Opiniónseptiembre 10, 2021hace 14 días

¿Dejarle a nuestro planeta unos mejores hijos?

Lo que está en juego es la supervivencia del ser humano y no hemos logrado entenderlo.

“Se nos llena la boca diciendo que tenemos que dejar un mejor planeta a nuestros hijos, pero yo también digo que hay que dejarle unos mejores hijos a nuestro planeta”, fue una frase que le escuché, hace no más de tres años, en una entrevista a José Luis Gallego, quien para mi es uno de los mejores escritores y periodistas ambientales de habla hispana.

Ha pasado menos de un mes desde que la ONU lanzó la mayor alerta en la historia de la humanidad sobre el medio ambiente, previniendo acerca del crecimiento global de la temperatura en 1.5 °C en la década del 2030.

Mucho se ha escrito durante estos días al respecto. Sin embargo, existe la sensación de que, como muchas otras desgracias causadas por el hombre, esta crisis se le está convirtiendo rápidamente al ciudadano del común en paisaje, aquí y en todos los países, esperando que otros la solucionen y eso me aterra.

Son muchas las preocupaciones frente a nuestro futuro y una gran cantidad de temas son más que importantes. 

Es claro que los mensajes de la ética, la lucha contra la pobreza, la solidaridad y la igualdad deben ser parte de nuestro diario quehacer. Es innegable que vivimos en un mundo de mensajes de gran trascendencia, pero es imprescindible también otorgar al cuidado y la conservación del planeta atención especial, porque finalmente sin él, muy posiblemente no existiremos.

Es hora de unirnos para ayudar a generar cambios de hábitos y de conciencia en nuestras casas, en nuestras oficinas, en nuestras familias, en nuestras calles, en fin, en todo lo nuestro, porque esta crisis es nuestra.

Oír y conocer el significado de la reconversión de procesos industriales, del diseño de comunidades sostenibles, de energías alternativas y de reducción de emisiones es importante, pero no podemos olvidar el sentido humano de toda esta problemática.

El asunto del agua es crucial y se nos está acabando. No podemos acostumbrarnos a ver, ya sin asombro, esa gran cantidad de películas que anuncian tragedias naturales, y que son creadas sobre las proyecciones reales que tiene los científicos sobre lo que nos espera. 

Tenemos que comenzar a prestar atención a las noticias que nos avisan de cómo el planeta se calienta y se extingue la biodiversidad.

Ahora que estoy cerca de poner punto final a esta mi primera columna de opinión en este medio, quiero preguntarles, sean padres o no, cuál es el legado que cada uno de ustedes está dejando frente a nuestros recursos naturales a las próximas generaciones.

Por mi parte soy sincero, no hago todo lo que está a mi alcance. Sé que puedo hacer más. Ese es el anhelo con el que escribiré cada página que en el futuro pondré desde aquí a su consideración.

Aprovecharé esta oportunidad que se me da como columnista para ayudar a sensibilizar, desde lo cotidiano a quienes la lean, y tratar de crear conciencia en personas de todas las edades para dejar unos mejores hijos a nuestro planeta.

Con seguridad, si desde el día a día empezamos a dejar de ver como paisaje las problemáticas del plástico de un solo uso, el manejo eficiente de los desechos o el cuidado del agua como un bien superior, estaremos avanzando hacia un cambio comportamental.

*Presidente de Asocolflores y CECODES

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí