Opiniónmayo 28, 2022hace un mes

Psicología política-1: Colombia, no futuro

Hay un enorme problema social y psicológico en nuestro país, 8 de 10 adultos ¡terminaron su colegio sin saber hacer laboralmente NADA!

Por: Miguel de Zubiría*

@migueldezubiria en Twitter

Como ya es costumbre en mi vídeo columna, comienzo con una sencilla evaluación. Tu nivel máximo alcanzado de educación es:

A.____ Bachiller o menos

B.____ Técnico o tecnólogo

C.____ Profesional

Esta respuesta decide tus ingresos económicos, el tipo de trabajo que puedes alcanzar y tu auto valoración. Estos tres aspectos te asignan a una de tres castas sociales A. B. C. Las denomino “casta” por ser similares a las vigentes en la India, prácticamente inmodificables hasta finalizar la vida y deciden cuestiones muy importantes para cada uno y para los demás.

Problema socio psicológico Colombia: no futuro

Hay un enorme problema social y psicológico en nuestro país y es que 8 de cada 10 adultos ¡concluyeron su colegio sin saber hacer laboralmente NADA! Y la palabra es precisa: nada.

Una de las grandes tragedias de nuestro sistema educativo es que todo se piensa y adquiere sentido en la universidad. Pero como ni siquiera dos de diez jóvenes logra su título universitario, para la inmensa mayoría carece de sentido.

Aunque pasan miles de horas en su colegio, nunca les enseñaron a sembrar yuca, a reparar paraguas, o circuitos eléctricos, ni a atender un cliente. Es decir, nada práctico con sentido laboral. Con este pobre ejemplo ilustro que los bachilleres no aprenden nada de la esfera del trabajo, pues la totalidad de sus horas escolares se destinan a matemáticas, ciencias, sociales y las demás materias y áreas curriculares académicas, preparatorias para ingresar a la universidad.

¿Y quienes no ingresan o concluyen su carrera universitaria? ¡Acaban su escolaridad sin saber hacer laboralmente NADA! Un número enorme de aproximadamente 16 millones, condenados por su crasa ignorancia laboral a la informalidad. La denominamos Casta A. No futuro. Y lo es en un estricto triple sentido.

Económico pues los ingresos de ocho de cada diez, según el DANE, serán inferiores a 1,5 salarios mínimos. En verdad, mínimo para vivienda, salud, alimentación vestuario, transporte y todos los demás gastos hoy casi imprescindibles. Y de por vida.

Social por cuanto ese pobre ingreso salarial los condena a pertenecer a los estratos menores, de cero hasta máximo tres; vetados para pensar en el cuatro y mucho menos en los estratos altos.

Psicológico, pues en el mejor caso este joven adulto con educación incompleta puede aspirar a ser empleado bajo, en el umbral de la informalidad. Por ende, a un quehacer de todos los días rutinario, monótono, sin estatus ni reconocimiento social. Por ejemplo, celador, chofer, mensajero y muchos más.

Me temo muy asociado con psicologías subyacentes como la apatía, por supuesto la auto devaluación, diversas infelicidades, soledad, fragilidad y la limitada alegría de vivir.

La psicología política muestra que tras estas súper graves consecuencias para la vida de millones de colombianos hay un terrible “olvido”. El MEN ha olvidado que quienes alcanzan secundaria y media son un porcentaje elevadísimo de la población. De los pocos que intentan ingresar a una universidad la mitad no lo logra, pues su preparación intelectual y sus destrezas de lectura y razonamiento básicos le impiden superar el examen de ingreso. Un nuevo gran fracaso. Y de los pocos que ingresan también la mitad desiste durante el recorrido universitario.

Así es un exabrupto que los currículos del Ministerio apunten todos sus contenidos hacia la universidad, vetada para la inmensa mayoría. Vetados no por razones económicas, fácilmente resolubles, sino por otras razones más resistentes a mejorar. Entre ellas, la poca comprensión oral o lecto escrita, las dificultades de razonamiento abstracto; cuando no la gran desmotivación producida por fracasaos sucesivos; o la situación motivacional de miles de estudiantes que simplemente no le encuentran sentido a estudiar, a prestarle atención a la fila de profesores que cada día recorren su clase mientras hablan de temas distantes y desconectados de su existencia.

Es cruel que sus colegios no les enseñaron a 8 de cada 10 adultos ¡a hacer NADA laboral! Aunque la mayoría no

alcanzara la universidad. Siempre se supo. No solo con consecuencias demasiado graves para cada joven en economía, trabajo y psicología. Y también por supuesto para el país en su conjunto, lo veremos en el próximo artículo de psicología política.

¿Tiene futuro un país, el nuestro, donde 8 de cada 10 adultos ¡concluyeron su colegio sin saber hacer laboralmente NADA?

 

*Creador de Pedagogía conceptual y de Psicología afectiva. Premio Nacional de Psicología 2021.

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.