Opiniónmayo 16, 2021hace 5 meses

Suelos saludables, vida posible | Por: Olga Lucía López

Bajo nuestros pies se encuentra la cuarta parte de la biodiversidad del planeta, de la cual solo conocemos el 1 por ciento.

Por: Olga Lucía López*
 @OlgaLLopezM en Twitter

El 95 por ciento de los alimentos que consumimos provienen del suelo, ya sea directamente por los cultivos o, indirectamente, por los animales a los que nutren.

Bajo nuestros pies se encuentra la cuarta parte de la biodiversidad del planeta, de la cual solo conocemos el 1 por ciento, pero mantiene el equilibrio de la vida; además, los suelos son clave para proporcionar agua limpia y ayudan a mitigar los impactos del cambio climático, por eso su cuidado es vital para la sostenibilidad del planeta.

Este recurso, que es la primera capa de la corteza terrestre, no es renovable y por eso, hace una semana (5 de diciembre) se conmemoró el Día Mundial del Suelo, una oportunidad para reflexionar y evaluar cómo se está gestionando y la importancia de su cuidado para la supervivencia de la humanidad, pues no solo tiene impacto en la seguridad alimentaria, sino en una nutrición adecuada, la reducción de la pobreza, la disminución de las migraciones forzadas, etc.

Colombia es un país con una gran diversidad de suelos: en sus 114 millones de hectáreas tiene ocho clases, la mayoría con vocación forestal; otras de conservación; otro gran porcentaje está relacionado con las cuencas hidrográficas, y solo de 15 a 20 millones de hectáreas son fértiles para la producción agrícola. Sin embargo, uno de los principales problemas del país son las diferencias que se presentan entre el uso efectivo que le estamos dando a este recurso y el que debería tener.

De acuerdo con los análisis de conflictos, una tercera parte de los suelos del país está sobreutilizada, es decir, tiene una sobrecarga agrícola, ganadera o minera que ha degradado la calidad de este recurso en varios departamentos, trayendo como consecuencia problemas que van desde la degradación hasta la erosión.

Paradójicamente, también hay un 30 por ciento de la tierra que está siendo subutilizada, por ejemplo, hay grandes zonas con ganadería extensiva que pueden tener una mayor producción agrícola y no están siendo utilizadas adecuadamente.

¿Qué hacer para optimizar el uso de este recurso? Hay muchas acciones que podemos emprender, incluso desde nuestro hogar, por ejemplo, empezando a cultivar; pero desde una perspectiva más general, la información es vital para tomar decisiones y un paso sencillo en ese sentido son los análisis de suelos.

Por eso, desde el IGAC firmamos un convenio para que los ciudadanos en cualquier parte del país puedan enviar sus muestras de suelos al laboratorio de la entidad a través de la red de oficinas de 4-72. Por ahora, se puede solicitar el paquete analítico Q-01, que es una caracterización química básica que permite determinar los nutrientes presentes en el suelo y la disponibilidad de estos para las plantas, y adicionalmente se entrega una recomendación de fertilización para el cultivo de interés para el usuario.

Que esta sea una oportunidad para recordar que sin suelo no hay vida, y por eso debemos tomar conciencia del daño que cualquier actividad humana puede tener sobre él, pero también de las oportunidades para lograr un desarrollo sostenible.

*Directora General del IGAC

Por: NoticiasRCN.com
Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí