¿Dónde está la alcaldesa de la Bogotá cuidadora? | Por: Catalina Suárez Bedoya

Mientras en las calles los bogotanos de a pie nos sentimos cada día más inseguros y la criminalidad campa a sus anchas.

20 Nov 2020 6:00Por: Noticias.canalrcn.com

Por: Catalina Suárez Bedoya

@CatalinaSuarezB en Twitter 

Recuerdo cuando Claudia López, en plena campaña a la alcaldía de Bogotá, repetía constantemente que con ella se acabaría la “atracadera” en la ciudad. Recorría las calles a pie o en bicicleta, declarando siempre que ella sería la jefa de la Policía y que, con eso, haría más efectiva la presencia y acción de la fuerza pública. 

Sí, yo recuerdo muy bien a esa mujer que con una maleta colgada a la espalda en la que sobresalía una pequeña pancarta con su publicidad decía con mucha fuerza y contundencia que ella recuperaría la seguridad y que atacaría ferozmente la delincuencia organizada que asediaba la ciudad. 

Un año después de su elección, esa mujer ya no existe y la realidad que nos prometía es bastante diferente. Pero lo voy a decir sinceramente: a mí esta situación no me sorprende. El populismo es mal administrador ya que, al fin y al cabo, es muy diferente hablar duro que trabajar duro. 

En la primera mitad de este año la alcaldesa presumía de unos supuestos resultados históricos en la reducción de homicidios como en los índices de hurtos a personas, vehículos, bicicletas, residencias y entidades financieras. 

Sin embargo, lo que no le dijeron a la ciudadanía es que la reducción en los índices de inseguridad también era una tendencia nacional pero debido a la cuarentena. 

Ahora bien, en ésta época de reaperturas y de un evidente aumento en el tránsito de personas y de reactivación económica, las cifras que miden la situación de seguridad en la ciudad muestran una realidad alarmante. 

Según cifras oficiales el hurto aumentó en 1,5 por ciento respecto al año pasado y, por ejemplo, el hurto de bicicletas aumentó en 35,8 por ciento en comparación con el mismo periodo. Igualmente, en la categoría de hurto a personas aumentó el uso de arma blanca o de fuego de un 32 por ciento en 2019 a un 40 por ciento en lo corrido del año.   

Una encuesta realizada en agosto de este año por el programa Bogotá Cómo Vamos, mostró que el 49 por ciento de los 12.619 encuestados se siente inseguro en su barrio. 

Ante esta nueva situación es realmente preocupante las nuevas actitudes de la alcaldesa. Primero, empezó a echarle el agua sucia a los migrantes venezolanos, de una manera completamente discriminatoria y lamentable. 

Pero, más alarmante aún, desde que sucedieron las protestas del 8 y 9 de septiembre, la alcaldesa tuvo serios roces con la Policía respecto a como se dieron las cosas, señalándolos de abuso de autoridad y de presencia de uniformados corruptos. 

En ese momento a la alcaldesa se le olvidó que era alcaldesa, que ya no era senadora ni una activista sino la administradora de la capital, y, desde luego, olvidó completamente esa famosa frase de campaña en la que decía que sería la “jefa de la Policía”. 

Una ciudad no se administra por titulares de noticias ni por aplausos de su comité en la bancada del Concejo de la ciudad, alcaldesa. Mientras en las calles los bogotanos de a pie nos sentimos cada día más inseguros y la criminalidad campa a sus anchas, no podemos seguir esperando a esa Claudia López que decía que haría temblar a los delincuentes. 

Ojalá la firmeza de su palabra se tradujera, por lo menos esta vez, en hechos concretos.  

 

*Estratega de comunicaciones y analista política 
 

NoticiasRCN.com

Te puede interesar