La apatía, ¿el mal psicológico del siglo?

¿Cómo en un mundo –como el actual- repleto de opciones, de juegos, vídeos, tecnologías, redes, bienes materiales, nuestros jóvenes se aburren inmensamente?

1 May 2021 6:00Por: Noticiasrcn.com

Miguel de Zubiría*

Para explicar esta terrible paradoja motivo de desconcierto para sus padres –me lo preguntan a diario-, quienes se sacrifican para darles a sus hijos la mejor vida posible, sin que ocurra así, sino al contrario: sus hijos llevan vidas aburridas desde muy pequeños, sin deseos, anhelos, sueños, ilusiones, ni siquiera motivos para vivir. Para intentar explicar esta contradicción extrema debemos recurrir al gran filósofo Schopenhauer. Él imaginó un mundo donde bastaba con levantar la mano para encontrar pavos y pollos recién asados, deliciosos. Sus contemporáneos se extasiaban con solo pensar en la escena; “serían completamente felices” decían. El filósofo los contradecía de inmediato: “! Todo lo contrario, ¡se suicidarían!”.

¿Se suicidarían? Sí.

¿Puede ser la apatía el mal psicológico del siglo?

Sí. Los resultados de estudios adelantados por el Instituto de Investigaciones de la Infelicidad y la Soledad con una gran muestra de 1.300 jóvenes colombianos verifican que 53% de ellos presenta apatía, y apatía extrema en uno de cada tres. ¿Es razonable que esto ocurra en un mundo repleto de opciones, de juegos, tecnologías, redes, bienes materiales?

Más allá de la paradoja, definitivamente si la apatía o aburrición extrema ocasiona daños psicológicos y sociales tremendos. Equivale a vivir sin deseos, sin anhelos, sueños, ilusiones, motivos para vivir; en un estado de gris adormecimiento, de tedio, de pobreza existencial. ¿Imaginas vivir así todos los días, todas las noches, por meses o años? ¡Aterrador!

El joven apático no solo pierde los beneficios de la segunda fuente definitiva de felicidad -comprobada en cantidad de estudios- sino que sufre consecuencias negativas en su familia, colegio, amigos, en su tiempo libre, en actividades intelectuales, conducentes a una muy preocupante visión pesimista de su futuro. Por su falta de iniciativa, de entusiasmo, la apatía acaba por permear a todos sus mundos.

Agravado por ser esta una condición psicológica silenciosa. Puede permanecer estática por años, y luego empeora agravada por la auto devaluación, conducente con frecuencia a soledad pues ¿quién desea la amistad de un muchacho sin iniciativa, aburrido, poco optimista? Casi nadie, por

supuesto. Punto cuando la apatía, la auto devaluación y la soledad creciente configuran el clásico cuadro de depresión franca.

En suma, la aburrición extrema, técnicamente llamada apatía, es un mal de la época el cual seguramente no parará de crecer. Ya hoy parece afectar a la mitad de nuestros jóvenes, y en sus formas extremas a uno de cada tres ¡Un número enorme!

Deja al muchacho postrado, sin deseos, sueños, ilusiones, motivos para vivir; inmerso en un estado gris de tedio. Le quita al muchacho las fuentes de bienestar subjetivo o felicidad en todos sus mundos psicológicos, en su hogar, su colegio, amigos… Con frecuencia, las cosas no paran allí, evolucionan a peor conectando la apatía con auto devaluación, soledad y a futuro franca depresión. Momento cuando se comienzan a tomar medidas, por supuesto muy tardías.

De 0 a 10 ¿Te parece grave la apatía? ____

Te invito a ver mi próxima vídeo columna. Beneficios de una vacuna contra la apatía.

*Psicólogo. Director del Instituto Colombiano de la Infelicidad y la Soledad

Noticias RCN Google News

NoticiasRCN.com

Te puede interesar