Opiniónoctubre 20, 2022hace 2 meses

¿Por qué cae la aceptación de Petro?

¿Por qué ocurre esta caída de su imagen y qué efectos podría tener? Análisis de Mauricio Jaramillo.

Análisis encuesta Invamer sobre popularidad de PetroFoto: NoticiasRCN.com

El resultado de la última encuesta de Ivamer parece contundente, la popularidad de Gustavo Petro cayó en diez puntos, pasando de 58% a 48% en el transcurso de dos meses. Esto significa, además de un revés, una señal de alerta respecto de algunos aspectos que empiezan a inquietar a la ciudadanía. Tampoco sorprende pues es natural que, superada la euforia de las primeras semanas, aparezca un desconcierto, en especial cuando la ralentización económica es evidente, producto de la situación mundial, la inseguridad continúa inquietando -aun cuando los registrados históricos indiquen mejoras- y algunos nombramientos o lleguen tarde o no generen consenso. 

¿Por qué ocurre esta caída de su imagen y qué efectos podría tener?

En cuanto a las causas, vale resaltar que Petro y Francia Márquez llegaron al poder en medio de expectativas desbordadas y temores, en parte, delirantes. Como resulta obvio, el primer gobierno de corte progresista ha despertado la ilusión de un cambio que el mismo ha advertido como paulatino, para evitar una desilusión de enormes magnitudes. Hasta ahora, algunas de esas trasformaciones han asomado en los temas de seguridad para incluir la paz total, en la política exterior, donde el viraje ha sido patente, y tal vez el aspecto más controversial y que explica en buena medida la caída de la imagen: el cambio en la matriz energética. Paradójicamente, esto último muestra una fortaleza a la vez que una debilidad y ha tenido un impacto notable en la aceptación y rechazo de la actual administración. Las declaraciones de la ministra de Minas y Energía, Irene Vélez, acerca de un cambio gradual en la matriz, incluida la tan controvertida tesis del decrecimiento, provocaron una lluvia de críticas y encendieron las alarmas en el sector minero-energético por un posible cierre a nuevas exploraciones y extracción de energías de origen fósil. Recién nombrada, la ministra había encendido la polémica al sugerir que sería mejor importar gas de Venezuela, que extraerlo de algunos yacimientos en territorio colombiano. Esto generó rechazo en varios sectores, pues fue interpretado como un retroceso que nos haría más dependientes del vecino, además de desaprovechar un recurso soberano.  No obstante, se debe entender que este gobierno fue elegido en buena medida para adelantar esa transición energética-ecológica y que, en las protestas de noviembre de 2019, primer estallido social de semejantes proporciones en nuestra historia reciente, un reclamo constante se dio precisamente en esa dirección. 

Más columnas de Mauricio Jaramillo: Las listas cerradas: una apuesta por la renovación y la coherencia programática

¿Cómo entender la caída de popularidad?

Asimismo, para entender la caída de la popularidad, se debe tomar en consideración la postura de algunos sectores de centro que llegaron a la coalición de gobierno de cara a la segunda vuelta o cuando Petro ya había ganado las elecciones. Las designaciones de José Antonio Ocampo, Gilberto Murillo, y Alejandro Gaviria desvirtúan las tesis de que este sea un gobierno de izquierda radical. El ministro de hacienda ha sido, hasta ahora, el principal crítico de cualquier modificación significativa a la matriz mineroenergética. Más que una debilidad, es reflejo de un equilibrio de fuerzas de la centroizquierda y del progresismo, garantía de que las decisiones deben pasar por un filtro de varios matices ideológicos. El efecto es el desconcierto, por un lado, de las bases del Pacto Histórico que piden un cambio a una mayor velocidad, y de otro, de sectores de centro que advierten sobre los efectos de las trasformaciones sobre los mercados y las señales a los inversionistas privados como foráneos.  ¿Cuál es la dosis ideal de velocidad para los cambios? Depende en cada caso. El gobierno ha conseguido con éxito abrir espacios de discusión para la reforma tributaria, el cambio en la doctrina de defensa hacia una seguridad humana y ha hecho una pedagogía efectiva sobre la reforma política. No obstante, en su contra conspira el hecho de que los sectores que eligieron a Petro y a Francia Márquez tienen una diversidad de intereses que, en determinados casos, no son necesariamente compatibles. 

Esto hace que el apoyo no siempre sea claro y emerja un desgaste como es natural, pues se va acabando la novedad. Son muy pocos los gobiernos que, bajo la figura de unidad nacional, con amplios sectores, pueden mantener niveles de popularidad altos. Muestra de ello, es el caso de Gabriel Boric, que al igual que Petro, llegó al poder aliado con un sector de centro, y cuya popularidad ha sufrido en una escala aún peor que la de su homólogo colombiano. 

A pesar de la caída de diez puntos, Petro conserva un nivel de popularidad más que aceptable que le permite margen de maniobra para continuar con sus reformas, máxime cuando preserva los apoyos en el Congreso y a diferencia de su antecesor, tiene una ambiciosa agenda legislativa, arma de doble filo. El resultado de la encuesta es una sana advertencia que debe suscitar una reflexión dentro del gobierno acerca de la lentitud en algunos nombramientos, determinadas designaciones polémicas, en especial el ICBF, el DAPRE o algunos viceministerios donde han llegado fichas no del todo afectas a las bases del Pacto Histórico. La devaluación del peso y la inflación que han alcanzado una magnitud desconocida, también son un reto para un gobierno obligado a la autocrítica. Ojalá no lo reduzcan a un simple tema de imagen, sería un craso error. 

 

Mauricio Jaramillo Jassir

Profesor de la Universidad del Rosario

Twitter: @mauricio181212

 
Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.