Colombianoviembre 18, 2022hace 20 días

La conmovedora historia de un colombiano que sirvió en la guerra de Irak

Juan Alejandro Amaris sufrió un accidente en la guerra y resultó con el 77% de su cuerpo quemado.

Noticias RCN conoció la estremecedora historia de un ciudadano colombiano al servicio del Ejército de Estados Unidos que contó por primera vez lo que vivió en la guerra de Irak.

Su nombre es Juan Alejandro Amaris y tras la guerra el 77% de su cuerpo resultó quemado. Sin embargo, hoy, con mucho esfuerzo y toda la esperanza, rehace su vida. 

Juan confesó que todo inició cuando se graduó de un colegio militar en Colombia y se le presentó la oportunidad de irse al país norteamericano. 

“Al llegar a Miami, Florida, después de año y medio de estar ahí, me presento para ser parte de las fuerzas armadas de Estados Unidos. En el 2001 me enlisto, me voy, me gradúo, hago mi entrenamiento básico. Yo llego a mi unidad en agosto y en septiembre pasa lo de las torres gemelas”, señaló. 

Amaris explicó que en 2003 fue cuando se presentó la guerra contra el terrorismo y los enviaron a Irak para buscar armas. Aseguró que para él todo era “asombroso, como una película, todo oscuro, niños en las calles con banderas, fuego por todo lado”. 

Lea, además: Valientes: trágica historia de la saxofonista que se hizo famosa en Transmilenio

El accidente que cambió su vida

“Era una base que estábamos desalojando y había unos iraquíes, nosotros les proporcionábamos la gasolina para ellos ayudarnos a despejar. Yo tenía que asegurarme de que ellos no robaran porque les poníamos solo un tanque. Cuando yo llegué, estaban metiendo la gasolina en un tanque que tenían como escondido. Yo traté de meter mi cabeza entre las piernas y por eso no se me quemó el rostro, pero mi uniforme estaba prendido en fuego”, agregó. 

Juan indicó que cuando ocurrió el accidente sus compañeros no salían del asombro de verlo a él en ese estado, que a su jefe no le salían ni siquiera las palabras y que, en ese momento, lo único que él pedía era que, en caso de no volver a su casa, le comunicaran a su familia cuanto los amaba. Sobre sus afectaciones físicas, explicó que “perdí la elasticidad de poder mover mis brazos. Mientras estaba en el hospital me cree una infección en los músculos y me los tuvieron que remover porque si no me iban a tener que amputar los brazos”. 

Finalmente, aseguró que con el tiempo ha ido entendiendo el por qué tuvo que vivir este capítulo y que agradece el poder tener la oportunidad de ver a sus hijos crecer. 

La vida es un 10% lo que nos pasa y un 90% cómo reaccionamos a lo que nos pasa.
 

Vea también: Valientes: Felipe Arias cuenta la historia del periodista venezolano que atravesó el país para conseguir trabajo

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.