Opinióndiciembre 03, 2022hace 2 meses

El Quintero - Uribismo

El mismo Quintero ha manifestado en medios de comunicación que votó por Uribe dos veces “pa’ que le diera duro a la guerrilla”.

El alcalde Quintero ha logrado, hábilmente, posicionar un relato según el cual en Medellín ha gobernado una mafia que ha involucrado a políticos y empresarios sin haber presentado una sola denuncia penal por tan grave señalamiento. 

Es una narrativa plagada de tergiversaciones y mentiras que le sirvió para llegar al poder, pero que hace un daño incalculable no solo a personas e instituciones, sino a políticas públicas muy poderosas, las cuales se han construido con el trabajo articulado entre los sectores público y privado, tales como Buen Comienzo, que en su momento recibió reconocimientos muy importantes de organizaciones como UNICEF. Hay que ver cómo se encuentra hoy esta política para entender la magnitud del daño de esta Administración: aumentó el bajo peso al nacer y la desnutrición crónica infantil. ¡Lamentable!

Pero ese relato está también plagado de incoherencias. Curiosamente uno de los principales caballitos de batalla de Quintero ha sido su “antiuribismo”, el cual, no es una ideología política, sino una valoración sobre una persona -hay antiuribistas de izquierda, de derecha y de centro-, sino que es, además, un antiuribismo conveniente porque mientras el alcalde grita a los cuatro vientos que el expresidente es muy malo (cosa que comparto), contrata, a través del Aeropuerto Enrique Olaya Herrera, a Juan Carlos Vélez Uribe quien fue gerente de la campaña del ‘NO’ al plebiscito que construyó una estrategia para sacar a votar “berraca” a la gente. 

Recordemos que Vélez Uribe fue senador de la República por el Centro Democrático y candidato a la Alcaldía de Medellín avalado por la misma colectividad en 2015. 

Es también conveniente ese antiuribismo porque para lograr mayorías en el Concejo, el alcalde tuvo que contar con cuatro concejales del Centro Democrático, los cuales tuvieron que romper cobijas con el mismo partido pues se hizo evidente que nunca estuvieron realmente en la oposición, sino que tenían otros intereses bajo la mesa (se ha denunciado cómo esos personajes tienen amplia participación burocrática en la Secretaría de Educación, en el Instituto de Vivienda y otras dependencias).

Y, como si fuera poco, el mismo Quintero ha manifestado en medios de comunicación que votó por Uribe dos veces “pa’ que le diera duro a la guerrilla”, al tiempo que se indigna con las 6.402 ejecuciones extrajudiciales que durante ese gobierno se dieron bajo la excusa de “darle duro a la guerrilla”. No le importa jugar con el dolor de las víctimas. [VER VIDEO]

Uno puede cambiar de opinión, no faltaba más. Uno tiene derecho a creer en algo y luego, por las circunstancias y los hechos, creer en otro asunto diferente. Pero Quintero ha sido uribista, conservador, indignado y fundador del partido del tomate, liberal de la entraña de César Gaviria, santista, independiente y ahora dizque petrista. Todo un contorsionista político profesional. Ojalá el presidente Petro tenga esto presente, porque en cualquier momento le dará su puñalada por la espalda cuando así lo requieran sus ambiciones electorales y financieras.

La discusión en Medellín hoy es ética, pues Quintero ha demostrado su carencia de ideología. En 2023 la lucha contra la corrupción no puede ser solamente un eslogan de campaña, se requiere de liderazgos que realmente cuenten con credibilidad, que ataquen la corrupción venga del sector que venga, sin matices, ni titubeos. Espero de corazón que logremos realmente una convergencia en ese sentido y con una agenda programática liberal, ambientalista y defensora de los más vulnerables.

 

@danielduquev

Concejal de Medellín

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.