Opiniónmayo 16, 2021hace un mes

"Divergencias entre futbolistas y directivos"

Dimayor y sus miembros deben entender que sin jugadores no hay nada, no hay fútbol, no hay negocio posible.

Por: Jorge Hernán Peláez*
@jhpelaez en Twitter

Termina otro fin de semana más y es la tercera vez que el juego de vuelta de cuartos de final entre Deportivo Cali y Deportes Tolima se aplaza. La Dimayor había logrado encontrar una ciudad neutral, Envigado para jugar ayer, pero los jugadores de ambas escuadras se unieron en una comunicación para rechazar esa posibilidad. Se conoció que jugadores de Millonarios también han expresado que prefieren no jugar el partido semifinal frente a Junior mientras continúan el vandalismo y bloqueos.

Los sucesos de Pereira y Barranquilla de los partidos de Copa Libertadores de la semana pasada caldearon el ambiente, mucho más de lo que ya estaba. Las palabras del técnico de River Plate, Marcelo Gallardo en la rueda de prensa, y la repetida suspensión durante varios minutos del juego al día siguiente entre América y Atlético Mineiro dejan muchas dudas.

Los jugadores no solamente se han pronunciado por el partido de la liga colombiana pendiente y que tiene suspendido toda la definición del campeonato. Una cosa es lo que quieren los dirigentes, los presidentes y dueños de los equipos, los patrocinadores, los medios de comunicación, pero otra visión es la que tienen los jugadores y los aficionados.

En el caso de los aficionados, hay división de opiniones como es natural. En el caso de los jugadores, que son los verdaderos protagonistas de este deporte, dejan en evidencia que para las decisiones importantes y temas estructurales y coyunturales nunca son tenidos en cuenta. Este es un gran debate filosófico que se ha dado en otras industrias.

Los pilotos de avión en distintos países aseguran que nunca los tienen en cuenta en las grandes discusiones y decisiones en el sector aeronáutico. Los profesores dicen lo mismo, es gran parte del discurso de Fecode por ejemplo.

Esta situación obliga a que Dimayor y sus miembros entiendan que sin jugadores no hay nada, no hay fútbol, no hay negocio posible. El mismo llamado al diálogo que piden sectores sociales con el gobierno aplica para el fútbol. Si no se sientan a llegar a acuerdos entre Dimayor y jugadores para sortear estas coyunturas tan difíciles, los jugadores van a insistir en garantías mínimas para su seguridad. Nos son voces que están pidiendo locuras. Mi opinión es que deben abrir el espacio, seguramente nombrar a algunos pocos jugadores como representantes de los demás y buscar un punto en común.

*Matemático. Periodista y columnista

Por: Jorge Hernán Peláez
Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí