Colombiaoctubre 05, 2022hace 2 meses

La historia del periodista venezolano que atravesó el país caminando para cumplir sus sueños

Escapando de una crisis, sin nada en sus bolsillos, únicamente un bolso y una colchoneta, Luciano Silva lo dejó todo para ir en busca de un mejor futuro.

Luciano Silva llegó a las instalaciones del Canal RCN en busca de nuevas oportunidades y como una ‘Diosidencia’ a lo lejos vio a uno de los periodistas que más admira: Felipe Arias, a quien le pidió una foto y con quien cruzó un par de palabras y sin haber planeado nada el presentador de Noticias RCN y creador de 'Valientes', no dudó en pedir una cámara y un micrófono para escuchar su relato y compartirlo en este espacio donde muestra historias de colombianos y extranjeros que, de alguna manera, logran superar adversidades, cumplir sueños y transformar vidas.

La historia de Luciano hizo tanto eco en el lugar que llegó también a nuestros oídos y corrimos a registrar su historia, pues sin duda es una de esas que merece ser contada.

Lleno de sueños e ilusiones y con el deseo de tener un mejor futuro, Luciano Silva hace 4 años tomó una de las decisiones más difíciles de su vida, dejar su país y a su madre en Venezuela sin saber cuándo volvería a verla, para emprender el viaje de sus sueños a Colombia y ser lo que él llama ‘Grande’.

‘‘Llegué a Colombia en el 2018, me vine caminando producto de la situación de la crisis en Venezuela y gracias a Dios he tenido grandes oportunidades, como ejercer mi carrera, soy profesional en comunicación social, reportero nato y para mí es un inmenso placer que la gente conozca mi historia, no como una historia más, sino como una historia de resiliencia, de que sí es posible hacer las cosas cuando nos las proponemos’’. 

Lea además: Valientes: Felipe Arias cuenta la historia del periodista venezolano que atravesó el país para conseguir trabajo

Y siempre con una sonrisa en su rostro y un corazón agradecido, sus ojos brillan al hablar de sus sueños y del camino que ha recorrido y aunque su camino ha estado lleno de pruebas, su convicción y determinación lo han impulsado a ser el mejor en cada cosa que se propone y a tocar puertas sin importar recibir un ´no´ por respuesta, pues como él dice, no nació para perder el tiempo, lo peor es no intentarlo.

‘‘Yo sé que donde quiere que llegue voy a ser grande. Yo logro pasar la frontera por el puente internacional Simón Bolívar y para mí fue: no lo podía creer, porque era la primera vez en mi vida que yo pisaba otro país, era la primera vez que yo llegaba tan lejos’’.

Las dificultades hicieron que su fe aumentara más

Escapando de una crisis, sin nada en sus bolsillos, únicamente con un bolso donde guardó un poco de ropa, una colchoneta, y unos tenis que le regaló su amigo Germán Contreras, pues no tenía zapatos deportivos, los cuales se despegaron durante su trayecto; tuvo que seguir su camino con un par de chanclas que había guardado en su maleta y que lo cansaban mucho, por lo que optó por caminar descalzo.

‘‘La primera bendición llegó saliendo de Cúcuta, después de Los Patios, se para un carro y nos da una bandeja con pollo, con papas y gaseosa, nosotros vimos la gloria, eso para mí fue tan gratificante porque yo no había comido nada desde el día anterior.’’

Y como si un ángel lo acompañara en su recorrido, Luciano iba de milagro en milagro, fue encontrándose en el camino a personas que le brindaban alimentos o aventones y disfrutaba de las pequeñeces: paisajes, nuevas personas y diferentes culturas, sin embargo, el clima le jugaba en contra, pues las altas temperaturas durante el día le cuarteaban la piel y el frío en las noches lo hacía temblar.

‘‘Lo único que me daba fuerzas para seguir adelante era el hecho de saber que donde quiera que fuera yo sé que iba a ser grande.’’

Y aunque siempre se mostró optimista, Luciano asegura que ‘‘como migrante uno llora mucho, mi mayor miedo es el miedo a fracasar, cuando yo no logro algo, la gente no lo sabe, obviamente yo no voy diciéndole a todo el mundo qué pasa, pero cuando yo estoy solo, me pongo a reflexionar y digo: ¿será que si ha valido la pena?, ¿será que si voy a volver a ver a mi mamá?’’.

Lea también: La historia de un hijo que se disfraza de ‘transformer’ en semáforos de Bogotá por amor a su padre

La travesía de más de 144 horas llegaba a su fin

Sin embargo, siente que cada paso ha valido la pena, duró una semana caminando desde Cúcuta hasta llegar a Cali, donde su inmensa fe y su corazón soñador lo llevaron a cumplir cada uno de sus sueños paso a paso, el mayor de ellos: el periodismo. Cali fue la ciudad que le permitió desarrollarse y crecer profesionalmente, comenzó a trabajar en un magazín de Telepacífico y poco a poco se le fueron abriendo más puertas. 

Allí conoció a una familia que, al ver su situación, lo sacaron del cambuche donde se encontraba y le abrieron las puertas de su casa donde le dieron ropa, zapatos, comida y hasta un teléfono.

‘‘Más que creer en los milagros, yo creo que soy testimonio vivo de los milagros’’

Hoy por hoy se encuentra en Bogotá, sigue en la búsqueda de ser grande en todo lo que hace, a nivel profesional, como ser humano, amigo e hijo. ‘‘Colombia me dio la oportunidad de poder ejercer por primera vez mi carrera, no lo pude hacer en Venezuela, pero lo hice en Colombia, no me arrepiento de tomar esa decisión’’.

Le puede interesar: Historias de vida: el colombiano que dice haber estado en el cielo mientras estuvo en coma

Sin lugar a duda, Luciano es todo un soñador, que sigue en busca de nuevas oportunidades y que, con su talante, su corazón agradecido y su humildad seguramente llegará muy lejos. A ese Luciano dentro de 5 años le dice:

‘‘No cambies, sigue siendo el mismo soñador, guerrero, esa persona que no se vence, que sigue allí trabajando incansablemente por dar lo mejor de sí y por ser grande’’.

 

@_Camilapabon

 

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.