Opiniónabril 20, 2021hace 9 meses

El Unplugged de nuestros gobernantes: “Eterno” | Por: Andrés Hoyos

En todas las corrientes políticas de Colombia podemos encontrar ejemplares multipropósito a la hora de embarrarla, ser incoherentes o incluso caer en estupidez.

Por: Andrés F. Hoyos E.*

@donandreshoyos en Twitter

En todas las corrientes políticas de Colombia podemos encontrar ejemplares multipropósito a la hora de embarrarla, ser incoherentes o incluso caer en la estupidez. Lo verdaderamente grave y crónico es que ya mienten sin vergüenza y pa’ eso no hay tratamiento que valga.

No es el establecimiento, no es la oposición, no son los tibios; en cada ideología hay un artífice de engaños propios de esa política retrógrada y nauseabunda que paga votos, seduce como viejo verde al elector, y luego lo clava con las mismas mentiras que había negado hace algún tiempo.

De alcaldes extremos que enfilan sus caballos editoriales para generar titulares a costa de empresas públicas pujantes y satanizan a la ciudadanía y a los medios que le hacen veeduría a su muy pobre gestión, graduándolos de enemigos de la ciudad; pasando por vicepresidentas que creen que a los ingenieros de sistemas no se les necesita sino un par de horas y eso habría que pagarles; sin olvidar tampoco la chatarra multimillonaria que dejó como herencia y llena de musgo el “sexto mejor alcalde” de la galaxia en Bogotá (ojo que le están haciendo la campaña gratis para montarlo en 2022), y llegando a un presidente que cree que un panadero en Colombia se gana 2 millones de pesos; los colombianos hemos tenido que sobrevivir a irresponsabilidades argumentativas que dan para titulares y burlas de la gente que maneja el curso de un barco encallado en el fango moral y desconectado de esta gente, por la que muchos hasta pelea.

Y es que “errores cometemos todos”, y en efecto eso es cierto. Lo complejo del tema es que, si esos mismos errores se reconocieran y se enderezara el camino, pues hasta la ciudadanía entiende y se olvida. Pero ¿Cómo es posible que alguien que tiene la responsabilidad suprema de manejar billones de pesos en una reforma tributaria, no tenga ni la más remota idea de cuánto vale una docena de huevos en Colombia? Es que es ¡el ministro de Hacienda! Es el que analiza los precios de la canasta familiar, del consumo, de la calidad de vida en el país. Este señor tendría la obligación contractual de saber cuánto vale la vida en el país.

Cómo es posible que hace 10 días estaban diciendo que no iban a hacer una reforma tributaria; que el Presidente en ejercicio hace 7 meses y en la página web oficial de la Presidencia todavía está la noticia: “Una reforma tributaria en tiempos de pandemia sería suicida”; y ayer no más, pasan una solicitud urgente al Congreso para la aprobación de una “reforma tributaria” para “erradicar la pobreza” en el momento más jodido del tercer pico pandémico, cascándole justamente al bolsillo de todo el mundo.

No hay derecho a tanta desconexión, no es justo que los gobernantes no se tomen el trabajo de entender las necesidades de la gente, de interpretar sus condiciones, de satisfacer en algo sus necesidades. Sin mesura ni tacto, parece una guerra de poder contra el mismo pueblo, mienten y mienten descaradamente mientras los indicadores de muerte suben ya sea por asesinatos, violencia o Covid y en vez de actuar en consecuencia, ven una oportunidad para gravar la muerte con un IVA descarado que exprime sin piedad cada naranja de una Silicon Valley que no le da ni internet a sus niños para que puedan estudiar.

La pregunta es. Más allá de las denuncias, de la indignación y las pruebas. ¿Hay alguna autoridad en el país capaz de ponerle un freno a las mentiras de estos gobernantes?, ¿No habrá un mecanismo que castigue tanta indolencia? Ya sabemos cómo va a terminar todo en el Congreso ¿Qué puede hacer la ciudadanía de forma pacífica para que la escuchen?

 *Comunicador social y periodista. Asesor de comunicaciones estratégicas y columnista

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el Portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del Portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.