Protestas contra abusos de fuerzas estatales | Por: Fernando Posada

Un ciudadano de raza negra tiene 2.5 veces más posibilidades de morir a manos de un policía, que un ciudadano blanco.

3 Jun 2020 6:01Por: Noticias.canalrcn.com

Por: Fernando Posada 

@fernandoposada_ en Twitter

Aun en medio de una de las pandemias más amenazantes de los tiempos recientes, estos son también tiempos de profunda y de creciente protesta social, y de un reclamo puntual: el fin de la violencia contra civiles por parte de fuerzas del estado. 

En Estados Unidos, mientras comparto con ustedes esta columna de opinión, continúa una de las jornadas más grandes de  protesta de su historia reciente. La razón: la muerte del ciudadano norteamericano George Floyd a manos de un policía en Minneapolis. Mientras era asfixiado, Floyd exclamaba que no podía respirar. Hace seis años la misma frase había sido pronunciada por Eric Garner, otro ciudadano norteamericano que murió asfixiado por un policía.

Aunque en Estados Unidos la población afroamericana es de apenas el 13 por ciento del total de los habitantes, un ciudadano de raza negra, como es el caso de Garner y de Floyd, tiene 2.5 veces más posibilidades de morir a manos de un policía que un ciudadano blanco. Es un indicador verdaderamente preocupante, que reportan Al Jazeera y la iniciativa Mapping Police Violence. 

La defensa de los derechos humanos frente a los abusos de las fuerzas de las autoridades estatales, en meses recientes, ha tomado fuerza en muchos otros países del mundo, entre los cuales resaltan también Chile y Colombia.

Luego de la muerte de Dilan Cruz a manos de un agente del Esmad en Bogotá, los colombianos hemos dejado claro que la violencia policial es absolutamente incompatible con los derechos que nos protegen en una democracia. 

Nuevas herramientas como las redes sociales y las cámaras de video de los celulares han permitido que la documentación y la divulgación de estos casos lamentables y dolorosos sea posible. Este ha sido un paso importante contra el olvido.

Aunque todas estas protestas obedecen a factores muy diferentes, es un hecho que contienen un gran elemento en común: el clamor de distintas ciudadanías en diferentes lugares del mundo, cada vez más conscientes de sus derechos. Y un reclamo cada vez más universal contra la violencia por parte de los agentes del estado. 

Así como la ciudadanía, en el caso colombiano, ha rechazado durante tantas décadas la violencia por parte de actores ilegales, es cada vez más urgente en el mundo entero y en Colombia, que la violencia por parte de actores estatales sea rechazada con contundencia. Pues es precisamente el estado, el actor que debe garantizarnos a todos nosotros el pleno cumplimiento de nuestros derechos humanos.

 

NoticiasRCN.com

Te puede interesar