Opiniónenero 18, 2022hace un año

Una indignación, idiota

Perfección en su máxima expresión, el cuerpo desnudo de una mujer recibiendo rayos del sol movió la agenda pública nacional en la piadosísima opinión colombiana

Por: Andrés Hoyos*

@donandreshoyos en Twitter

La perfección en su máxima expresión, el cuerpo sin ropa de una mujer recibiendo los rayos del sol movió ayer la agenda pública nacional en la muy piadosa opinión colombiana. Acostumbrada, como en Suiza, a que acá todo esté regio y no pase nada.

Si Colombia fuera una multinacional, seguro se ganaría el Great Place to Work vitalicio, frente a los acontecimientos por los que una porción de nuestra selecta opinión se rasga la sotana cuando pasan acontecimientos tan relevantes como los de ayer. Acá, la nación acostumbrada a que no pase nada a diario como para indignarse, rara vez encuentra un hecho para quejarse y poner el grito en el cielo como ayer, con una mujer con unas copas de más y totalmente desnuda en Taganga. ¡Con unas copas de licor! ¿Se imaginan?

La historia sería otra si este país, acostumbrado a que todo funcione bien, mejor dicho “a la perfección”, tuviera problemas con gobernantes que participan en política mientras ejercen sus cargos; o autoridades que aprueban por decreto planes con los que no está de acuerdo nadie; o que alcaldes contraten a sus familiares en todas las entidades de su gabinete mientras hacen campaña para que no los revoquen.

La historia sería otra si en este país de la felicidad, los gobernantes viajaran a los partidos de fútbol de la Selección con la plata de la ciudadanía; si presionaran a través de entidades a contratistas para hacer campañas, o si por el otro lado -la otra corriente- otorgara de 24 contratos a un ciudadano que apenas sabe hablar, para que asesore a diferentes autoridades en temas de gran relevancia.

24 contratos, las mismas horas que tiene el día, contando las horas de sueño, comida y sexo, las mismas por la cual la ciudadanía paga mensualmente en su cuenta de cobro -la del campeón- para que se haga sus pesitos en 4 años de otras parejitas asesoras y cracks en tantos temas que necesitarían las entidades para mejorar las imágenes de lo podrida que podría estar la institucionalidad de un país que afortunadamente no es el nuestro.

Lo nuestro es criticarle los tragos a esa "mala mujer" que sin pudor se atrevió a mostrar lo que a nadie le gusta ver. Menos mal los niños que estaban ahí nunca han oído de un país que mata a los suyos de hambre mientras auspicia la corrupción. Menos mal en Colombia no se mueren los animales porque los usen como trofeos clasistas de las carencias culturales en fastuosas carrozas que hacen una apología loba nivel perfección, a las interminables caravanas con escoltas a las que aspira la idiosincrasia de un país acostumbrado a que todo funcione como se debe.

Acá no hay bolsas de basura llenas de fajos de billetes en medio de las campañas políticas; acá no hay políticos que se inventen consultas que sorpresivamente puedan ganar, para utilizar la democracia no como una herramienta participativa, sino como una fuente de negocio de la reposición de votos, dos meses antes de una elección presidencial a la que están llegando mientras hacen alianzas con el diablo y con el diablo.

Acá no se pierden miles de millones de pesos en contratos que se roban utilizando a los niños como excusa, acá funciona a la perfección la inscripción de cédulas en la registraduría del siglo XXI, acá las “vacunas sin barreras” fluyen sin tener que reservar turnos en las filas. Acá la libertad de expresión que tanto profesamos se la respetamos hasta al Papa.

Gracias a Dios estamos en un país donde por lo único que vale la pena horrorizarnos es por la señora que sale sin ropa, la opinión política del deportista, el silencio del artista o la separación de la influencer.

Vamos muy bien. Sigamos siendo los más felices, y por favor pásenle una bolsa a esa señora para que se tape, así sea la de los fajos.  

*Comunicador social y periodista, Asesor de comunicaciones estratégicas, CEO MM&C y Columnista.

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.