La pobreza y el desempleo tienen rostro de mujer | Por: Fernando Rojas

El panorama para las mujeres no es nada fácil. Si no hubo cambios de fondo cuando el ambiente era favorable, imagínense cómo será en medio de la crisis. 

10 Sep 2020 5:00Por: Noticias.canalrcn.com

Por: Fernando Rojas*
@ferrojasparra en Twitter  

La última encuesta sobre empleo del Dane mostró la crudeza de la situación del país en medio de la pandemia. Llegamos a la catastrófica tasa del 20,2 por ciento, 9 puntos más que el año pasado. Pero al mismo tiempo evidenció el demoledor efecto que el Covid-19 ha tenido en el mercado laboral de las mujeres. La tasa de desempleo en Julio de 2020 fue de 24,6 por ciento para las mujeres, mientras que para los hombres fue del 17,4 por ciento.

Al revisar el perfil de las mujeres sin trabajo, encontramos que el 41,2 por ciento son mujeres menores a 28 años y el 58,8 por ciento tienen más de 29. 

Aunque el Director del Dane afirma que la situación del desempleo femenino debe atenderse de forma particular con políticas públicas, el panorama para las mujeres no es nada fácil, principalmente porque si no hubo cambios de fondo cuando el ambiente era favorable, imagínense cómo será en medio de la crisis. 

Durante las cuarentenas muchas de mujeres asumieron más responsabilidades en el hogar. Algunas, como profesoras de los niños y niñas en edad escolar que se quedaron en casa. Otras, las de los sectores populares, además tuvieron que salir a rebuscar el sostenimiento de sus familias en la informalidad.

Con esta situación se reduce la posibilidad de que las mujeres cuenten con ingresos propios, busquen opciones en el mercado laboral y en muchos casos, queden excluidas del Sistema de Protección Social. De acuerdo con estadísticas de ONU Mujeres, la producción del trabajo doméstico y de cuidados no remunerados es equivalente al 20 por ciento del PIB colombiano y del total de esta clase de trabajadores el 78 por ciento son mujeres, principalmente en plena edad productiva.

Salir a buscar trabajo no será fácil, menos en un entorno que de por sí es dominado por una cultura masculina. Es necesario que el gobierno apoye decididamente la generación de oportunidades para las mujeres. No se puede desconocer que el 41,5 por ciento de las personas ocupadas son mujeres trabajadoras por cuenta propia. Es fundamental que se financien procesos de capacitación para adaptar sus capacidades a la nueva realidad, así como otorgar beneficios a quienes generen empleo formal y efectivo para las mujeres. 

La nueva realidad es una gran oportunidad para construir una sociedad más equitativa e igualitaria. Ojalá lo entendamos porque con mujeres sin trabajo, sin protección y sin ayuda el futuro del país no es prometedor.

* Politólogo. Doctor en Historia con maestrías en Gestión Urbana e Historia 

NoticiasRCN.com

Te puede interesar