Opiniónabril 06, 2022hace 4 meses

La prensa será libre o no será

Los grandes medios y los medios tradicionales le pertenecen en buena parte del mundo a los grandes conglomerados empresariales

Santiago AngelSantiago Angel /Foto: Noticias RCN

No es un hecho nuevo ni una gran revelación que los grandes medios y los medios tradicionales le pertenecen en buena parte del mundo a los grandes conglomerados empresariales.

Le puede interesar: Las propuestas de Petro, un golpe a la clase media.

Eso atiende a dos razones fundamentales. Una es la necesidad de influencia sobre la vida en la sociedad y la otra es que los costos de la operación de un medio masivo son altísimos, por lo que los únicos que están en capacidad de sostener el funcionamiento, pagar salarios y garantizar las emisiones y la impresión, son los grandes empresarios; los grandes ricos.

Así, por ejemplo, inició su camino recientemente el Washington Post que fue comprado por uno de los hombres más ricos del mundo; el empresario Jeff Bezos, por unos 250 millones de dólares. Cuando la familia Graham decidió venderlo, Donald Graham, entonces CEO del Post, dio las siguientes declaraciones en el periódico. "Queríamos hacer algo más que sobrevivir. No quiero decir que esto vaya a asegurar el éxito, pero nos da muchas más posibilidades de obtenerlo”.

Los medios necesitan mucho dinero de base para operar y las ganancias son pocas o a veces no son. Contrario a lo que piensan muchos, es difícil, más que difícil, que un medio de comunicación arroje utilidades y haga ricos a sus dueños o accionistas.

En Colombia la historia es particular. La prensa ha tenido tradicionalmente un invaluable papel en la construcción de la democracia y el periodismo ha sido de muy alta calidad. Mucho más competitivo que en otras regiones. Aquí Sufrieron los ataques y las bombas del narcotráfico y también la censura y los cierres en los gobiernos totalitarios, como los de Laureano Gómez o Gustavo Rojas, que en el siglo pasado no respetaron siempre la libertad de prensa, o solo la respetaban para la prensa partidista de entonces.

Aún con el papel de los grandes empresarios como dueños de los principales medios de comunicación, los periodistas hemos tenido el poder de la independencia y de la influencia en la vida nacional. Un par de ejemplos modernos deberían ser suficientes para zanjar los argumentos de quienes pretenden acabar con la legitimidad de la prensa, en un país que la necesita más que nunca.

Yolanda Ruiz y Juan Gossaín, dos de los periodistas radiales más respetados de la historia de la radio colombiana, fueron directores de RCN Radio, propiedad de la familia Ardila, dueña también de esta compañía en la que se publica esta columna; Ricardo Calderón ha tenido al país en vilo todos los domingos desde un medio que es de propiedad de la familia Santo Domingo con durísimas investigaciones contra poder; La Unidad Investigativa que dirige Martha Soto en El Tiempo, de la familia Sarmiento, publica todas las semanas historias que dejan siempre al establecimiento ansioso; y, por su puesto, El Espectador, también de los  Santo Domingo, ha incrementado en los últimos años un enfoque progresista en sus publicaciones manteniendo a columnistas de derecha, pero descubriendo grandes hechos relevantes para el debate público con una mirada editorial liberal hacia la izquierda.

Esos son los medios de los grandes conglomerados con movimientos recientes y con nuevos escenarios que definen la agenda, como los de la Revista Semana. Los periodistas han hecho un trabajo muy importante en todos los medios tradicionales durante las décadas difíciles de violencia y muerte en nuestro país. En todos los medios hay profesionales rigurosos que hacen un trabajo honesto y que contribuyen a sostener el sistema democrático, al que le hace falta mucho por corregir, pero que permite aún la libertad. Y cada vez más hay nuevos medios que compiten con rigor y permiten más acercamientos a la verdad.

Los candidatos que en sus formas se presumen amenazantes de la libertad de prensa y la libertad de expresión lo hacen también dejando alertas preocupantes sobre conductas intolerantes que podrían dirigirnos a la persecución, la censura y la violencia contra la prensa y los periodistas. La discusión sobre líneas editoriales es otra y está superada en el mundo. Los medios tienen derecho a defender convicciones. Algunos eligen ser un poco más institucionales y otros más anti poder. Ambos enfoques son necesarios desde que la verdad y la rigurosidad se cuide como el santo grial. No es cierto que los medios tradicionales no hayan sido independientes aún bajo la propiedad de los grandes ricos en Colombia. Y por ese carácter de generaciones enteras de periodistas no será fácil reducirnos.

Candidato Gustavo Petro, si usted es un demócrata, ya es hora de que empiece a demostrarlo. Hasta ahora su mensaje sobre los medios conduce al totalitarismo. Pero si usted elige no serlo y gana, aún en ese escenario con el poder de un gobierno bajo su control, no dude de que estaremos en pie para hacer nuestro trabajo igual que siempre.

 

@santiagoangelp

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.