Opiniónmayo 15, 2021hace 2 meses

Niños en balaceras | Por: Carolina Fierro

Ya nos acostumbramos a esta clase de situaciones en las que la vida de niños y niñas está en peligro y si se salvan, su futuro está en peligro.

Por: Carolina Fierro*

@CaroFierroVal en Twitter    

Como humanidad ya no nos aterra lo aterrador. Hace dos años nos estremecimos con el video de una maestra de una escuela en México que calmaba a sus pequeños alumnos en medio de una balacera entre narcotráficantes diciéndoles que estuvieran tranquilos, que eran cohetes de pólvora.

Los niños en su imaginación limpia y pura lo pueden creer y hasta transformar la peor de las tragedias en un juego y en una distracción.

La semana pasada pasó lo mismo en Colombia: vemos el video de niños y niñas en una escuela en Toribío, Cauca, haciendo fila contra la pared para resguardarse de la balacera que se producía afuera entre disidencias de las Farc y la Policía.

El video no fue viral ni abrió los titulares de los medios.  Por qué? Porque ya nos acostumbramos como sociedad a esta clase de situaciones en las que la vida de niños y niñas está en peligro y si se salvan, su futuro está en peligro. O cómo creemos que crecerá la niñez de tantos municipios en Colombia para quienes es parte de su normalidad oír balaceras, asesinatos y guerra en lugar de juegos, música y canciones propias de la infancia.

La situación en Cauca, Chocó, en Buenaventura es la creación de un futuro incierto de estas generaciones de niños y niñas que en medio del miedo crecerán con afectaciones sicológicas o tal vez lo normalicen a un punto en que el respeto a la vida se pierda. Sensibilicémonos! Reaccionemos!

En 2019 Save the Children reveló en su informe ‘Alto a la guerra contra la niñez’ que “más de 400.000 niños y niñas menores de 5 años se vieron afectados por hechos relacionados con el conflicto armado como el desplazamiento, actos terroristas, reclutamiento forzado, entre otros”.

Según este mismo informe, la mayor preocupación sale a flote con una cifra que revela las falencias de un Estado y una sociedad que, como garantes de los derechos de los niños, no vela por su seguridad de manera adecuada pues 2.271 menores fueron asesinados en medio de la guerra.

Una noticia como la de la escuela en Cauca debería ser suficiente para tomar medidas, decisiones y reaccionar como sociedad para protegerlos, rodearlos y exigir que por ningún motivo y en ninguna circunstancia nuestros niños y niñas se vieran involucrados en ningún tipo de violencia. Creo que aún estamos a tiempo de reaccionar!  

*Politóloga

Por: NoticiasRCN.com
Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí