¡Un ejemplo! Él es Charlie, un vigilante que además es políglota, profesional y autodidacta

Charlie busca que muchos niños puedan aprender y soñar con un futuro diferente, como el que quiere para sus tres hijas.

23 Ene 2021 19:44Por: Noticiasrcn.com

A pesar de las frías mañanas bogotanas, Carlos Carvajal se desplaza a su trabajo cuando aún no amanece, son 45 minutos de recorrido en su bicicleta, a veces bajo cero, pero con la sonrisa que siempre lo caracteriza.

Es vigilante de una empresa privada, trabaja jornadas de 12 horas, que se hacen cortas cuando están acompañadas de un buen libro. 

Las personas que trabajan con él reconocen su amabilidad y su carisma, pero lo que pocos saben es que es profesional en ciencias sociales, habla inglés, francés y portugués y no se conformó con la carrera que tiene y le apostó a una maestría. 

Vea también: El covid también ataca a los héroes: enfermera lamenta la muerte de su padre por el virus

Pero en cuanto aprendizaje se trata, va más allá cuando no está en su trabajo, pues reparte su tiempo en ‘La terraza de Charlie”, con el que llega a los rincones más vulnerables de Bogotá enseñando y dando esperanza. 

"Nace como tal 'La terraza de Charlie' y eso fue un proyecto muy bonito porque íbamos tocando de puerta en puerta y los niños tenían que llevar la sillita y eso fue algo que se improvisó, cuenta.

Le puede interesar: ¿Deben volver los niños a las aulas?, esto es lo que aconseja Unicef

A él ni el covid lo detuvo, pues bajo los protocolos de bioseguridad continúa trabajando en el sueño de su vida, ese que quiere materializar para seguir ayudando.

"El sueño de mi vida es lo de la fundación, relacionada para poder ayudar a los demás, yo pienso que se pued emover todo los relacionado con el tejido social".

Lea además: ¿Qué recibieron los estudiantes que sacaron puntaje perfecto en Icfes?

Charlie busca que muchos niños puedan aprender y soñar con un futuro diferente, como ese que quiere para sus tres hijas que ya dominan los mismos idiomas que él aprendió por su cuenta.

Asegura que solo necesita esa mano amiga que quiera donar para apoyar a más niños, mientras espera que la vida le alcance para repartir sus horas de turno como vigilante, ponerle al ojo al siguiente libro, seguir educando a sus hijas y ayudar a los que más lo necesitan.

NoticiasRCN.com