“El justo medio” al que le tienen miedo | Por: Catalina Ortiz Rodríguez

Ni a Petro ni al que diga Uribe les conviene que un candidato de centro llegue a segunda vuelta presidencial en las próximas elecciones.

2 Dic 2020 6:00Por: Noticiasrcn.com

Por: Catalina Ortiz Rodríguez*
@CataOrro en Twitter

 

Para sumar más argumentos al debate sobre si el centro del espectro político existe o no, simplemente hay que mirar quiénes tratan de debilitarlo y qué ganan con esto.  

Por un lado, tenemos el ala petrista: dice que los del centro son simplemente personas de derecha disfrazadas y los del ala uribista que dicen todo lo contrario: que son personas de izquierda disfrazadas.

El centro en Colombia no lo creó Fajardo ni tampoco los llamados tibios. Es un movimiento que viene desde hace muchísimos años. En Europa se le ha conocido desde hace más de 50 años como la Tercera Vía, también tenemos los partidos verdes alrededor del mundo, tenemos el movimiento demócrata francés.

Todos tienen en común que defienden un estado social de derecho liberal y que se muestran como la alternativa diferente ante los extremos de izquierda y de derecha.

Para algunos que no conciben la escala de grises en la política, sino que todo lo ven en blanco o negro, definen a este movimiento de centro como oportunista, como si la política en general no fuera oportunista per se.

Lo que ha ocurrido es que la polarización, natural de la política en la lucha por el poder, sacó a relucir años de inconformismo por el bipartidismo --en Colombia y en otros países-- y luego vinieron los famosos populismos del siglo XXI.

Estos nuevos políticos, muy astutos, saben moverse perfectamente en la escala de grises y cautivar el anhelado voto indeciso. Por eso son tan peligrosos para los extremos.

Aristóteles hablaba del justo medio, un equilibrio entre las acciones y las pasiones; el punto medio entre el exceso y el defecto. Hoy el ciudadano moderno suele elegir entre posiciones neutras, posiciones intermedias.

Allí está la respuesta de por qué los candidatos de centro son tan peligrosos para los candidatos de los extremos. Ni a Petro ni al que diga Uribe les conviene que un candidato de centro llegue a segunda vuelta presidencial en las próximas elecciones.

Por eso, la estrategia es clara: sacar desde primera vuelta al candidato de centro, sea Fajardo o sea el que represente al centro, y obligarnos -una vez más- a elegir en segunda vuelta entre los dos extremos.

 

*Periodista. Magíster en Comunicación Política 

 

NoticiasRCN.com

Te puede interesar