Opiniónseptiembre 11, 2021hace 13 días

El desequilibrio de Díaz y la mejoría de la selección Colombia, generan esperanza, rumbo a Catar

Cinco puntos de nueve posibles frente a Bolivia, Paraguay y Chile se perciben como una cosecha exigua.

@octamorago en Twitter*

Desde lo numérico los cinco puntos obtenidos de nueve posibles, frente a Bolivia, Paraguay y Chile se perciben como una exigua cosecha. 

A los rivales frágiles hay que doblegarlos, por ello hay que admitir que se escaparon dos puntos en La Paz y dos en Asunción. Sin embargo, la victoria frente a Chile, alternando pasajes deslumbrantes con instantes de ingenuidad y desconcierto, genera esperanza para el calendario futuro, porque fue evidente la mejoría en el funcionamiento colectivo. 

El técnico Reinaldo Rueda, usualmente conservador, esta vez obligado por la urgencia de un triunfo fue más osado en el diseño de la formación titular, con dos laterales fuertes en la proyección como como Cuadrado y Yairo Moreno, un volante creativo, Juan Fernando Quintero, dos delanteros con movilidad y aplicación táctica, Borja y Borré.

Esa actitud ofensiva se sustentó en la inspirada actuación de Luis Díaz, quien es sinónimo de desequilibrio por la banda izquierda. Las eficientes respuestas individuales, sumadas al planteamiento ofensivo, dieron como resultado un solvente equipo que sometió a Chile. En suma, hay nómina, hay equipo, seguridad defensiva, talento creativo y mejora en el poder de definición, ingredientes suficientes para soñar con un tiquete al Mundial de Catar.

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí