El ministerio de la improvisación | Por: Michael Sandoval

El Ministerio de Educación no entiende cómo funciona la educación privada y no le importan los dos millones de familias que estudian en la educación privada.

18 Dic 2020 6:00Por: Noticiasrcn.com

Por: Michael Sandoval*
@Libertariosed en Twitter 

En Colombia no tenemos Ministerio de Educación sino el ministerio de la improvisación. El pasado 7 de diciembre esta cartera emitió la resolución 022701, donde fijan las fechas para el desarrollo del Día E.

Esta es una jornada donde se busca la reflexión por parte de la comunidad educativa en torno a la evaluación en el aula, para avanzar en los procesos de aprendizaje de los estudiantes y de enseñanza de los educadores. 

Además, invita a la participación de la comunidad educativa, principalmente de la familia, en su ejercicio de corresponsabilidad con la educación de los niños. 

¿Cuál es el problema?

Y para explicar este problema quiero compilar el sentir y las comunicaciones de asociaciones de colegios importantes como Andercop y Acopricol, así como la comunicación emitida por la Mesa Nacional de Educación Privada. 

Por lo tanto, no es solo mi opinión personal sino el sentir de un gremio que está cansado de los atropellos del Ministerio de educación. 

En primer lugar, expiden un decreto el 7 de diciembre y les dicen a los colegios que el Día E lo deben implementar entre el 5 de diciembre y el 18 de diciembre como si los colegios tuvieran una máquina en el tiempo para volver al pasado y aplicar el decreto. 

El ministerio -en su flamante sabiduría y venerable compasión- reconoce su error mecanográfico y expiden una nueva resolución donde amablemente amplían el plazo para el Día E, diciendo que el Día E puede hacerse desde el 7 de diciembre hasta las dos primeras semanas del periodo escolar 2021.

¿Qué significa esto?

Significa que el Ministerio de Educación no entiende cómo funciona la educación privada y no le importa, no le importan los dos millones de familias que estudian en la educación privada. 

No entiende que los colegios privados hacen contratos de febrero a noviembre. Es decir, que cuando expiden el decreto ya los colegios privados llevaban siete días en vacaciones ¿Qué esperaban? ¿Que llamaran a los profesores y a las familias a que hicieran el Día E a las carreras? 

No entienden que los colegios privados en la última semana de enero están en planeación institucional, las primeras semanas del calendario académico se programan para el proceso de inducción de estudiantes y padres de familia, actividades de diagnóstico académico con estudiantes para realizar proceso de nivelación inicial y se inicia el desarrollo de las mallas curriculares de cada área. 

La ministra y sus asesores desconocen el decreto 1286 del 25 de abril 2005, por el cual se establecen normas sobre la participación de los padres de familia en el mejoramiento de los procesos educativos de los establecimientos oficiales y privados. 

Allí se plantea que durante el transcurso del primer mes del año escolar contado desde la fecha de iniciación de las actividades académicas. El rector convoca a los padres de familia para que elijan a sus representantes en el Consejo de Padres de Familia.

La organización del gobierno escolar y órganos de participación democrática -entre ellos el Consejo Directivo y el Consejo de Padres- se organizan durante las cinco primeras semanas del calendario escolar, razón por la cual no es pertinente la organización del Día E en las dos primeras semanas del calendario académico de los colegios privados.

El Consejo Directivo, quien regularmente organiza el Día E, queda establecido en los colegios privados después de la quinta semana de labores académicas ¿y usted espera que lo hagamos en la segunda semana? Ministra la organización del Día E requiere de un tiempo especial para su ejecución y de una logística, con afanes no se consigue nada.

Lo que tiene que hacer el ministerio es suspender definitivamente la celebración del Día E correspondiente al año 2020 y determinar la fecha para la celebración del Día E para el año 2021, que podría ser en los meses de abril o mayo y podría incluir información de los dos años, dadas las circunstancias propias de la pandemia.

Ministra, no es posible aplicar dicha resolución, tiene que hacer otra resolución aclaratoria. Adicionalmente, se requiere que los asesores de la MEN conozcan cómo funciona la educación privada administrativa y laboralmente. 

Mi recomendación es que revisen lo estipulado en el decreto 1075 antes de expedir una norma. Si quiere reúnanse con algún rector de cualquier colegio privado del país para que asesore a sus asesores y redacten decretos ajustados a la realidad.

Todos estos errores cometidos por el MEN en la expedición de una norma solo causan desconcierto entre directivos de la educación privada y demuestran el desconocimiento que tienen los asesores del MEN del funcionamiento de estas instituciones y la normatividad educativa.

Si se trataba de realizar una actividad que debía programarse por Ley dentro del año calendario y que llegado diciembre (por cualquier razón) no se había hecho, era tan simple como aceptar que se había olvidado programar o simplemente aplazar al término de la emergencia sanitaria. 

Sí -en cambio- creemos que se debe replantear la utilidad de dicha herramienta basada en otro tipo de instrumentos, enfrentémoslo tranquilamente y planteemos, de una vez por todas, modificar el Decreto 1075 con todas las falencias y textos que omitieron en el Decreto compilatorio.

Ahora sí va mi opinión personal, el mensaje que quiero enviar a los  rectores de este país es el siguiente: lo que ustedes están viviendo son las consecuencias el exceso de Estado en el negocio de la educación, los funcionarios estatales no son más que una rémora, un lastre, un obstáculo para nuestros proyectos educativos institucionales. 

Estos funcionarios solo pueden operar si nosotros los legitimamos. Es así que invito a la desobediencia civil frente a los decretos presentados, invito que a que las asociaciones de colegios empiecen a trabajar por quitar el Estado de nuestro camino, a eliminar burocracia, leyes y regulaciones, a luchar por la libertad educativa. 

A exigir que los impuestos que pagamos no sean destinados únicamente al sistema de educación publico, sino que se distribuya de manera igualitaria entre colegios públicos y privados a través de bonos escolares para que las familias elijan cuál es la mejor educación para sus hijos, a no permitir el abuso de supervisores de la Secretaría de Educación, a rechazar la persecución por parte de Estado a la educación privada de los estratos 1,2 y 3. ¡Rectores, nos unimos o nos hundimos!   

 

* Pedagogo en emprendimiento infantil y juvenil

 

NoticiasRCN.com

Te puede interesar