Debemos rajar a los profesores | Por: Michael Sandoval

Y es que a las personas que peor les va académicamente son los que formarán en dicho campo a nuestros hijos. Lo cual es preocupante. 

19 Sep 2020 5:00Por: Noticiasrcn.com

Por: Michael Sandoval*
@LibertariosColombia en Instagram 

Debemos rajar a los profesores porque esto les aumenta sus salarios y además mejora la calidad del sistema educativo.

El pasado 9 de septiembre el Laboratorio de Economía de la Educación de la Universidad Javeriana realizó un análisis sobre los programas de ciencias de la educación. 

Este informe muestra una realidad dramática. Y es que a las personas que peor les va académicamente son los que formarán en dicho campo a nuestros hijos. Lo cual es preocupante. 

Según este informe la probabilidad de escoger una licenciatura, si tus puntajes son bajos, es cinco veces mayor. Los estudiantes que se matriculan a ciencias de la educación tienen menor desempeño en las Pruebas Saber Pro de matemáticas y de lectura crítica, y también tienen los salarios más bajos de todos los profesionales. 

Si quisiéramos cambiar estas realidades deberíamos rajar a los maestros, pero ¿esto qué significa? Hagamos un análisis para entender que nos conviene a todos:

1. Que nuestros hijos estén formados por las mejores personas.
2. Que la labor docente sea la mejor remunerada.
3. Entender el problema del sistema educativo de manera estructural y no como un tema de infraestructura o de metodología.
4. La regulación de precios en el sector educativo por parte de las secretarias de educación es un error, que hace que los docentes no sea una carrera tan atractiva en términos de salario.

Si los peores bachilleres son los que se están presentando a carreras de licenciatura, esto quiere decir que los procesos de admisión de las universidades no están siendo tan estrictos. Lo cual significa que en este momento las universidades que se encuentran formando a los licenciados no están cumpliendo su función, generando como resultado que también se afecte no solamente la calidad de la educación de nuestros niños sino el salario de los maestros. 

Para ilustrar mejor el tema del salario debemos entender cómo funcionan los precios en una economía. Y una idea fundamental sobre los precios de las mercancías es que están sometidos a las relaciones de oferta y demanda. 

Por ejemplo, cuando hay demasiadas fresas en el mercado el precio de éstas disminuye, mientras que todo lo contrario ocurre cuando hay pocas fresas. 

Si existen muchos licenciados graduándose semestre a semestre, quiere decir que los salarios de los maestros serán cada vez más bajos. 

En consecuencia, a todos nos conviene que tanto en el proceso de selección de las universidades como los procesos de formación de los maestros sean estrictos, rigurosos y exigentes. Para que se garantice que solo los mejores sean los que se gradúan de licenciatura y que al bajar el número de licenciados graduados, su escasez aumentará el precio de los salarios de los maestros.

Pero ¿y qué pasa si la universidad no cumple su función? Es importante hacer un llamado a las empresas educativas porque serán estas las convocadas a regular la calidad. Ya sea no contratando los nuevos licenciados sino contratando profesionales disciplinares o solo contratando a los licenciados que se destaquen en su proceso de selección.

Otro de los elementos para agregar a la ecuación es que los colegios no son libres de subir o incluso bajar las tarifas, ya que tienen un montón de regulaciones, plataformas y mecanismos que se los impide. Generando que solamente se pueda operar con lo básico e impidiendo aumentar los salarios de los maestros, puesto que sus costos no dan para mejorar las condiciones salariales. 

Es decir, que la calidad de la educación no se va a mejorar con metodologías innovadoras porque estas medidas no están atacando el problema estructural. 

El problema es que hasta que los mejores bachilleres no se presenten a las licenciaturas, hasta que las licenciaturas sean las más exigentes, hasta que los procesos de selección de los maestros sean los más difíciles y hasta que no quitemos las regulaciones sobre los precios de las tarifas de los colegios para que los empleadores puedan mejorar los salarios de los maestros, ¡nuestro sistema educativo estará condenado al fracaso!

* Pedagogo en emprendimiento infantil y juvenil

NoticiasRCN.com

Te puede interesar