Opiniónfebrero 14, 2021hace 2 años

Lo que sirve y lo que no | Por: María Fernanda Navia

Para este momento, algunos de los tantos protocolos que se usan por todas partes han perdido su consistencia científica.

Por: María fernanda Navia C.*
@MafeNaviaC en Twitter

¿Ha llegado usted a un establecimiento, banco, restaurante o centro comercial, en donde al entrar le toman la temperatura y el empleado que lo hace, ni se toma el tiempo de hacerlo como corresponde, ni tampoco se fija cual fue el resultado y peor aún, pasa a las siguientes personas, hace el mismo ejercicio nulo y a todos les da exactamente la misma temperatura? Y se pregunta uno en ese instante: ¿eso si sirve para algo? 

Un familiar mío se contagiado de Covid en diciembre, nunca le dio fiebre, solo perdió el olfato y el gusto, pero no presentó ningún otro síntoma, si no hubiera sido un paciente responsable que guarda su cuarentena podría haber entrado a cualquiera de estos establecimientos y ser una posible fuente de contagio. 

Lo que me llevó a preguntarme, dentro de tantos cuidados y protocolos que hemos adoptado en este año de pandemia en Colombia: ¿qué realmente sirve y que no? ¿Será que simplemente algunos de estos cuidados le daban mayor tranquilidad y confianza a nuestra conciencia? 

Para este momento, en desarrollo cronológico de esta historia pandémica, algunos de los tantos protocolos que se usan por todas partes han perdido su consistencia científica. 

Por ejemplo, en el caso de mi familiar infectado no era asintomático del todo, pero si le toman la temperatura antes de saber si quiera que era portador del virus, podía estar esparciéndolo por todas partes sin saberlo, porque fiebre no tenía.

En la gran mayoría de los casos, el personal que toma los registros y cree que aplica correctamente los protocolos; no está bien capacitado, y en muchos de ellos, el termómetro que utilizan puede tampoco ser el más preciso, ni estar bien calibrado. Es decir, la medida de la toma de temperatura no nos asegura nada. 

Otra medida que, además de estar desestimada por el Ministerio de Salud, puede afectar la salud de las personas es el uso de desinfectantes y aspersores sobre la ropa, ya que estos químicos tienen componentes que no han sido creados para utilizar en la gente.

Por lo tanto no debería ser de uso cotidiano, este tipo de prácticas deberían limitarse a llevarse a cabo en lugares que así lo requieran por el alto riesgo de contagio.

El hecho de desinfectar llantas de carros tampoco asegura nada. Y los trajes antifluido funcionan solo para el personal hospitalario que está a cargo de pacientes infectados, pues tiene la capacitación para su uso y manejo. 

Por otra parte, Infectólogos aseguran, que la contaminación del calzado no es una fuente de contagio, pues el virus no sobrevive por muchos minutos en el suelo; por lo tanto, los tapetes para desinfectar zapatos, no son más que una buena práctica que todos deberíamos adoptar para mantener una mayor exigencia en la limpieza, pero tampoco es de gran ayuda para prevenir el virus.

Desinfectar las superficies se hace necesario si existe sospecha de algún caso positivo cercano, mientras que las compras y los domicilios debemos seguirlos desinfectando con mucha disciplina. 

En lo que si debemos seguir insistiendo y tenemos que seguir siendo rigurosos es en las medidas más básicas y que para este momento ya todos conocemos bastante bien; el correcto y constante lavado de manos con agua y jabón, el uso de un tapabocas idóneo, ojalá de material quirúrgico y muy importante, si el tapabocas no es desechable debe mantenerse perfectamente limpio. 

Si debemos reunirnos con otras personas, que sea por periodos cortos, mantener siempre una distancia prudente y no descuidarnos con el uso del tapabocas; además de mantener los espacios muy ventilados. 

No nos confiemos, no importa que tanto conozcamos a la persona ni que tan familiar sea, no sabemos con quien se ha cruzado ni como se ha cuidado ni tampoco si en algún segundo se ha descuidado.

Como siempre me ha dicho mi madre ¨seguro mató a confianza¨, en cuestiones de nuestra salud y la de nuestros seres queridos, es mejor ser más que precavidos.

*Periodista y presentadora

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.