Saludmarzo 14, 2022hace 2 meses

Matronatación, el método de estimulación deportiva ideal para bebés

La matronatación es una forma de acostumbrar a los bebés al agua desde pequeños, además de ir desarrollando habilidades psicomotrices previas a la natación.

Matronatación: el método de estimulación deportiva ideal para bebésEstimulación acuática para bebés / Foto: Cortesía

"Mi hijo inició a nadar a los 6 meses". Las clases de natación fueron madre e hijo, guiadas por la profesora Luz Marina Parada, un proceso que le permitió a Lisette Moreno sentir seguridad y un mayor acercamiento con su bebé en las clases acuáticas.

Vea, además: ¿Por qué es importante aprender a nadar y cuáles son sus beneficios?

La matronatación, conocida como la iniciación del niño en el medio acuático, es una forma de acostumbrar a los bebés al agua desde muy pequeños, además de ir desarrollando habilidades psicomotrices previas a la natación formal.

"Desde el momento en que la mamá baña por primera vez al bebé en la tina, ya estamos entrando en ese trabajo de matronatación. Ahora, si la mamá no tiene cuidado con la temperatura del agua, el niño podría empezar a generar ciertos miedos", afirma Luz Marina Parada, especialista en Educación Acuática.

Matronatación

Los seres humanos somos adaptables al agua ya que el embrión al estar en el vientre nada nueve meses, por lo tanto, es recomendable que cuando nazca el bebé tenga contacto con el agua lo más rápido posible, esto para que al iniciar con las clases de matronatación empiece a desarrollar poco a poco sus habilidades.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda a los niños y adolescentes de 5 a 17 años practicar al menos 60 minutos diarios de actividad física moderada o intensa. La matronatación da la oportunidad a los bebés a que puedan iniciar una práctica deportiva a temprana edad, por medio de un proceso acuático, donde el padre tendrá la oportunidad de ingresar a la piscina con su hijo y ser guiados por un docente o ser solo dictada por el profesor.

Según Luz Marina, la matronatación empieza de cero a tres años, reconociendo cuatro niveles:

  1. Recién nacidos, después de las 4 u 8 semanas de haber nacido y cuando su cordón umbilical haya sanado.
  2. Bebés de 6 meses que ya cumplen con su cuadro inmunológico completo.
  3. Caminadores de 1 año a 6 años.
  4. Niños independientes de 6 años en adelante.

Matronatacion 2

Las sesiones de clase duran dependiendo de la edad del infante, para los más pequeños se deben dar clases de “20 minutos antes de alcanzar los 30 o 45 minutos” y para los “caminadores o independientes la sesión puede durar la hora completa”, según Luz Marina. Además, la temperatura del agua de la piscina debe estar entre 30 a 32 grados.

Lea también: Federación de natación de EE. UU. endurece sus reglas tras la victoria de deportista transgénero

¿Qué beneficios tiene tanto el bebé como la madre/padre?

“Científicos rusos como Liselott Diem o Robert Strauss confirman en sus estudios que los niños que han estado en contacto con el agua tienen mejores resultados en atención, desarrollo social, físico y mental. Serán niños seguros de sí mismos y con buen potencial cognitivo para el aprendizaje”, sostiene la especialista.

Esta práctica tiene variedad de beneficios, ya que el agua es un elemento donde los lactantes podrán desarrollar muchas de sus habilidades. Tanto es así, que al sumergirlos recordarán diferentes sensaciones que ya han vivido en el útero materno. Por ello, es muy importante que el bebé siga disfrutando de esos efectos de flotación.

Matronatación 3

Además, esta práctica acuática desarrolla el sistema psicomotriz y el sistema cardiorrespiratorio del bebé, también logra fortalecer esa relación afectiva "con los papás o con la profesora". Y dependiendo de la preferencia de la clases, ya sean individuales o grupales, "los niños comienzan a ser más seguros de sí mismos y a desarrollar habilidades a través de los estímulos en el agua", dice Luz Marina.

Lisette asegura que "el beneficio más importante de este tipo de actividades, es garantizar una valiosa herramienta de su supervivencia", no solo su hijo, Santiago Chinchilla, obtuvo beneficios, ella también pudo estar dentro de las clases "para brindarle apoyo y seguridad". Además, estos momentos “permiten a las madres crear espacios positivos en la vida de los niños, ya que al tener ese contacto de piel a piel dentro del agua, transmite seguridad, amor no verbal y de manera muy positiva marca la relación de madre e hijo”.

Le puede interesar El entrenamiento que le ayudaría a perder esos kilos de más 

Matronatación 4

El aprendizaje dependerá de cada niño, unos aprenderán más fácil que otros, todo depende de sus miedos y del respeto de las etapas de desarrollo, porque de ellas también dependerá el desempeño del bebé en el agua. 

Los cambios se ven muy rápido a tan corta edad, porque ellos se adaptan fácilmente a cada proceso, a cada rutina que se les inculque desde muy pequeños. Puedo decir que más o menos en la tercera clase de matronatación, la relación del niño con esta actividad ya le era muy familiar y podía recordar fácilmente los ejercicios o las actividades de las clases que le supervisaba la profesora”, comentó Lisette.

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.