Miedo vs. Razón | Por: Carolina Fierro

En muchas ocasiones pudo más el desespero por salir de compras, las ganas de abrazar a la familia que no se veía hace tiempo o la necesidad de trabajar.

4 Ene 2021 5:00Por: Noticiasrcn.com

Por: Carolina Fierro*

@CaroFierroVal en Twitter    

El segundo pico de la pandemia por el cual, según las autoridades, ya estamos atravesando se caracteriza por el desafío de los colombianos a la misma. En muchas ocasiones pudo más el desespero por salir de compras, las ganas de abrazar a la familia que no se veía hace un tiempo o la necesidad de muchos de trabajar para conseguir su sustento diario.

La respuesta de algunos gobernantes de ciudades en Colombia, en donde las cifras se dispararon durante diciembre fue implementar medidas restrictivas como toques de queda, prohibición de ventas y disminución de aglomeraciones en los comercios. Igualmente en redes sociales y videos se crearon tendencias y noticias en las que el miedo era el centro sobre el cual gravitaba el mensaje.

Según la Asociación Americana de Psicología, APA, por sus siglas en inglés, el miedo es una emoción básica e intensa provocada por la detección de una amenaza inminente, que implica una reacción de alarma inmediata que moviliza al organismo.

Esto es lo que siente la mayoría de gente frente al Coronavirus y las redes, las noticias, los mensajes en todo el mundo, el saber de fallecimientos de personajes de la farándula, de la política, de familiares cercanos, genera ese sentimiento de miedo pero que en muchas otras personas no funciona. Y digo que no funciona porque también hay otro grupo poblacional que enfrenta la pandemia sin miedo y sin perturbación.

En oposición al miedo está la razón. Por "razón" se entiende aquella "facultad" o capacidad humana por la que se alcanza el conocimiento discursivamente, esto es, partiendo de premisas para llegar a alguna conclusión que se deriva de aquellas.

Por eso también es conveniente que los mensajes alrededor de la pandemia no solo tengan una fuerte carga de alerta con susto y ansiedad, sino con argumentos razonables que informen a toda la población el por qué es importante cuidarse, por qué el sistema de salud no puede colapsar, o hacer entender a los jóvenes el sacrificio de quedarse en casa para poder cuidar a sus padres y abuelos.

Con argumentos racionales, sensatos e inteligentes también se puede lograr un discurso coherente que convenza a todos los grupos poblacionales de continuar con la prevención, el cuidado y la moderación para poder tener un 2021 con una mayor reactivación y recuperación de todos los espacios de la sociedad.

*Politóloga

NoticiasRCN.com