Convivir en esta aldea digital | María Fernanda Navia C.

La veracidad o la objetividad en usuarios comunes de las redes sociales no son prioritarios, ya que simplemente comparten información que apoya su propia visión.

15 Nov 2020 6:00Por: Noticias.canalrcn.com

Por: María fernanda Navia C.*
@MafeNaviaC en Twitter

Todo este movimiento frenético y mediático que hemos vivido en las últimas semanas debido a las elecciones en Estados Unidos, de las que se siente ¨el coletazo¨ fuerte y claro en nuestro país. Tal como se sienten las lluvias de sus torrenciales y tormentas tropicales por estos días.  

Movimiento también, debido a los nuevos nombramientos y renuncias en uno de nuestros más importantes medios de la prensa colombiana y en general, a todo lo que nos ocurre día a día en nuestro escenario nacional tan cambiante.

Me hizo recordar un libro de un visionario fascinante, con el que los colegas que me lean vivirán un déjà vu y revivirán sus primeros semestres de periodismo, y si no se lo leyeron ¡es el momento!

No solo para periodistas y más en esta época donde ¨todos informan¨, así que sería bueno que todo el que pueda se lo leyera para entender lo que somos y lo que estamos haciendo como ¨sociedad de la información¨.

Me refiero a Marshall Mcluhan, quien anticipándose varias decadas a esta revolución de la infromación que estamos viviendo, en 1967  escribió el ¨Medio es el Masaje¨.

Un texto que hace medio siglo profetizó toda esta insurrección de la comunicación que ocurre hoy y que cuando creó su concepto de ¨Aldea Global¨ no se imaginaba que años más tarde seríamos una ¨Aldea Global¨ de la era Digital. Qué interesante y apasionante que se escribiera una saga de este libro pero con todas estas opciones y posibilidades, positivas y negativas, que han despertado las redes sociales o en general todas las nuevas formas de comunicación.

Hoy, la audiencia masiva puede ser usada como una fuerza creadora, participante dice Mc Luhan en su texto. A lo que yo agregaría: hoy esa audiencia no solo participa activamente y con inmediatez de cada hecho y de cada situación, sino que efectivamente es usada y aprovechada por los líderes para sus intereses.

En otro de sus párrafos expresa que: ¨ Las sociedades siempre han sido moldeadas más por la índole de los medios con que se comunican los hombres, que por el contenido mismo¨.

Y aquí, vale la pena tocar un tema preocupante y que nos inunda hoy en las redes: las noticias falsas. Cuyos fines son captar la atención, en algunos casos para generar ingresos o ejercer influencia política. La consecuencia en las redes sociales al difundir información es generar comunidad y esto causa un efecto rebote en la política, porque los contenidos de los usuarios fortalecen sus lazos con quienes comparten sus mismos pensamientos.

Valores como la veracidad o la objetividad en usuarios comunes de las redes sociales no son prioritarios, ya que ellos simplemente comparten información que apoya su propia visión del mundo. Fenómeno que no debería ocurrir en el medio periodístico, con lo cual les dejo varias inquietudes:

¿Hemos perdido estos valores? ¿Esa importancia de la objetividad, de comprobar hechos y datos en aras de ganarle la carrera a la inmediatez? ¿Debemos los periodistas abstenernos de pertenecer a un grupo o a otro y procurar solo informar y hacerlo correctamente? ¿En qué momento todo cambió y el periodista se volvió protagonista de la noticia?

La información tiene el poder, pero este poder debe ser manejado con la más rigurosa responsabilidad. ¿Nos hemos relajado un poco en este rigor?

En un reciente foro sobre periodismo los directores de importantes medios expresaron que no hay ningún medio digital que le haya quitado protagonismo o continuidad a un medio tradicional, porque los medios tradicionales lograron eficazmente seguirle el paso a lo digital, lo cual ha significado importantes retos.

Concluyeron que el periodismo seguirá asumiendo desafíos como enfrentar los ¨fake news¨, llegar a nuevas audiencias y generaciones y seguir prestando un servicio a la comunidad.

La audiencia también tiene una responsabilidad con la que no cumple, y es no quedarse simplemente con un ¨lead¨ de una noticia, debería indagar un poco más y entender con mayor profundidad la información que está replicando. Porque si al replicarla toma fuerza, pues debe ser una infromación correcta y que construya y no que su acción se pueda convertir en ¨una bala perdida¨.

Quiero concluir con una frase de otro autor, a quien cita Mcluhan en su obra:  “Los más grandes avances de la civilización son procesos que casi hunden a las sociedades en las que se producen”, A.N. Whitehead.

No quiero sonar pesimista, porque no lo soy, pero esta gran revolución informativa y estas nuevas herramientas de comunicación ¿serán algunos de estos grandes avances que van en detrimento de la sociedad?

 

*Periodista y presentadora

NoticiasRCN.com

Te puede interesar