Tendenciasnoviembre 25, 2022hace 12 días

"La música para él fue como un elíxir": las revelaciones del hijo de Leandro Díaz

Ivo Díaz, hijo de uno de los compositores colombianos más importantes del vallenato, relata cómo ha vivido cada uno de los capítulos de la producción.

"La música para él fue como un elíxir": las revelaciones del hijo de Leandro DíazIvo Díaz, hijo de Leandro Díaz - Foto: Captura de video - Canal RCN

La historia de Leandro Díaz, uno de los compositores colombianos más importantes del vallenato, ha llegado al corazón de los colombianos, quienes con cada capítulo experimentan todo tipo de emociones al conocer la vida del maestro.

Ivo Díaz, su hijo, es fiel seguidor de esta producción, y revela detalles que hasta el momento no se conocían sobre su padre, de la producción y de la relación que logró Silvestre Dangond encarnando a Leandro. A continuación la entrevista:

Como hijo, acompañante y artista ¿quién era Leandro Díaz?

Leandro Díaz fue un luchador de la vida y diría que un poeta sin límites. Para Leandro Díaz la poesía no tenía límites porque buscaba en la naturaleza, la cotidianidad, cualquier pretexto para hacer poesía.

Tenía dotes de filósofo porque en su obra encontramos muchas frases que solamente las puede decir una persona que ha estudiado mucho sobre la filosofía, poesía y letras. Ese era Leandro, un hombre que sabía escuchar y que tenía una memoria prodigiosa; guardaba todo en su memoria porque no sabía escribir.

Las personas que en sus comienzos le escribieron sus letras, vivían en otro territorio. Vivían en La Guajira y ya él se había venido para el Cesar, que fue donde se hizo musical y artísticamente.

Leandro Díaz graba la última canción de su primer disco

Yo creo que Leandro es aquel hombre que, como lo decía en su canción, aquel que componía versos llenos de sentimiento, narrando su propia existencia y recogiendo a su paso el sentimiento del campesino, de pronto el maltrato que hacían con la mujer, con la niñez abandonada, todo eso lo cantó Leandro en su vida.

El haber nacido sin el don de la vista, a pesar de haber sido muy dura su crianza, su niñez, estoy seguro de que, como lo dice en su canción, Dios no lo abandonó; y le dio esa capacidad de poder captar de la naturaleza que le sirvieron para montar un talento de hacer canciones, poesía y dejar pensamientos plasmados a través de toda su historia.

La música para él fue como un elíxir, lo que comenzó a aliviar su propio tormento. El haber nacido ciego y rechazado por su propio padre, relegado por su familia, ese sentimiento que lo tuvo cantando a través de su historia, reflejaba mucho el dolor vivido, la pena, porque para su familia era una pena tener un hijo discapacitado. De pronto la añoranza de todo campesino en estas regiones es que sus hijos son los que van a ayudar a construir todo lo que puede cultivar en su tierra.

Y Leandro con su discapacidad no iba a ser ese compañero que podía permitir el adelanto de esa tierra, sin embargo, Leandro cantaba. Leandro fue eso, un poeta sin fin.

Leandro Díaz: el último adiós de la abuela Remedios

¿Cómo era Leandro Díaz al tener un momento íntimo con sus hijos? ¿Cómo daba un consejo?

Mi papá era un hombre que nos reunía por las tardes, nos poníamos a hablar sobre algún tema cotidiano y a medida que iba ahondando la charla con nosotros, preguntándonos cómo íbamos en el colegio, cosas propias de la familia; y terminaba contándonos cosas de su vivencia, de sus tristezas, de las puertas que le cerraron, los músicos que lo despreciaron porque a veces cantaba y se equivocaba, se atravesaba porque no tenía métrica.

Él mismo nos decía que el hombre no tiene que darse por vencido porque tuvo un obstáculo, porque la vida todos los días nos va a presentar obstáculos, dificultades y la capacidad del hombre es vencerlas. Entonces nos impulsaba a que no fuéramos músicos.

Nos decía: no vayan a coger la vida de músico, no cojan este mismo camino que a mí me ha tocado porque es muy duro, van a encontrar mucho rechazo, al músico en mi época lo veían como sinónimo de holgazán, borracho, un tipo sin futuro ¿qué podía hacer un tipo haciendo música, si eso no era una profesión digna?, según lo veía mucha gente.

Pero Leandro veía en la música una pasión, una forma de aliviar sus dolores y nos instaba a que estudiáramos, que fuéramos profesionales, porque su aspiración – si hubiese podido tener la oportunidad – hubiese sido un abogado, filósofo, escritor, periodista; tenía tantas cosas que pudo haberlo logrado, porque tenía una capacidad de pensamiento y versatilidad para hablar de todos los temas.

Mi papá siempre quiso que fuéramos profesionales universitarios y así lo teníamos encaminado, pero la vida le tiene a cada uno guardada su sorpresa y su camino, y yo, cuando estaba terminando el bachillerato, que mi papá estaba buscándome dónde podía estudiar, yo ya estaba metido en la música.

Era difícil para mí no haber sido músico si tenía a los músicos en el patio de la casa. Primero tenía al mejor profesor que era mi padre, y después tenía a todos los amigos de mi papá a disposición: llegaba Escalona, ‘Colacho’, Miliano, Lorenzo, Luis Enrique, Carlos Huerta; ¿cómo escaparme yo a ese sentimiento?

Leandro Díaz es traicionado por uno de sus amigos

Cuando mi papá se dio cuenta que no podía desviarme de ese camino, un día me dijo: le voy a dar un consejo. Como usted quiere hacer música, prepárese, no es un camino fácil, si es eso o es otra cosa la que usted va a escoger como proyecto de vida, le voy a dar tres principios.

  • Tenerle amor a lo que usted hace.
  • Disciplina.
  • Mucha voluntad.

¿Qué pensaba Leandro de la fama? ¿Era consciente de lo que llegó a lograr?

Lo primero es que le gustaba. Ese amor que mi padre tenía por lo que hacía y la tranquilidad con la que lo hacía, no había prevención. A medida que las cosas se fueron dando, que fue evolucionando la forma de hacer música, Leandro encontró en ella el modo de vida, de mantener a la familia, no solamente a sus hijos, sino también fue un apoyo para toda la familia porque fue el que sobresalió entre todos.

Mira cómo es la vida, Leandro fue el retoño perdido, pero después la misma vida y Dios lo pone en el sitio que le tocaba. Fue el orgullo de su familia, del folclor vallenato y esta región; le pudo dar posicionamiento a su nombre y fue consciente de que el haber nacido ciego de alguna manera le permitió compenetrarse más con la vida y la naturaleza.

Esa ponderación de cosas que Leandro hizo de la vida, le hicieron ser un hombre fuerte, luchador, la lucha de Leandro fue grandísima y creo que se vio después en el reconocimiento, cuando ya su obra es reconocida.

El trabajo que él había hecho durante mucho tiempo estaba teniendo reconocimiento, sobre todo los intérpretes de la época que grabaron sus canciones. Nosotros cuando muchachos veíamos a tanta gente llegar, nos dábamos cuenta de la importancia de nuestro papá.

Él sabía de su importancia, sin embargo, para él no fue tan trascendental, para Leandro era cotidiano. En cierta etapa de su vida, cuando llegaba alguien solicitándolo, él decía que la puerta siempre estaba abierta, no había citas previas, sino llegaba la gente.

Leandro Díaz: Leandro canta por primera vez 'La Diosa Coronada'

Fue un hombre que vivió la vida tranquilamente. En el pueblo cualquiera podía llegar a la casa para saludar.

¿Cuáles son los sueños que Leandro pudo materializar?

El sueño de él era que su historia, su vida, su legado, sirviera como ejemplo para muchos niños que tuvieron, no la desdicha sino la fortuna, porque eso decía el – los niños que nacieron con una discapacidad como yo, creo que no han tenido una desdicha, han tenido una fortuna, porque para mí fue una fortuna haber nacido ciego -. 

Entonces él quería que ese talante que dejaba con su historia, canciones y entrevistas, sirviera como ejemplo y lo tomaran muchas personas como su propia vida.

Leandro quería tener una gran escuelita que al final no la pudo disfrutar, convertir su obra en patrimonio, eso se logró; casi lo recibe en vida porque por algún tropiezo en el camino de la misma ley no se logró hacer antes y ese reconocimiento llegó dos años después de su muerte, en 2015. Después de eso han venido cantidades de reconocimientos, documentales… Después de su muerte su legado ha estado activo.

Las cosas no se dieron con Leandro estando él en vida. Después de que muere siguieron las propuestas, pero no había una seria porque, en la familia lo pensábamos mucho, que queríamos que la historia de Leandro se contara de manera distinta, no la manera de un artista famoso que construyó canciones y que se contaran muchas cosas que no tenían que ver con su vida.

Queríamos que se contara a un Leandro más humano, al ser humano como tal, el crecimiento del hombre. Alonso Sánchez Baute entendió eso, ese querer y se construyó así, luego cuando llega la primera reunión que se hizo sin pensar que se iba a gestar, que se iba a hacer una gran cosa, con Antonio de Brigard hicimos una reunión donde se planificó. Vamos a darle color a esto de Leandro.

Leandro Díaz compone canción tras su despecho por Magdalena

Cinco años después, Leandro es una realidad y es una bella cosa, un algo de lo que en la familia y la gente que conoció a Leandro, se sienten halagados, sorprendidos con lo que ha sido la serie, con lo que vamos viendo porque es realmente hermosísima, no quisiera uno despegarse de la pantalla, quisiera uno que transmitieran el siguiente capítulo y ha sido maravilloso. Esto pone en el contexto actual la obra de Leandro.

Nos dimos cuenta de que Leandro era mucho más grande de lo que pensábamos.

¿Cuáles son las sensaciones al ver en la pantalla las vivencias y la historia de Leandro Díaz?

Una cosa es cuando la gente escucha una canción, un relato o lee un libro. Se lee el libro y uno va vagando a través de esa lectura imaginándose cómo pudieron ocurrir cosas y hechos. Leer uno Leandro, es una cosa maravillosa que te lleva al paisaje, te lleva a ser actor en ese momento.

Pero cuando tú ya ves recreado lo que estaba plasmado en el libro con los paisajes, personajes y hechos, es algo que impacta aún más. Y esos actores, un elenco maravilloso, capaz de transmitir lo que pudo haber sido lo que pudo haber sido la vida de Leandro de una manera tan real, eso te llega aún más y arranca lágrimas. Ha sido más de uno que nunca pensó que iba a llorar por la vida de Leandro.

Parece que estuviera viendo a Leandro cuando veo a Silvestre, que entre otras cosas nos sorprendió a todos con esa capacidad de asimilar la vida de Leandro, que te lo confieso, era una preocupación que me asaltaba, pero qué va, se ha sobrado con el apoyo del equipo de producción y su coach.

Leandro Díaz logra conocer al Chico Bolaños y recibe otro regalo

Creo que en la vida de Silvestre hay escondido un Leandro que salió a flote, simplemente estaba dormido.

Silvestre, el equipo de producción y todos los actores están haciendo de esta una serie que difícilmente el televidente se va a olvidar de ella. Y sé que vamos a seguir llorando porque cada capítulo he echado mi lagrimita.

Vea aquí todos los capítulos de Leandro Díaz

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.