Colombiaabril 13, 2022hace 4 meses

Dorina, ‘la aguja de oro’ que combina la confección con el arte de la cultura ancestral

Su inspiración en la confección la inició cuando apenas era una adolescente y, 53 años después, es conocida como la ‘dama de hierro’.

En el pueblo le dicen ‘la aguja de oro’ y en toda la zona ribereña del río Magdalena la conocen como la inagotable ‘dama de hierro’, tal vez porque lleva más de medio siglo en la confección de todo tipo de prendas de vestir, o porque a sus 67 años no ha sabido qué es una enfermedad.

Más mujeres que inspiran: María Eugenia, una docente que dejó su profesión para cumplir su sueño en el campo

Yo, hago de todo, yo soy todera, porque yo he hecho tres cursos en el Sena, Modistería, Sastrería y Confecciones de Ropa Interior, pero me dedico más a lo que es ropa de mujer, vestuarios, me gusta porque me gusta la cultura, asegura Dorina Pacheco, quien lleva 53 años forjando cultura en el arte de la confección.

Dorina Pacheco es de esas mujeres que no se intimidan ante el reto diario de hacer las cosas bien, sus jornadas comienzan a las 5:00 de la mañana y, muchas veces, se extienden hasta las 9:00 de la noche, tiempo en el que se concentra en su máquina de coser y en mostrar sus dotes de bailarina en cumbia y tambora.

Su inspiración en la confección la inició cuando apenas era una adolescente y, 53 años después, combina su reconocida labor con el arte de la cultura ancestral, que no declina en su natal Bodega Central, población del sur de Bolívar, donde la Unión Europea reconoce su loable tarea de rescatar las tradiciones formativas en niños y adultos.

Otras historias: La admirable labor de la fundación Chandé de Gamarra que preserva tradiciones ancestrales

Ella confecciona vestuarios de tamboras, de garabatos, de mapalé, de puya y de cumbia, entonces por eso la bautizamos con el nombre de ‘la aguja de oro’, cuenta Hugo Pacheco, gestor cultural de Bodega Central.

El empeño y dedicación en no dejar atrás lo que para Dorina es la identidad cultural de su corregimiento, de más de 200 años de historia, es mostrar con orgullo el triunfo que han tenido algunos integrantes del grupo folclórico Suan del Río en los carnavales de Barranquilla y en varias regiones de Italia. 
 
Hoy, Bodega Central es la única población del sur de Bolívar que deja en alto su potencial cultural en una tradición que, con el pasar de los años, no pierde su identidad gracias a mujeres como Dorina Pacheco, que preservan el legado de sus antepasados.

Vea también: Luego de un trastorno alimenticio, Ibon Palacio encontró en el fisicoculturismo un estilo de vida

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.