Opiniónfebrero 02, 2021hace 2 años

Vivir en Colombia, y ¿tenerle miedo a una vacuna? El chiste se cuenta solo | Por: Andrés F. Hoyos E.

Si es por miedo a las probabilidades la gente no debería salir de la cama, no debería montarse en un avión, subirse a un carro, tomarse unos tragos.

Por: Andrés F. Hoyos E.*

@donandreshoyos en Twitter

Ponerse o no la vacuna contra el asqueroso virus se ha convertido quizá en el debate más recurrente entre dos corrientes científicas y técnicas, las cuales argumentan --desde sus experiencias-- las razones para estar o no, de acuerdo con el esperanzador pinchazo.   

La realidad es que mientras nosotros estamos en nuestras redes sociales y viendo unos cuantos videos que nos manda la tía por Whatsapp, la ciencia desde siempre ha trabajado a pasos agigantados para contrarestar las mutaciones de las enfermedades que han ido surgiendo a lo largo de la historia. Pero el punto de mi opinión no se va a centrar en por qué surgen estas enfermedades y si es conveniente para unos u otros que exista la cura.

Mi opinión, lejana de pensar inocentemente en que no existan intereses de todo tipo y conveniencias para varios segmentos empresariales en el mundo, no se cierra tampoco a pensar en que sea lo que sea, la humanidad necesita que personas buenas, preparadas, estudiosas y con todas las convicciones técnicas para hacerlo, agilicen descubrimientos para combatir enfermedades que en su momento fueron el coco y hoy se previenen tan solo con una pastilla. 

La tecnología médica, que ha avanzado como ninguna en los últimos 50 años, ha focalizado sus avances justamente en la prevención y el tratamiento de miles de variantes en las enfermedades. Es muy raro el caso que la medicina le diga a un paciente “no tengo ni idea por qué le dio eso y mucho menos, no tengo idea de cómo tratarlo”.

Y ojo que ahí no estamos hablando de los sistemas de salud que joden los políticos cuando llegan a manejarlos. Estamos hablando de los avances médicos, de los que están volteando mientras usted y yo criticamos a los amigos del amigo que desde ya están mandando oficios a presidencia para colarse antes que la gente que más lo necesita. Como si esto fuera pues un viaje a San Andrés con las amiguitas del colegio.

Dejando este despropósito al lado y concluyendo que evidentemente hay muchos actores que se benefician ecónomicamente con la vacuna, y no deja de ser cuestionable, y mucho, el hermetismo con el cual las farmacéuticas manejan las negociaciones y la información con los gobiernos. Si esto fuera algo altruista y lindo, fácilmente estos descubrimientos se socializarían universalmente para la ciencia misma y que cada país lo produjera en masa.  

Lo que no se puede desconocer por otra parte, es que estos hallazgos médicos han permitido que podamos estar por acá contando historias después de tantas pandemias que hoy minimizamos. Enfermedades controladas como la viruela, la malaria, el cólera, y otras casi extintas en su totalidad como la tosferina o el sarampión, desde 2008 han desplegado nuevos focos tristemente debido a los movimientos antivacunas en el mundo.

Es claro que existen riesgos, tampoco vamos a desconocer que hay historias documentadas de reacciones adversas de las vacunas, pero son increíblemente ínfimas con respecto a los porcentajes de efectividad que hoy tiene la humanidad. Si es por miedo a las  probabilidades la gente no debería salir de la cama, no debería montarse en un avión, subirse a un carro, tomarse unos tragos o pelear por el político que le gusta. Ya de por si es bien arriesgado vivir en Colombia como pa´ asustarnos porque nos pongan una vacuna. 

Seamos responsables y por primera vez pensemos en el del lado, en el vecino, en los más vulnerables, apelemos a la solidaridad así nos vayan a instalar esos patéticos mitos urbanos que ya firmamos cuando abrimos nuestras redes. Vacunémonos, sin saltarnos a nadie, y pasemos la página de esta vagabundería a ver si podemos volver a ocuparnos de nuestras vidas.

 

*Comunicador social y periodista. Asesor de comunicaciones estratégicas y columnista

 

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.