Salarios inmerecidos | Por: Maritza Aristizábal

Lo de los congresistas es inaudito, es absurdo. ¡Ojo! acá les muestro un desprendible de nómina real. Para el año 2021 ellos quedan ganando 34 millones y medio.

11 Ene 2021 6:00Por: Noticiasrcn.com

Por: Maritza Aristizábal*
@Maryaristizabal en Twitter 

Quédense conmigo hasta el final de esta videocolumna porque les tengo lo que nosotros los periodistas llamamos “una chiva con perla”.

Arranquemos por aclarar que no soy de las que se escandalizan con salarios altos o las comisiones de ejecutivos en grandes empresas. Es más, incluso, en el sector público creo que hay personas que tienen demasiada responsabilidad y sus salarios deberían ser más altos.

Pero es que lo de los congresistas es inaudito, es absurdo. ¡Ojo! acá les muestro un desprendible de nómina real. Ya para el año 2021 ellos quedan ganando 34 millones y medio. 14 millones de pesos al mes por gastos de representación. O sea, la platica que reciben para salir a almorzar, tomarse el cafecito o hacer reuniones --cosas que durante el año que pasó me imagino que no hicieron porque estamos en pandemia y tocaba quedarse en casa--.

Además de eso, reciben más o menos 10 millones de pesos de una prima especial de servicios. O sea, mientras los colombianos reciben dos primas al año, ellos --los congresistas-- reciben 12. E insisto, no es que no se la puedan ganar, es que no se lo merecen.

De 12 meses al año, ellos descansan cuatro: enero febrero, marzo y junio. Realizan tres sesiones, máximo cuatro a la semana. He visto, incluso, que muchos solo llegan, se presentan para el llamado a lista y se van, y otros van cuando quieren.

Como por ahí dicen que lo que importan son los resultados, puedo decirles que por cada proyecto que aprueban se hunden 20 que ni siquiera son discutidos.

Y ahí no terminan las cuentas: tienen planes de celular, camionetas blindadas, tiquetes ida y vuelta a nivel nacional cada semana. Y derecho a contratar hasta 10 personas en su Unidad de Trabajo Legislativo.

Mientras tanto, el salario mínimo quedó en un millón 14 mil pesos con el subsidio de transporte. Pero de ese pago el asalariado debe sacar para el bus, porque no tiene camioneta ni conductor. Tiene que sacar para el almuerzo o el café, porque no tiene gastos de representación y le tiene que alcanzar para el plan del celular, el arriendo, el mercado, el colegio de los niños, y por esta época también para el plan de internet, etc.

Y tampoco quiero entrar a controvertir lo bajito que es un salario mínimo en el país. De hecho, lo que quiero hacer también es poner sobre la mesa el esfuerzo de los empresarios que los pagan, y que por estos días sí que están muy jodidos.

Vean esas cuentas: sobre ese sueldo el empresario debe pagar además 8,5 por ciento de salud, 12 por ciento de pensión, 0,5 por ciento de riesgos laborales, 4 por ciento de caja de compensación, 8,33 por ciento de prima, 4,17 por ciento de vacaciones y además dotación. Mientras al trabajador del mínimo le descuentan: un 8 por ciento de salud y pensión, es decir 72 mil pesos. El empresario debe pagar 37 por ciento más, es decir 336 mil pesos.

O sea, aunque el empleado recibe 930 mil pesos, el empleador está pagando 1 millón 350 mil pesos. Esto para que pongamos en sus justas proporciones la discusión de las necesidades de los trabajadores y los esfuerzos de los empresarios.

Y para cerrar la perla y la chiva que les prometí: el salario de los congresistas, que lo pagamos todos porque ese sí es dinero público y les duele a nuestros bolsillos, tuvo un reajuste de 1.230.000 pesos mensuales.

Y les tengo chiva, porque este es uno de los desprendibles del pago, él último. Y como es retroactivo por todo el 2020 hay que multiplicar eso por 12 meses. Es decir, recibieron 14.760.000 adicionales en diciembre.

*Periodista y presentadora de Noticias RCN

NoticiasRCN.com

Te puede interesar