Opiniónseptiembre 20, 2021hace un mes

Agua limpia derecho de todos

En 2050 la mitad de los habitantes del planeta no tendrá acceso a agua potable.

@CaroFierroVal en Twitter*
 

Según un informe publicado por el Banco Mundial en 2018, referente al Agua y Pobreza en el mundo, en 2050 unos 6.000 millones de personas sufrirán cortes de agua. Es el 80% de la población que habita hoy el planeta tierra y el 60% de los 10.000 millones que se estiman para entonces.

En 2050 la mitad de los habitantes del planeta no tendrá acceso a agua potable. Y si no hay agua para el consumo tampoco la habrá para la producción agrícola —que hoy en día representa el 70% del agua dulce que se utiliza—. Ni tampoco para el desarrollo de la industria energética o la ganadera, imprescindibles, entre muchas otras, para el mantenimiento de la vida. Impresionantes cifras del elemento central de la vida del planeta y de la humanidad.

Para muchos colombianos privilegiados, abrir la llave de sus casas y tener la posibilidad de contar con agua limpia para cocinar, hacer aseo y beber aguar de la llave es lo común. Pero hace unos días se denunció en Barranquilla la contaminación del agua del acueducto en la ciudad y en los municipios de Galapa y Malambo en el Atlántico, lo que llevó a que la Superintendencia de Servicios Públicos, realizara pruebas directas para analizar la calidad del agua. Semanas atrás en Bogotá también la Superintendencia abrió pliego de cargos contra la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, por presuntamente suministrar agua no apta para el consumo humano a sectores de Bogotá.

Después de realizar pruebas, la Superintendencia evidenció presuntos incumplimientos de los parámetros físicos, químicos y microbiológicos en 23 muestras tomadas entre enero y julio de 2021 en Bogotá. El Índice de Riesgo de Calidad del Agua de estas muestras fue superior al 5%, por lo que se considera agua no apta para el consumo humano. Alarmante saber que el agua con la que se desarrolla la vida diaria de miles de habitantes de la capital y de una ciudad como Baranquilla, está contaminada y riesgosa para los seres humanos. Tal vez por estar concentrados en la seguridad física de los ciudadanos, la cual es importante, dejamos pasar por alto algo tan básico y crucial como la seguridad sanitaria con la cual se pone en riesgo la salud de todos y ya sabemos que pasa cuando la salud de la humanidad se pone en riesgo.

Así que señores prestadores de servicios del agua, alcaldes y autoridades: más cuidado con el agua que nos estamos tomando!!!

 

*Politóloga

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí