Colombia expropió las incoherencias

Parece que ahora sí empezó una ola sensata del cambio de una sociedad que estaba dormida entre tantas estrategias propias del delirio colectivo y las redes.


Andrés Hoyos
octubre 31 de 2023
06:00 a. m.
Unirse al canal de Whatsapp de Noticias RCN

Con la reciente campaña política, “Colombia: una nación a pesar de sí misma”, como nos bautiza el historiador americano David Bushnell, ha llegado a los círculos dantescos más bajos de la violación de las líneas éticas más vergonzosas y descaradas que hayamos visto en toda nuestra historia. Suplantación de candidatos con inteligencia artificial, satanización permanente a la prensa y a los contrarios, puestas en escena mal hechas para generar likes, ataques personales, denuncias de recursos públicos al servicio de las campañas, rencor; sobre todo eso, mucho rencor y un tremendo populismo con promesas incumplibles, son el legado de una corriente “histórica” que hoy, al igual que en los 90s, gran parte del país escoge borrarlos de nuestra memoria para no volver a repetir estos vergonzosos e innecesarios excesos.

Lo que pasó en Medellín y que pretendían lanzar a futuro como una opción presidencial, pasó de ser la administración más cuestionada de la historia de la ciudad, a la campaña que más haya generado rechazo alguno en los antioqueños y en el país. Medellín, una ciudad acostumbrada al renacer orgulloso y vertiginoso, sin importar quién la gobernara, luego de la década de los 90s vio cómo su solidaridad, camaradería, buenas costumbres y aplomo, se vieron empañadas por las hormonas desmedidas de un gobernante que se dedicó a dividir a la ciudad con 3 fantasías delirantes que puso a sonar con papayeras y saltimbanquis en las puertas de la alpujarra.   

En su propia vergüenza yacen hoy los restos de esa “nueva” vieja política a la que el país expropió categóricamente de todos sus focos, y a pesar que se mantienen algunos aspavientos incendiarios en las formas más primarias, la gente entendió que las dinámicas electorales necesitan urgentemente volver a recuperar la decencia, la verdad y la integridad para aspirar a los cargos, para mantenerse en ellos, y para entregarlos sin renunciar a los mismos.

La decencia, la verdad y las buenas costumbres, ni siquiera deberían ser temas para sugerir en una columna de opinión, pero ya hemos visto en Colombia las incoherencias más deplorables que hablan de no aliarse con personas cuestionadas mientras acogen a Julián Bedoya; que castigan la compra de votos mientras hacen intercambios con el hombre Marlboro, o elaboran pactos de la picota para negociar elecciones; que critican las masacres mientras el país sufre otras muy lamentables, que se quejan de los gastos excesivos mientras gastan a todo dar en interminables viajes que nos pondrán a hablar lenguas africanas; en fin, todo disfrazado de los más infantiles eufemismos con el moño de una reconciliación social que definitivamente no les interesa.

La realidad es que hoy, y como resultado del plebiscito que querían, ciudades principales como Barranquilla, Bogotá, Medellín y Cali, le dijeron a esas formas políticas que tanto sus reformas como sus formas no están avaladas por la mayoría de un país que lo único que pretende es transparencia, decencia, seguridad y control sobre el futuro de las dinámicas públicas tan desprestigiadas históricamente en Colombia. 

Parece que ahora sí empezó una ola sensata del cambio de una sociedad que estaba dormida entre tantas estrategias propias del delirio colectivo y las redes, que definitivamente no dejan huella alguna en las elecciones reales. ¡que gran despertar!

Unirse al canal de Whatsapp de Noticias RCN Google News Síguenos en Google News

Otras Noticias

Ministerio de Educación

Sabemos que es un momento de mucha preocupación: ministra de Educación sobre modelo de salud del magisterio

Aurora Vergara aseguró que se encuentran trabajando en conjunto con la Fiduprevisora para adelantar la contratación de EPS.

Enfermedades

¿A qué edad somos más felices? Análisis de la felicidad a los 20 y 60 años, según expertos

La felicidad es un concepto complejo y subjetivo que varía a lo largo de la vida.


Biden se opone a un "reconocimiento unilateral" del Estado palestino

Confirmación sobre el reingreso de Nataly Umaña a la Casa de los Famosos: fecha y tiempo de permanencia

¡Son nuestros! Daniel Felipe Martínez le agradeció a Nairo por enorme detalle en carrera