Una causa que vale la pena | Por: Carlos Noriega

La extensa cuarentena, teniendo en un principio una clara justificación, no fue más que un mero acto administrativo si lo analizamos de manera literal.

9 Ene 2021 6:00Por: Noticiasrcn.com

Por: Carlos Noriega* 

El difícil 2020 que culminó nos dejó muy duras enseñanzas y, aunque se cuentan por miles, quiero resaltar la que más me marcó:  ¡no dar por sentado nuestra libertad! 

La extensa cuarentena vivida, teniendo en un principio una clara justificación, no fue más que un mero acto administrativo si lo analizamos de manera literal. 

En palabras más simples, el Presidente encerró a todos los colombianos de un solo plumazo. No me malinterpreten, no señalo que fue innecesario pero sí es para preguntarse ¿podríamos hacer algo si nos vuelve a encerrar, pero esta vez, sin justificación valedera? 

La respuesta a la pregunta expone que los pesos y contrapesos al poder en este país literalmente no existen y que la balanza está inclinada en favor de ellos: los políticos, atándonos a su beneplácito para disfrutar lo que, por derecho, nos pertenece. 

Las consecuencias de ello se palpan en la realidad que hoy vivimos, y es la de estar a merced de la improvisación de varios mandatarios locales que constriñen nuestra libertad al son que deseen. 

No miran consecuencias económicas, psicológicas o sociales y mucho menos realizan el análisis moral y ético necesario para sustentar tal vulneración. Simplemente hacen otro plumazo y quedamos totalmente sometidos -tal y como sucede en Bogotá-. 

Por ello, en este inicio de año, los animo a comprometerse con una causa por la que vale pena dejar todo en la arena. Una que puede cambiar ese peligroso desbalance y que se puede comenzar, de manera sencilla, con tres simples pasos:

  • Primero. Sea crítico ante cada nueva medida que afecte su libertad, no escatime en investigar y comunicar en redes cualquier atropello que detecte. 
  • Segundo. Sea responsable acatando las recomendaciones que realmente se saben que ayudan, porque la libertad siempre acarrea responsabilidad.
  • Y tercero. Apoye a todos aquellos que, como usted, también suman esfuerzos por esta causa. Entre más seamos, más nos hacemos sentir. 

No permitamos que ningún politiquero, con ínfulas dictatoriales, aproveche estos temerosos y turbulentos tiempos para arrebatarnos lo que nuestros antepasados nos obsequiaron con su sacrificio en guerras: y es nuestra libertad. 

 

*Administrador de empresas y CEO del medio especializado digital El Bastión.

 

NoticiasRCN.com

Te puede interesar