Opiniónfebrero 02, 2024hace un mes

Rehenes y ELN

"El anuncio de suspender los secuestros con fines extorsivos no va acompañado con gestos de buena voluntad, como la liberación de los 30 secuestrados".

José Obdulio Espejo.Foto: Noticias RCN.

Al término del cuarto ciclo de diálogos de paz con el gobierno colombiano, la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional, ELN, anunció con bombos y platillos la suspensión de lo que la organización alzada en armas denomina "retenciones con fines económicos". 

Lo hizo a través de un comunicado leído por su delegación en México a mediados de diciembre de 2023, siendo calificado en aquel entonces por la presidencia de Gustavo Petro como el anuncio más trascendente en el camino para alcanzar la paz total en Colombia. 

Claro está, ligadas a esta declaración que se llevó los grandes titulares de la prensa, el ELN puso dos condiciones: la prórroga del cese de hostilidades y el compromiso del Gobierno colombiano de crear mecanismos que aseguren el financiamiento de sus actividades.

Aquí empieza el enredo de esta madeja, pues nunca se le aclaró al país cuáles de las actividades del ELN requiere ser financiada con los impuestos de los colombianos, al punto que el Gobierno tuvo dudas acerca de si detrás del secuestro del tío de la gobernadora del Chocó, ocurrido el pasado lunes en zona rural de Tadó, estaba el autodenominado 'Frente Calarcá' de esa guerrilla, estructura que delinque en la zona.

Porque resulta muy curioso el hecho de que el Gobierno elevara una solicitud para que la delegación de paz del ELN, que se encuentra reunida en Cuba, respondiera si el grupo guerrillero tuvo algo que ver en este secuestro –según dio a conocer la prensa–y al cabo de unas horas se produjera su milagrosa liberación, argumentando una supuesta presión de las autoridades. ¡Vaya coincidencia!

Una duda razonable si se mira en el espejo retrovisor el historial de similares anuncios elenos. Nunca esta guerrilla ha honrado la palabra empeñada, en especial entrándose de las principales fuentes de financiación para sus actividades criminales y terroristas, es decir, secuestro, extorsión, minería ilegal y tráfico de drogas.

Es tal la desconfianza en la voluntad de paz del ELN, que el mismo Gobierno tuvo que admitir que, durante los seis meses de suspensión de hostilidades en 2023 entre la Fuerza Pública y las estructuras armadas elenas, se registraron por los menos 43 homicidios y 35 secuestros, 12 confinamientos de comunidades,14 hechos de presencia armada, dosacciones terroristas e igual número de hostigamientos, en donde incluso fue asesinado un militar.

Además, este anuncio de suspender los secuestros con fines extorsivos (toma de rehenes al tenor del derecho internacional de los conflictos armados) no va acompañado con gestos de buena voluntad, como la liberación inmediata de los más de 30 secuestrados que están en poder del ELN en estos momentos.

Es aquí donde también resulta bastante cuestionable el rol que están jugando en la mesa de conversaciones los delegados de Brasil, Cuba, Chile, México, Noruega y Venezuela. Se esperaría que los representantes de los países garantes en el proceso, al igual que los funcionarios enviados por las Naciones Unidas, se pronunciaran sobre este grave crimen de guerra y ejercieran una especie de presión diplomática para que el ELN cumpla su palabra.

Al final del día, privar de la libertad a cualquier ciudadano con x o y fin, máxime cuando se dice abrazar banderas políticas e ideológicas, debe ser una línea roja y un imperativo moral que jamás una organización alzada en armas contra el Estado como el ELN debería trasgredir y un inamovible entre las partes a la hora se sentarse en una mesa a dialogar de paz.

por:José Obdulio Espejo Muñoz

José Obdulio Espejo Muñoz

google news
whatsapp channel

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.