Saludfebrero 04, 2021hace 6 meses

La importancia del ejercicio físico en pacientes con cáncer

El ejercicio está considerado como la poli píldora que sirve como mecanismo de prevención, tratamiento y recuperación de más de 10 tipos de cáncer.

Foto: Archivo Particular La importancia del ejercicio físico en pacientes con cáncer

Los principales tipos de cáncer diagnosticados con mayor frecuencia en los hombres son el cáncer de próstata (21,7 %), cáncer de pulmón (9,5 %), y colorrectal (8,0 %). En las mujeres, los cánceres más frecuentes son el cáncer de mama (25,2 %), cáncer de pulmón (8,5 %), y colorrectal (8,2 %).  

Le puede interesar: ¿Avanzó o retrocedió Colombia en diagnósticos de cáncer en 2020?

Por lo tanto, la aparición de esta enfermedad puede retrasarse o reducirse con estrategias basadas en prevención, detección temprana e implementación de hábitos saludables de vida. Por ejemplo, en personas que son activas físicamente el riesgo relativo de cáncer disminuye entre 10 % y 20 % comparado con las personas sedentarias.  

Lea además: Cinco mitos y verdades sobre el cáncer de próstata

Cuando la persona padece cualquier tipo de cáncer es fundamental la práctica de actividad física durante el tratamiento de radioterapia, quimioterapia o inmunoterapia pues le ayuda a mejorar la fuerza muscular, tener una mejor función cardiovascular y elevar su autoestima. 

Es importante mencionar que el ejercicio debe ser prescrito por un profesional de la salud que evalúe integralmente al paciente en cuanto a su condición física, emocional y mental.

El acompañamiento es vital para que el paciente logre sacarle el mayor provecho al entrenamiento y se sienta motivado en cada sesión y no lo vea como una carga o un sacrificio. 

Vea también: Día Mundial Contra el Cáncer: los diagnósticos se han reducido debido a la pandemia

Alejandro Sarmiento, médico del deporte y líder científico de Bodytech, dice que “el ejercicio no solo tiene efectos en la condición física de la persona sino en su relación con el entorno, en la percepción que puede llegar a tener de su enfermedad, viéndola como un reto a superar”. 

El experto asegura que el ejercicio actúa en las fibras musculares, en los diferentes sistemas del cuerpo, mejorando su función, pero también aumenta la conexión entre la mente y las emociones de las personas, haciendo que reflexionen sobre su propósito en la vida, disminuyendo los niveles de estrés asociados con la enfermedad y elevando su actitud positiva ante la vida. 

En contexto: El cáncer, una enfermedad más allá de la pandemia

El entrenamiento debe componerse de ejercicio cardiovascular de leve a moderada intensidad que sume idealmente 150 minutos semanales y trabajo de fortalecimiento dos veces a la semana con bajas cargas y con énfasis en grupos musculares grandes.

Es ideal que las personas trabajen con su propio peso corporal, bandas elásticas, elementos funcionales y con pesas de acuerdo con su condición física. 

Consulte más: "Ve a tiempo, que el covid no te detenga": campaña contra el cáncer de mama

Por: NoticiasRCN.com
Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí