Internacionaljulio 12, 2022hace un mes

Claves para entender el escándalo de los 'Papeles de Uber'

Estados Unidos adelanta una investigación por presunta corrupción extranjera y prácticas ilegales de la compañía para evadir el control de la justicia.

Escándalo de "los archivos de Uber"Escándalo de "los archivos de Uber", Foto: / Unsplash

La plataforma de servicio de transporte, Uber, se encuentra en el ojo del huracán a nivel mundial, debido a la publicación de unos documentos que comprobarían las prácticas ilegales de la compañía que incluyen corrupción, acoso, espionaje industrial, intimidaciones, robo de datos, entre otros cuestionados comportamientos.

Desde su creación en el año 2010, Uber recorrió el mundo entre disputas legales sobre su competencia leal ante las compañías de taxis locales, sin embargo, no fueron sus únicos escándalos.

Una investigación periodística conjunta publicada en los últimos días recopiló archivos confidenciales de la aplicación de transporte Uber, que evidencia tácticas éticamente cuestionables y potencialmente ilegales que la compañía usó para catapultar su frenética expansión global.

Bautizada como "Los archivos de Uber", la investigación realizada entre docenas de medios revela que representantes de la compañía sacaron provecho de la reacción a veces violenta del gremio de los taxis contra sus conductores para obtener respaldo y evadir a las autoridades regulatorias, conforme buscaba conquistar nuevos mercados.

En total, se trata de 124.000 documentos de entre 2013 y 2017, inicialmente obtenidos por el diario británico The Guardian y que luego compartió con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

Las revelaciones son otro duro golpe para una compañía que siempre estuvo acompañada por la controversia en su objetivo de convertirse en una fuerza de transporte local en el mundo.

Los documentos incluyen intercambios de mensajes de texto y correos electrónico entre ejecutivos, uno de ellos su cofundador y antiguo presidente Travis Kalanick, quien tuvo que renunciar en 2017 por acusaciones de prácticas brutales de gerencia y múltiples episodios de acoso sexual y psicológico dentro de la compañía.

"La violencia garantiza el éxito", le escribió Kalanick a otro de los líderes de la empresa a medida que impulsaba una contraprotesta en medio de las manifestaciones de París en 2016 contra la llegada de Uber al mercado.

La veloz expansión de Uber se soportó en los subsidios a conductores y en descuentos en tarifas que hicieron mella en el gremio de los taxis, y "a menudo sin procurar licencias para operar como un taxi o servicio de limusina", informó The Washington Post, uno de los medios que participó en la investigación.

Conductores de Uber de toda Europa enfrentaron violentas represalias de los taxistas que los veían como una amenaza a su medio de vida. La investigación halló que "en algunas instancias, cuando los conductores eran atacados, los ejecutivos de Uber reaccionaban rápido para capitalizar" la búsqueda de respaldo regulatorio y de la opinión pública, dice el Post.

Según The Guardian, Uber ha adoptado tácticas similares en países europeos como Bélgica, Países Bajos, España e Italia, movilizando a conductores y alentándolos a denunciar ante la policía cuando fueran víctimas de violencia, con el objetivo de usar el cubrimiento mediático para obtener prerrogativas de las autoridades.

En contexto: 'Papeles de Uber': así era cómo la app ‘manejaba’ dirigentes políticos a su conveniencia.

Respuesta de Uber ante las acusaciones

Una portavoz de Kalanick negó tajantemente los hallazgos, argumentando que él "nunca sugirió que Uber se aprovechara de la violencia a expensas de la seguridad de sus conductores". La compañía, sin embargo, trasladó la culpa el domingo al liderazgo de Kalanick, cuyos "errores" ya fueron hechos público.

"Nos hemos movido de una era de confrontación a una de colaboración, demostrando una voluntad de sentarnos a la mesa y encontrar puntos de acuerdo con antiguos opositores, incluyendo los sindicatos y las compañías de taxis", dijo Uber, que destacó que, a su reemplazo, Dara Khosrowshahi, "se le encomendó la tarea de transformar cada aspecto de cómo opera Uber".

Evasor de los entes de control

La investigación también acusa a Uber de haber trabajado para evadir investigaciones regulatorias sacando provecho de una ventaja tecnológica, escribió el Post. El diario describió el momento en que Kalanick implementó un "interruptor de emergencia" para de manera remota eliminar el acceso a sistemas internos de Uber en dispositivos de una de sus oficinas en Ámsterdam durante una inspección de las autoridades.

"Por favor presiona el interruptor de emergencia inmediatamente", escribió el ejecutivo a un empleado vía correo electrónico. "El acceso debe apagarse en AMS (Ámsterdam)"

La portavoz de Kalanick, Devon Spurgeon, dijo que el ejecutivo "nunca autorizó ninguna acción o programa que obstruyera la justicia en ningún país".

Kalanick "nunca ha sido acusado en ninguna jurisdicción por obstrucción a la justicia u otro delito relacionado", abundó.

Sin embargo, la investigación señala que las acciones de Uber son ilegales y que sus ejecutivos lo sabían, citando a uno de ellos bromeando con el hecho de que se habían vuelto "piratas".

Le puede interesar: Fake news: confunden a Hideo Kojima con el asesino del ministro japonés por una broma.

Macron salpicado en dichas conversaciones

Los reportajes dicen que los archivos revelan que Uber además hacía lobby con gobiernos para ayudar a su expansión, encontrando en Emmanuel Macron, ministro de Economía entre 2014 y 2016, a un aliado en Francia.

La compañía creía que Macron alentaría a los reguladores "a ser 'menos conservadores' en su interpretación de las normas que limitan la operación de la compañía", afirma el Post.

Macron fue abiertamente partidario de Uber y de la idea de convertir Francia en una "nación de emprendimientos" en general, pero los documentos filtrados sugieren que el respaldo del entonces ministro controvertía con las políticas de izquierda del gobierno.

Las revelaciones han desatado indignación entre políticos de izquierda, que denuncian los vínculos entre Uber y Macron como contra "todas nuestras normas" y como un "saqueo al país".

Esto es lo que se sabía antes de la publicación el lunes de una amplia investigación periodística internacional basada en la filtración de miles de documentos internos de la compañía.

Disputa legal por tener empleados independientes o asalariados

El gigante estadounidense defiende con vigor el uso del estatuto de trabajador independiente, pero decisiones judiciales de varios países le obligaron a conceder el estatuto de empleado a sus trabajadores.

En 2021, la justicia británica pone fin a cinco años de juicios y dictamina que Uber deberá garantizar un salario mínimo y vacaciones remuneradas a sus conductores, una primicia mundial.

Dos meses después, un acuerdo "histórico" permite a los 70.000 chóferes de Uber ser representados por un sindicato. Posteriormente, la justicia francesa y neerlandesa considera que los conductores están regidos por un contrato de trabajo.

En 2019, California también considera que los conductores de la compañía son asalariados. Pero en 2020, Uber lanza una contraofensiva mediante la aprobación de un referéndum sobre el estatuto de independiente de los trabajadores. Sin embargo, un juez considera que el referéndum es inconstitucional y a continuación, Uber presenta un recurso.

Tras una fuerte regularización fiscal en Dinamarca, la plataforma de reservas es procesada por complicidad en actividades ilegales y debe pagar una multa de 3,3 millones de euros (3,36 millones de dólares) en 2020 para evitar un juicio.

Cultura de acoso

En 2017, Uber, acusado de tolerar una cultura sexista y violenta, abre una investigación interna. Su cofundador Travis Kalanick se ve obligado a dimitir por alentar prácticas directivas brutales.

Además, la empresa despide a 20 trabajadores tras 215 denuncias por comportamientos inapropiados e intimidaciones por parte de empleados de todo el mundo. En India, uno de los dirigentes de la compañía es despedido después de haber tratado de desacreditar el testimonio de una mujer violada por un chófer en 2014.

En 2018, Uber afirma que ya no usa la vía de la mediación en caso de agresión o acoso sexual, que prefería antes de que el caso llegara a los tribunales.

El mismo año, una antigua ingeniera presenta una queja en San Francisco después de que la empresa le negara un aumento salarial tras haber denunciado discriminaciones y casos de acoso sexual contra mujeres en la compañía.

Al parecer, se echó para atrás en un acuerdo confidencial por el que Uber pagaba 10 millones de dólares a varios empleados para evitar acciones legales.

Puede leer: Esto es lo que se sabe sobre el asesinato del ex primer ministro japonés, Shinzo Abe.

Acoso industrial y robo de datos

En 2017, la justicia estadounidense investiga sospechas de corrupción en el extranjero y sobre el uso de programas ilegales para espiar la competencia o escapar del control de las autoridades.

Uber implementó "una estrategia sofisticada para destruir, esconder, disimular y falsificar registros o documentos con la intención de impedir o interferir en las investigaciones del gobierno", explica la fiscalía estadounidense.

El antiguo responsable de la "inteligencia" de Uber asegura haber recibido 4,5 millones de dólares para no criticar a la empresa.

A inicios de 2018, Waymo, una filial de Google que desarrolla vehículos autónomos, lo acusa de haber robado secretos tecnológicos sobre el sistema de conducción autónoma. Uber tiene que interrumpir durante varios meses sus pruebas tras la muerte de una mujer atropellada por un coche autónomo de la empresa en Arizona en 2018.

Para resolver la demanda, Uber paga a Waymo 245 millones de dólares.

En noviembre de 2017, Uber admite que los datos de 57 millones de sus usuarios, clientes o chóferes han sido pirateados. La empresa lo sabía desde noviembre de 2016, pero depositó 100.000 dólares a los "hackers" para guardar su silencio.

En 2018, Francia condena a Uber a una multa de 400.000 euros por haber ocultado ese pirateo. La empresa también debe pagar dos multas de más de un millón de euros en Países Bajos y Reino Unido.

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.