Opiniónenero 11, 2023hace 19 días

Dos ventanas que miran hacia la misma Medellín

Todas las mañanas al mirar por la ventana, evidenciamos cómo Medellín se despierta temprano, con vigor, con energía, y la enorme berraquera que nos caracteriza.

Dos ventanas que miran hacia la misma MedellínFoto: Noticias RCN

Todas las mañanas al mirar por la ventana, evidenciamos cómo Medellín se despierta temprano, con vigor, con energía, y la enorme berraquera que nos caracteriza. Es parte de nuestra identidad, somos echados pa´lante. Nuestra capacidad productiva es reconocida, inclusive fuera del país: sin embargo, hay algo que no nos debería dejar dormir en paz. Pese a tanta pujanza y riqueza, en el área metropolitana de Medellín, más de 1 millón de personas aún viven en la pobreza, y de esas casi 200 mil en pobreza extrema, es decir, viven con menos de 1 dólar al día. 

He tenido la bendición de ver a Medellín a partir de dos ventanas totalmente distintas: la de mi infancia, en el Playón, Comuna 2, uno de los barrios más pobres, que llegó a ser uno de los más violentos del mundo. Allí nací y viví hasta mis veinte años; y la de El Poblado, Comuna 14, uno de los barrios más ricos de Colombia, a donde voy llegando ahora.

De mi Playón de las y los comuneros, nunca me he ido. Allí están mi hogar, mi familia y mis amigas. Así como ellas, yo sentí en carne propia las condiciones de un entorno que casi nos roba los sueños. Las dificultades, la violencia, la escasez de recursos para la alimentación y vestido. Lo que me cambió la vida fue la bendición de haber sido becada para estudiar en la UdeA para ser enfermera. Hasta hace poco, a casi todas las jóvenes de barrios populares como yo, se les había negado el derecho a estudiar, a mí la UdeA y EPM me abrieron las puertas de la academia, y con eso, una ventana hacia un nuevo mundo más allá del Playón.

Pero ahora, aún cuando la reactivación económica ha sido exitosa en la post pandemia, resultado del excelente manejo del covid-19 en la ciudad, hay una amplia porción de ella que no sentirá sus efectos. Debemos, a toda costa, hacer que la vida mejore para todas y todos. Y para eso estamos llamados a trabajar con todos los sectores de la sociedad. Debemos trabajar incansablemente para lograr incluir a ese millón de hombres y mujeres en un sólido proceso de superación de las brechas que les impide salir de la pobreza. 

La capital antioqueña es referencia mundial como ciudad resiliente, es reconocida como un importante centro de innovación para América Latina. Desde hace menos de una década también se ha transformado en la capital mundial del género urbano, permitiendo a jóvenes de las comunas vivir de su arte y aumentar el flujo de turistas en la ciudad. 

Medellín avanza a pasos agigantados, es hoy el primer Distrito de Ciencia, Tecnología e Innovación de Colombia. Gracias a la visión del Alcalde Daniel Quintero, la ciudad da un paso fundamental que permitirá vivir del único recurso inextinguible, el ingenio humano. Y creo que ahí llegamos a un consenso, indistinto de diferencias políticas: la creatividad y capacidad paisa de reinventarse son infinitas. O sea, nuestras mentes y nuestra idiosincrasia instalan en Medellín un potencial de desarrollo económico y social, sostenible, como pocas ciudades la tienen en el mundo. Es como si estuviéramos viviendo sobre en una mina de oro. Solo que esta vez, es inagotable.

Pero esa riqueza debe ser explotada para el beneficio de todas y todos. Para eso es necesario avanzar de forma perseverante en ampliar el acceso a la educación gratuita y de calidad, así como mejorar las condiciones para que nuestro poderosísimo empresariado sea cada vez más competitivo internacionalmente. 

Esa nueva visión de una ciudad inclusiva y sostenible sólo fue posible, porque por primera vez fuimos las y los mismos jóvenes de las comunas más pobres, que pudimos estudiar en universidades públicas, quienes diseñamos e implementamos un premiado plan de desarrollo. En realidad fue mucho más que un plan, fue un cambio de paradigma que permitió el nacimiento de una nueva Medellín donde cabemos todas y todos. En nuestras diferencias, pero dentro de un mismo espacio, dentro de nuestra misma ciudad, pese a que cada uno la mire desde su ventana.

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.