Opiniónfebrero 28, 2021hace 2 años

La diplomacia de las vacunas | Por: Maritza Aristizábal

China, que estuvo en el ojo del huracán --porque no se nos puede olvidar que allí surgió el Covid 19-- ahora es la que está surtiendo de vacunas al mundo.

Por: Maritza Aristizábal*
@Maryaristizabal en Twitter 

Y quedamos a merced de una fórmula magistral de 1,3 mililitros: la vacuna. Después de una pandemia que puso en jaque a todos los gobiernos del mundo, la única puerta de paso para volver a la normalidad es esa pequeña y valorada dosis, la vacuna.

Y ahora, ojo, porque la diplomacia, la política migratoria y las relaciones internacionales se mueven en clave de “vacuna”.

Y si no, vean lo que esta haciendo China.

El gigante asiático, el enemigo velado de Estados Unidos, un país socialista, unipartidista y para decirlo con todas sus letras: una dictadura hegemónica a la que el mundo se ha visto obligada a aceptar y con la que tiene que convivir. 

Pues esa misma China, que estuvo en el ojo del huracán --porque no se nos puede olvidar que allí surgió el Covid 19-- ahora es la que está surtiendo de vacunas al mundo. 

A Colombia que, aunque negoció 35 millones de vacunas, se estaba quedando colgada con el Plan de Vacunación, le lanzó un salvavidas y la próxima semana le enviará 2 millones de dosis.

Además de eso, le vendió otros 10 millones de dosis --con lo que China se convierte en el mayor proveedor del inmunológico-- a nuestro país. Y esto no fue gracias a una negociación entre los técnicos y los laboratorios, no, fue después de un diálogo directo entre los presidentes Iván Duque y Xi Jing Ping.

Y ahora, para cerrar este círculo diplomático, hace menos de un mes los titulares en nuestro país hablaban de funcionarios rusos infiltrados, que fueron expulsados porque estaban haciendo espionaje.

En tiempos normales esto daría incluso para llamar a consultas a un embajador. Pero Rusia, que valga decirlo, no es precisamente un ejemplo de democracia, tiene un mayor poder de negociación que cuatro funcionarios infiltrados: tiene vacunas.

Una que al principio no prometía nada porque el único que daba crédito de su eficacia era el Kremlin, pero resultó que sí, que la Sputnik V tiene una eficiencia superior al 90 por ciento y hoy es tal la demanda de este biológico en el mundo que Rusia ni siquiera alcanza a surtirlo. Y mientras sacia esa necesidad, aprovecha para extender sus redes internacionales.

Y, por si fuera poco, en este nuevo lenguaje diplomático, ahora surge el pasaporte de vacunación. Ojo, porque usted no va a poder hacer nada ni entrar a cine o a un supermercado o viajar, e incluso ser contratado en una empresa, si no certifica que fue vacunado.

Así es, la vacuna es la moneda de cambio hoy en el mundo. Y ojo, porque el índice de inmunización será directamente proporcional al índice de desarrollo o atraso de un país. En esa carrera, ¿cómo va Colombia? Espero sus opiniones.

 

*Periodista y presentadora de Noticias RCN

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.