador del Partido de la U Roy Barreras, quien explicó que la bancada santista en el Congreso buscaría que dentro de la reglamentación del Marco Jurídico se aclare este tema.
 
El también senador Armando Benedetti indicó que está de acuerdo con el tratamiento del narcotráfico como un delito político, porque que esta actividad ilegal ha sido utilizada por las Farc para financiar el conflicto, por lo que sería válida su inclusión en esa categoría.
 
"Los guerrilleros son narcotraficantes porque estaban buscando unos recursos para poderse sublevar, entonces es claro que sí es conexo con el delito político (...) si alguien no entiende eso, lo que está haciendo es bastante perverso con el proceso de paz y quiere acabar con el proceso de paz", señaló.
 
El defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, se refirió al debate y explicó que pese a que es claro que el narcotráfico es un delito común, en la práctica es necesario para lograr la terminación del conflicto armado que sea tratado como un delito conexo.
 
El funcionario añadió que esto, sin embargo, no evitaría que miembros de la guerrilla que sean acusados de tráfico de drogas sean acusados y juzgados por este delito.
 
"El norte no se va a perder, hay que tener en cuenta que esto deviene en una justicia transicional que es excepcional y que se aplicaría en un momento específico que es un momento de paz".
 
Otra de las voces que respaldó a Santos fue la del fiscal general de la Nación, Eduardo Montealegre, quien dijo que el narcotráfico sí puede ser considerado como conexo al delito político en aras de la negociación de paz.
 
"El narcotráfico puede ser un delito conexo con el delito político, porque la conexidad significa que algo tiene relación con otra cosa y es indiscutible que en el conflicto armado colombiano el narcotráfico ha sido utilizado como un instrumento relacionado con la lucha armada por parte de la guerrilla", señaló.
 
Pero las críticas a la propuesta no han sido ni pocas ni de menor calibre. Uno de los primeros en rechazar la propuesta de Santos fue el procurador Alejandro Ordóñez, quien en las últimas semanas había parecido aminorar su rechazo al proceso de paz. Sin embargo, este martes reaccionó en contra del Presidente y aseguró que lo que se busca es "disfrazar de delincuentes políticos a narcotraficantes".
 
"Se quiere que el Estado renuncie a la persecución penal de ese delito cuando lo ejecutan las guerrillas, blindar contra la extradición a sus autores y darles el derecho a gobernar a Colombia a través de la participación política", señaló el Procurador en un comunicado emitido el miércoles.
 
"Disfrazar de delincuentes políticos a los narcotraficantes y renunciar a perseguir el lavado de activos convierte al proceso de paz en una gigantesca operación para beneficio de las mafias", recalcó Ordóñez.
 
A esas críticas se sumó el líder del Centro Democrático, el senador Álvaro Uribe, quien a través de su cuenta de Twitter dijo que "el narcotráfico ha sido conexo con el terrorismo no con fines políticos altruistas" y que "la ampliación de delito político permite triunfo de opresores de comunidad en contra de los oprimidos o víctimas de esos delitos".
 
Aunque todavía es pronto para determinar qué futuro tendrá esta propuesta, desde ya está garantizado que será una de las mayores polémicas que rodee al proceso de paz y la etapa de posconflicto. 
 
NoticiasRCN.com
 
Colombia narcotráfico farc delito conexo Juan Manuel Santos