Opiniónseptiembre 15, 2022hace 16 días

Retos de Venezuela como garante de la paz

​​​​​​​Con el involucramiento de Venezuela como garante del diálogo con el ELN se confirma su importancia en la estrategia de “paz total”.

Mauricio Jaramillo JassirMauricio Jaramillo Jassir, profesor de la Universidad del Rosario. Foto: NoticiasRCN.com 

La participación de Venezuela como garante de los diálogos de paz con el Ejercito de Liberación Nacional, sería uno de los primeros resultados concretos del restablecimiento pleno de relaciones. Asimismo, se podría repetir el esquema de acompañamiento que tuvo el proceso de paz con las Farc, con el apoyo de Chile, Nicaragua y Cuba. Esta vez la novedad sería la participación española, en caso de que el gobierno nacional acepte estas gestiones. 

Desde la década de los 90, Venezuela ha participado de todos los procesos de internacionalización de la paz y ha sido junto a Cuba y México, los de mayor involucramiento en las negociaciones exploratorias que condujeran a un cese definitivo de la violencia. Para el ELN la presencia de Caracas y La Habana significa garantías para un diálogo en el que aparecería una novedad mayor respecto del que lideró Juan Manuel Santos con las Farc: acuerdos parciales sin acudir al tan citado mecanismo de que nada está acordado hasta que, el conjunto de acuerdos sea definitivo. Esta gradualidad de compromisos implica un papel más activo para garantes. 

La presencia de Venezuela en la mesa de negociaciones no debe entenderse como un guiño hacia el gobierno de Nicolás Maduro, ni como señal de sintonía ideológica colombo-venezolana, sino como el reconocimiento de que más allá de quien ostente el poder a lado y lado de la frontera, les conviene mantener la relación en buen estado, habida cuenta de la mutua dependencia. Colombia pagó muy caro el mantenimiento del “cerco diplomático” en términos comerciales, migratorios y de seguridad. Ahora que será posible coordinar una gestión conjunta, será viable abordar temas en consonancia con su carácter binacional y trasnacional. 

Esto no quiere decir que el gobierno esté exento de enfrentar crisis binacionales y garantía de que no habrá desacuerdos. Es apenas normal que, en semejante estado de cosas, aparezcan los recurrentes señalamientos de responsabilidad. Es bien sabido que, desde hace varios años, los gobiernos han recurrido a la estrategia de culpar a su vecino de varios de sus problemas o amenazas. Históricamente, Venezuela responsabilizó a Colombia de exportar su inseguridad lo que llevó a gobiernos, como los de Carlos Andrés Pérez y Hugo Chávez -o subnacionales como el ex gobernador Francisco Arias Cárdenas- a buscar acercamientos con las guerrillas colombianas para mantener a la ciudadanía y militares venezolanos por fuera del conflicto. Chávez fue más allá cuando, recién iniciado el gobierno de Andrés Pastrana, se declaró neutral en el conflicto colombiano dejando en el ambiente desde entonces, la sensación de simpatía con las causas de las guerrillas colombianas, circunstancia que terminaría degradando los vínculos diplomáticos.   

En el pasado reposan las lecciones sobre los desacuerdos surgidos con Venezuela cuando ha efectuado su papel como facilitadora o mediadora. Colombia aún recuerda en 2008 la gestión del entonces ministro del interior, Ramón Rodríguez Chacín, que permitió la liberación de los secuestrados Gloria Polanco, Orlando Beltrán, Jorge Gechem y Luis Eladio Pérez, quien sería años más tarde en embajador en Venezuela. Aquello que fue resultado de la mediación de Caracas terminó de manera fatídica, cuando se bombardeó territorio ecuatoriano y estalló la peor crisis de la historia contemporánea con Ecuador y Venezuela. 

Esta vez, se cuenta con el antecedente del acuerdo de paz definitivo con las Farc, proceso en el que el papel de Venezuela como el de Chile y Noruega fue más bien limitado. Aun así, su presencia será fundamental para generar confianza, sobre todo del lado del ELN. Hasta la fecha, han sido asesinados más de 300 desmovilizados de las Farc y de forma constante, el partido Comunes se queja de incumplimientos por parte del Estado colombiano. De allí la relevancia de otorgar señales para que la guerrilla sienta que existe voluntad por concretar lo pactado. 

Con el involucramiento de Venezuela como garante del diálogo con el ELN se confirma su importancia en la estrategia de “paz total”. Maduro no solo tendrá un papel como garante en dicho proceso, sino para la seguridad fronteriza. Armando Benedetti ya anunció que se alistan contactos entre las carteras de defensa, posiblemente para discutir la delicada situación a lo largo de la frontera. A esto se suma la expectativa por la reactivación del comercio binacional en el que Colombia puede contribuir a la recuperación tímida que empieza a notarse en Venezuela y a su vez, crecen las chances de impactos positivos en la alicaída situación económica de los departamentos fronterizos.

El reto no es fácil, y ya asoma uno de los principales desacuerdos en relación con Monómeros de Venezuela, clave para la producción agrícola y la seguridad alimentaria. Todo por cuenta de contactos entre su actual junta directiva (cercana a Juan Guaidó) y el viceministro de asuntos agropecuarios de Colombia, Luis Alberto Villegas. El desenlace de este impasse en ciernes dependerá de la forma como a través de canales diplomáticos se gestione el desacuerdo que, con certeza, no será el último.   

 


@mauricio181212
Profesor de la Universidad del Rosario 

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.