Opiniónmarzo 27, 2021hace 3 meses

Colombia Libertaria | Por: Michael Sandoval

¿Sabían ustedes que en el índice de facilidad para hacer negocios, Colombia ha retrocedido 33 puestos en los últimos 6 años?

Por: Michael Sandoval*
@Libertariosed en Twitter

La mayoría de la gente quiere lo mismo para sí mismo y para los demás, queremos un país donde la gente no se muera de hambre y que todos tengamos las posibilidades de salir adelante, a menos que usted sea un sociópata que quiere que existan muchos pobres a los cuales prometerles el paraíso en la tierra a cambio de su voto.

Hoy quiero compartir con ustedes dos modelos de país que podríamos construir con los votos en las urnas.

La economía de un país la podríamos representar en dos dimensiones: la dimensión pública y la dimensión privada. Esas dos dimensiones a su vez en cuatro cuadrantes: en los cuadrantes de la dimensión pública podríamos encontrar en el primer grupo a los políticos, burócratas, empresas que licitan con el Estado y los empleados estatales.

También podríamos encontramos en el sector público un segundo grupo que son todos los dependientes de los subsidios que ofrecen los políticos.

En la dimensión dos, encontramos a los empresarios y los empleados.

Entendiendo esto: expliquemos qué pasa cuando la línea se mueve más hacia un lado que al otro.

Digamos que tenemos un país donde hay muchos políticos, burócratas, etc. y también tenemos mucha gente dependiente, veamos qué consecuencias trae una economía así.

Si inicialmente el objetivo era tener gente independiente que se pueda valer por sí misma, pues no se está logrando el propósito. Pero por otro lado tenemos que entender que el sector público no genera riqueza, los que generan la riqueza son los empresarios, esa es su única función, ya que deben estar pendientes de cuáles son las señales del mercado para identificar las oportunidades de negocio y poner en riesgo su capital. Si aciertan brindarán empleo a mucha más gente y pondrán a funcionar la economía y si fracasan asumirán las pérdidas de sus errores.

Adicionalmente, al existir un sector público tan grande lo que ocurre es que las empresas se van porque no es un país favorable para hacer negocios y se quiebran porque los impuestos, las regulaciones y la intervención estatal son tan altos, que hace imposible ejercer la función empresarial. Por ejemplo, ¿sabían ustedes que en el índice de facilidad para hacer negocios Colombia ha retrocedido 33 puestos en los últimos 6 años?

Otra consecuencia de este tipo de países es que al haber menos empresas hay menos productos y servicios, y cuando hay menos productos y servicios, los precios empiezan a subir por la ley de oferta y demanda. Es decir, nuestro dinero puede comprar cada vez menos cosas.

Este es el resultado de votar por políticos que ofrecen muchas cosas y que sueñan con un Estado muy grande.

Ahora miremos el modelo dos, lo he llamado Colombia Libertaria.

Cuando usted en una economía aumenta el cuadrante empresarial, lo que va a pasar es que a usted también le van a disminuir los impuestos, porque ya no va a tener que sostener a tanto empleado público, tanto ministro, tanto funcionario ineficiente.

¿Sabían ustedes que, según el economista de la universidad de Antioquia Luis Guillermo Vélez, Colombia podría evitar la próxima reforma tributaria y ahorrar 21 billones de pesos si elimináramos tanta burocracia inservible?

Además, en este modelo de país, las empresas van a producir más bienes y servicios. Y al existir más bienes, los precios empiezan a decaer por  la misma ley de la que hablábamos antes.

Adicionalmente, las empresas también tendrán que competir por los empleados, porque existirá mucho empleo, aumentado así sus salarios para quedarse con el mejor talento human. Es decir, que en lugar de que la gente viva de subsidios tenga un empleo que le permita aprender a pararse sobre sus propios pies sin depender de los políticos de turno.

Sumado a lo anterior, si se disminuye el tamaño del Estado el dinero disponible para que los políticos puedan robar será menor. Recordemos que, incluso, en la Alcaldía de Claudia López --la adalid de la consulta anticorrupción-- existen escándalos de corrupción como el que ocurrió  el 18 de marzo de este año donde fue capturada por la Fiscalía una funcionaria de la Secretaria de Salud de Bogotá por direccionar contratos por 3.000 millones de pesos. Entendamos que la única solución para acabar con la corrupción es que los políticos no tengan nuestro dinero.

Y ahora aparece la pregunta: ¿y si tenemos muchas empresas quién nos va a garantizar que realmente las empresas no abusen?

En primer lugar, no hay nada más meritocrático que el mercado. Cuando hay muchas empresas que están compitiendo y la intervención estatal brilla por su ausencia, nosotros los consumidores somos los que castigamos y premiamos a las marcas con nuestras decisiones de compra. Eso es más eficiente que cualquier entidad gubernamental. 

Pero, por otro lado, si existiera un cartel como el de los pañales o el de la leche sería combatido por un Estado concentrado y especializado en brindar justicia y seguridad. Es decir, que no es un problema del modelo económico sino un problema de la justicia.

Si en este momento tenemos un Estado encargado de un montón de funciones, donde todas las hacen mal ¿no sería mejor que se encargara de un par solamente y así pudiera tener más resultados?

Colombia necesita 4.992 personas como el señor Juan Raúl Vélez, una persona que genera 4.000 empleos. Si construyéramos un país más fácil para personas como él, eliminaríamos el desempleo en Colombia. La gente no tendría que pedir subsidios, disminuiríamos la corrupción,  además que no hay nada más perverso que la solidaridad a punta de pistola.

Esto va para todos los buenistas que les gusta hacer caridad con plata ajena, si usted quiere ser un mecenas lo felicito, pero háganlo con su plata y no obligando a los demás a ser solidarios a punta de pistola.

Se acercan las elecciones en Colombia y lo que muestra el espectro político son un montón de sociópatas que ofrecen aumentar el tamaño del Estado y eso no nos conviene a usted ni a mí, le conviene a la gente que vive del Estado a costa de los que sí producimos riqueza y en la medida que usted lo entienda y se lo pida al político de su región, los políticos lo ofrecerán porque necesitan de su voto.

¡Colombia necesita más personas que le apuesten a la ruta de una Colombia Libertaria!

 

* Pedagogo en emprendimiento infantil y juvenil

Por: NoticiasRCN.com
Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí