Los tres discursos adoctrinadores de Fecode | Por: Michael Sandoval

La única manera en que la humanidad ha salido de la pobreza ha sido a través del capitalismo, el ahorro y el trabajo duro.

28 Nov 2020 6:00Por: Noticiasrcn.com

Por: Michael Sandoval*
@Libertariosed en Twitter

Esta semana el partido de gobierno expidió un comunicado en el que señala que algunos integrantes de la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación han utilizado la educación pública para "hacer adoctrinamiento político en los niños y adolescentes"

Pero ¿qué es eso de adoctrinar?

Ningún discurso --ni siquiera el educativo-- es axiológicamente neutro. Todos, de algún modo orientan la acción. ¿Acaso la labor pedagógica es una forma sutil de adoctrinamiento en el aula?

La diferencia entre un adoctrinador y un educador es que mientras al adoctrinador solo le interesa que los estudiantes incorporen la ideología “correcta” y no desea que estén abiertos a otros contenidos posibles, el educador --por su parte-- quiere que piensen por sí mismos y que se abran a todos los contenidos para que puedan elegir.

Claramente los maestros colombianos tienen un sesgo ideológico y con este artículo lo vamos a develar, ya que nunca nos dieron las otras versiones sobre algunos fenómenos sociales.

En esta columna le quiero contar los tres discursos adoctrinadores más frecuentes que usan algunos maestros de Fecode:

1. Todo es culpa del neoliberalismo

El neoliberalismo no existe, no existe una corriente económica denominada neoliberalismo, no existe un solo autor que se autodenomine como neoliberal, es un término que se usa para describir todo aquello que no se entiende en economía. O, por favor, pregúntele a un maestro de Fecode que le cite algún autor que se autodenomine como neoliberal.

La primera persona que acuñó el término se llamaba Alexander Rüstow, para describir lo que hoy en día entendemos como una social democracia, era un exsocialista que se dio cuenta del fracaso de la Unión Soviética y tampoco estaba de acuerdo con el capitalismo.

2. El problema es la desigualdad

La desigualdad lo único que genera es envidia y de envidia no se muere nadie. El verdadero problema es la pobreza, porque la pobreza da hambre y de hambre sí se muere la gente. Y la única manera en que la humanidad ha salido de la pobreza ha sido a través del capitalismo, el ahorro y el trabajo duro.

Hasta antes de la aparición del capitalismo, el 90 por ciento de la población mundial vivían en estado de pobreza. La condición de pobreza ha estado presente en la mayoría de la historia de nuestra especie, tanto así que nuestros antepasados sobrevivían comiéndose los tuétanos de los huesos de los animales.

Después de la llegada del capitalismo, la pobreza mundial llegó a un 15 por ciento. Así que el problema nunca será la desigualdad, pero eso nunca se lo va a decir un maestro de Fecode.

3. Los capitalistas son malos y explotan a los trabajadores

Esta idea es el error teórico con el cual se han asesinado a más de 100 millones de personas en el mundo y con el cual se sustentaron todas las atrocidades de los grupos terroristas colombianos.

Esta idea fue fundamentada en la teoría marxista del valor - trabajo que planteaba que el valor de un bien se encuentra en el trabajo. Y si es el obrero el que trabaja y no el capitalista, entonces las ganancias de ese producto deberían ser para el trabajador y no para el capitalista.

El error se encuentra en que el valor de algo no depende de las horas que le dediques ni del trabajo depositado sino del valor que le atribuyen los demás a ese bien. Y es por eso que un youtuber puede ganar más que un doctor.

Esa realidad puede que a las personas no les guste, pero refuta completamente la teoría del valor-trabajo y esto fue lo que sucedió hace 200 años con la revolución marginalista.

Refutaron de manera contundente estas ideas, pero en las facultades de educación aún no se enteran y las siguen difundiendo como credo a su ideología de resentidos sociales. Creer en la teoría del valor- trabajo es el equivalente a creer que la tierra es plana.

Estas son solo algunas de las mentiras y errores conceptuales que se promulgan en las escuelas.  Entre otras, las más comunes son:

  • Creer que debería existir un salario mínimo.
  • Creer que la salud, la educación y la vivienda son derechos.
  • El sistema económico colombiano es capitalista.
  • Que a los trabajadores los explotan.

Podría seguir con muchos ejemplos de cómo opera el sistema de adoctrinamiento que se ofrece en las escuelas y que los maestros promueven como verdades absolutas e inamovibles.

Estas ideas fueron instaladas en las facultades de educación. Por lo tanto, no hay que solo pensar en quitarle el monopolio de la educación básica y media a Fecode sino también quitarles el monopolio a las universidades públicas.   

Señores de Fecode, hasta que no muestren el otro lado de la biblioteca seguirán teniendo la etiqueta de adoctrinadores. Si usted escucha algún discurso parecido, de inmediato pare al profesor y coloque la denuncia ante la Secretaría de Educación y las directivas del colegio.

* Pedagogo en emprendimiento infantil y juvenil

 

NoticiasRCN.com

Te puede interesar