Deportesfebrero 11, 2024hace 21 días

Rigoberto Urán: así ha pedaleado la vida el 'Toro de Urrao'

Hablamos con el 'Toro de Urrao', Rigoberto Urán, quien dejó ver otra faceta suya en Noticias RCN, una más profunda y emotiva.

Rigoberto Urán, a punta de sudor y esfuerzo pedaleando, se convirtió en uno de los deportistas más reconocidos de los últimos años en Colombia y el mundo, pero recientemente logró meterse cada vez más en el corazón de los colombianos, más aún con la producción que cuenta los detalles de su vida, en la que conocimos a su familia, amigos y las incontables veces en las que tuvo que levantarse para seguir siendo el ‘Toro de Urrao’.

Andrea Guerrero y Mario Sabato hablaron con Rigo, como lo conoce el país cariñosamente, y ver una etapa del ciclista de la que poco había hablado.

Rigo, acabas de cumplir años, ¿es un momento especial en tu vida?

“Yo digo que para mí todo momento es especial desde que haya salud y felicidad. Si uno está bien, saludable y hay felicidad, eso creo que es muy importante; lo digo porque he estado en momentos como cuando uno está en una clínica, ahí sí es jodido”.

“El cumpleaños fue muy bacano porque me lo cantaron desde las 8:00 de la mañana, jueputa, todo el día. Fuimos a entrenar, estábamos en Boyacá y esos pueblos, en Unguía también, eso era por todo lado; muy especial, pues yo no soy mucho de fiestas en mi cumpleaños, nunca lo he hecho. Es muy familiar en mi casa, poquita gente y ya”.

¿Por qué Rigoberto Urán no celebra con fiestas sus cumpleaños?

“No sé. Nunca hemos hecho una fiesta grande, nada. Es en la casa, la familia cerrado y ya”.

'Rigo' le confirma a RCN su retiro profesional: "Definitivamente ya no voy más"

¿Cuál es el cumpleaños que más recuerdas?

“Tengo un problema: soy muy malo para las fechas de cumpleaños. Tanto, pero tanto, que en dos o tres ocasiones se me ha olvidado la fecha de cumpleaños de Michelle. A mí el cumpleaños de mi hijo incluso, de mi mamá”.

“Una vez estaba en Europa y llamo a Michelle: ‘¿Qué hubo, mi amor?, ¿qué más?, ¿qué estás haciendo’? – Respondió – ‘No, aquí en una fiesta, celebrando mi cumpleaños’… Ay… Hace unos cinco o seis años fue que se me olvidó.

¿Qué hizo el día en que se le olvidó el cumpleaños de Michelle?

“No, qué iba a hacer. Nada, pues decirle feliz cumpleaños, mi amor. Pero Michelle sabe que yo tengo ese problema”.

Vea también: ¿Le cumplió a su padre? Rigoberto Urán se destapó tras anunciar su retiro del ciclismo profesional

¿Cómo podemos describir ese fenómeno de ‘Rigo’? De él se enamora hasta el que no ve ciclismo

“Creo que cómo yo afronté la vida y la he afrontado; como hablo mucho, y de Rigo solo conocían el que se ríe, el de las palabras, el ciclista, pero no conocían toda la historia detrás, entonces creo que eso llegó en un momento muy importante al país”.

“Y fue un mensaje contundente para la juventud, para los empresarios, para todo el mundo de que sí se puede y que hay que trabajar; todo el mundo tiene dificultad y yo digo que no nos podemos lamentar. Hay que seguir adelante porque si uno se queda lamentándose, pierde el año”.

“Y eso es Rigo, sino que yo cuando la veo (la serie) digo: ‘wow, increíble. Yo era muy berraco antes’”.

Mario Sabato: “Después del último giro de Rigo tuvimos una cena todos los amigos de él, hubo música, nos divertimos mucho en la piscina – hacía un calor tremendo en Girardot – y en un momento estábamos en la piscina y vi que Rigo se alejó y miraba y bailaba solo”.

“Yo estaba con mi hijo y le digo: ‘Rigo en este momento va a levitar’ porque uno conoce un poco de su historia, pero después de ver la novela y decir, de dónde salió este pibe y a dónde llegó. Ver que estábamos en un hotel, todo cerrado para sus amigos en una rumba que había invitado toda él, yo decía, ‘cómo no vas a sentir que vuelas”. Eso te quiero preguntar:

¿Rigoberto Urán puede creer lo que es actualmente?

“No. Eso a mí me lo preguntaban: ¿’dimensionabas cuando estabas en el podio del Tour de Francia’? No. Porque pasa todo muy rápido, no te das cuenta; yo creo que te das cuenta cuando para”.

“Por ejemplo ahorita, ya que han pasado muchos años y paso por los Campos Elíseos, digo: ya estuve ahí, y fue muy grande. Pero en este momento no porque estamos concentrados trabajando, hay una cantidad de proyectos, mantenemos los pies en la tierra, porque todo puede acabarse de un momento a otro”.

“Simplemente es disfrutar de lo que estamos haciendo, y sentir alegría por lo que hacemos, creo que es eso. Eso da felicidad, pero a veces uno no dimensiona; de pronto se hace cuando se te acerca una persona y te dice: ‘gracias a tu novela mi mamá salió de una depresión horrible que tenía’”.

“Eso se lo tienen que decir a uno, Mario, y vos sabes que uno es más de la gente y lo tomo como normal, pero a veces no lo es porque para la gente es muy inspirador y por eso siempre trato de sacar el tiempo para compartir con las personas. Es mi forma de agradecer todo esto”.

“¿Sabe cómo se da uno cuenta? Estos días pasó algo muy particular: una muchacha empezó a escribirnos por todo lado y era que el niño estaba muy enfermo y que si lo podía ir a visitar a la clínica, obviamente mi agenda estaba full, y pudimos sacar el tiempo”.

“Yo llego a la clínica, estoy con el niño, y verle su alegría en esa dificultad que tiene, uno dice mire, tenemos que seguir haciendo esto. Hay que seguir generando alegría; estamos en un país con una cantidad de dificultades y que uno con un video… es tan fácil”.

Le puede interesar: Rigoberto Urán correrá su último Tour: un subcampeonato y una etapa reina para la historia

¿Qué le dice a usted el Rigo del Tour de Francia?

“Ese Tour de Francia… mire la alegría que yo tenía, y el campeón estaba serio. Yo lo había perdido, estaba de segundo, y para mí eso era un sueño, o sea, eso es lo que hay que hacer, aprender a disfrutar de cada momento”.

“No era el campeón, pero era la felicidad que tenía, algo muy bonito. Ese es el sueño de cada ciclista que inicia: poder estar ahí en los Campos Elíseos. Es algo increíble, es la carrera más grande del mundo, es algo que me da mucha felicidad”.

“Pocas veces veo estas imágenes (cuando estuvo en el podio del Tour de Francia) y cuando lo hago digo: jueputa, estuve en el Tour, porque estos últimos años no han sido tan buenos para mí deportivamente, entonces estar ahí era una cosa que no me creía”.

“Luchamos mucho, trabajamos mucho, fueron muchos años de esfuerzo y estar ahí fue algo muy grande. Ver la gente, el ánimo fue algo espectacular para mí”.

Mario Sabato: Rigo tiene algo que muy pocos ciclistas han conseguido: solamente 14 victorias y creo que es el ciclista más popular del mundo. ¿Cómo se logra eso?

“Siendo auténtico. Mire, yo entiendo a la gente cuando me critica porque solamente te quieren ver ganar; la crítica hoy día es lo más fácil, de hecho hago una terapia de no criticar a la gente porque no sé qué problemas tienen, no sé qué han vivido, entonces trato de no criticar mucho, y antes de hacerlo la quiero conocer”.

“A mí la crítica no me da. Ya pasé ese nivel; tuve un tiempo en el que me dio muy duro, ese 2015 y 16 me dieron muy duro. Para uno estar en un Tour de Francia tiene que haber mucha preparación, entonces vos te preparas”.

“Llegas al Tour de Francia y te enfermas, claro, hay frustración, no dormís bien, y eso también afecta a la familia. Entonces dice ‘¿qué vamos a hacer?, ¿vas a continuar, te vas a bajar? Y siempre hay un miedo muy grande, así tengas todo organizado, hay un miedo muy grande de decir ya no más”.

“Yo hablo con muchos deportistas retirados, con Valverde, con Vincenzo Nibali, y digo ¿qué pasa el día después? ¿Uno se levanta y qué? Ojo, yo llevo 19 años siendo profesional, más otros 4 años que hice en Colombia, más de la mitad de la vida. Entonces usted se levanta al otro día y qué hace. Es algo que a mí me da miedo, y a cualquier deportista por más bien que esté económicamente, lo que sea, le da miedo”.

“Cuando empecé a montar bicicleta en el 2001 que mi papá me dijo monte bicicleta, no lo empecé a hacer porque me gustara, simplemente fue porque mi papá me dijo, y por darle gusto a él. Después muere y quedo yo ahí, pero me empieza a ayudar todo el mundo porque era ciclista y supuestamente muy bueno”.

“A los 2 años me empezaron a pagar. Entonces yo fui ciclista porque me daban dinero, no porque fuera mi pasión. No. Claro y eso es fuerte, pero es la realidad, yo necesitaba comer, igual que mi mamá, mi hermana y pagar una cantidad de deudas que tenía. ¿Cómo lo hacía? Montando bicicleta”.

“Entonces yo montaba bicicleta, ganaba carreras y me daban plata, y para mí era muy fácil. De hecho, uno de los primeros contratos lo firma mi mamá, cuando llegamos al equipo de Antioquia, siendo un niño, ganaba más que los profesionales”.

“Para mí montar bicicleta siempre ha sido muy fácil y lo sigo disfrutando, lo que pasa es que estos años no he tenido resultados”.

¿Qué quería ser de grande Rigoberto Urán?

“Lo que quiere ser todo niño: futbolista. ¿Qué hacen todos los niños? Juegan fútbol, sino que yo era muy malo, entonces mi papá me llevaba a la escuela de fútbol y me iba muy mal; estuvimos en natación, atletismo, sino que me lleva a ciclismo y gano de una, entonces fue demasiado fácil. Era como ¿eso es todo? Ah no, eso es muy fácil”.

“Ya después empiezo a recibir dinero, entonces, toda la gente trabajando, y yo con una bicicleta ganaba dinero, me arreglaron mi casa. Cuando van a Urrao ven la casa donde yo vivía; después de pagar la hipoteca (al viejo carechimba Evaristo) Llegan en ese 2004 y me dicen, esa casa la organizamos. La organizaron toda y entonces uno dice pues sigo montando bicicleta y así empezó todo, ya después uno le coge amor”.

“Cuando yo llegué a Europa no conocía a muchos ciclistas y llego al 2006 y estaba con Tom Boneen, con todas las leyendas, pero lo que pensaba yo era que me estaban pagando en euros mensualmente”.

Andrea Guerrero: ha habido momentos muy difíciles y esos creo que han puesto a pensar a Michelle, a toda la familia, incluso a usted en si es hora o no. ¿Cómo fue la caída de 2019 en España y qué pasó después?

“Esa caída fue muy complicada y difícil por lo que pasó, - y es que la caída no se vio, la carrera es una maquinaria, no para, sigue -. Nos recogen, había como cinco corredores y como yo era el último que estaba más jodido, me dejaron prácticamente sentado en la ambulancia”.

“Yo tenía demasiado dolor, entonces le pedí al doctor morfina, y él dijo que sí, porque el dolor era increíble. Llegamos a la clínica, nos hacen la radiografía y dicen que fue clavícula y tiene el omoplato un poquito jodido. Entonces me dan de alta y en esos momentos Michelle dice que lo mejor es que Rigo vuelva a Mónaco para que lo opere un doctor que era amigo mío y que me había operado en marzo”.

“Cuando llego a la clínica, me ingresan, me hacen los exámenes y empieza a llegar un doctor, luego otro, otro, otro y dicen, ‘tiene un pulmón explotado’, siete costillas y su escápula está en pedazos; y en la clavícula, como tenía platina de un accidente de ese mismo año, el hueso se reventó y estaba muy salida”.

“Si ese día yo me llego a montar en el avión, hasta ahí había llegado, porque del hospital me dieron de alta”.

“La clavícula es lo más sencillo que hay, es lo más común, se opera y a los dos días está bien. No sé por qué no vieron el pulmón y las costillas; tenía tres costillas que me habían perforado. No había pulmón”.

“Uno como deportista tiene una capacidad muy grande para respirar, entonces yo con un solo pulmón respiraba normal, no me sentía asfixiado ni nada. Entonces cuando llegué a la clínica a las 10:00 de la noche, empezó a llegar mucha gente y yo no entendía, entonces me dicen que para cuidados intensivos”.

“Inmediatamente me mandaron a la UCI, vi a Michelle muy preocupada porque no pasó nada, el equipo se había ido, yo estaba en la clínica. Entonces ya llega Michelle al otro día y le dicen Rigo está en cuidados intensivos”.

“Ahí ya llega un calvario. Claro, pasan 20 días y no me podían operar porque la cirugía era larga y estaban estudiando cómo podían reconstruir la escápula y esperar que el pulmón otra vez tuviera la capacidad de resistir una operación”. Fue algo terrible, y lo que pasó todos los días de ahí para allá”.

¿Después del accidente, por qué seguiste?

“Yo le dije a Michelle: usted no me puede pedir eso en la clínica. Yo acá estoy vuelto mierda y esta decisión no la podemos tomar acá. Espere yo trato de recuperarme y quiero volver a intentar. Ahí es donde vuelvo a arrancar, venimos al Tour Colombia del 2020 y vos sabes que acá las carreteras son diferentes, no hay tanto estrés… y llega la pandemia”.

“Ahí estuvimos cinco meses donde yo tengo tiempo de recuperarme y digo, voy a dedicarme a hacer rodillo y voy a ir al Tour de Francia porque es en septiembre y ahí vuelvo y arranco otra vez”.

Lea, además: "Ya no me sale esa chispa pa' joder": 'Rigo' Urán y el anuncio de su retiro muy a su estilo

¿Rigo, usted recapitula toda su vida, llega a su infancia, y siente que le cumplió a su papá?

“Sí. Creo que le cumplí porque, bueno, el objetivo era pagar la hipoteca, era mejorar el estilo de vida de mi hermana, el mío, de mi mamá y ser feliz”.

¿Y el bachillerato?

“Bueno, mire, ese puede ser un objetivo. No me han entregado el diploma, me dijeron que tenía que volver al colegio, de pronto el otro año ya que no estoy montando bicicleta vuelvo, me falta que me entreguen el diploma”.

“Creo que cumplí. Seguramente mucha gente dirá: le faltó una grande, se la merecía. Yo digo que lo que hice y gané o perdí, era lo que tenía que pasar y luché para ser el mejor, trabajé para ser el mejor, pero esa es mi realidad, me siento orgulloso de lo que hice, mi familia, amigos, mi papá, donde esté, seguramente está orgulloso porque no pensábamos que fuéramos a llegar tan lejos”.

“Era el niño que montaba bicicleta en Urrao, el que vendía el chance y gracias a todo eso pues logró hacer una trayectoria muy bonita que hoy día es ejemplo para muchos niños y personas. Yo lo único que tengo es agradecimiento con mi deporte, una gratitud enorme y algo que nunca se va a olvidar”.

¿Cuál sería la escena más dura de la novela, Rigo?

“Para mí la más difícil fue la muerte de mi papá, porque uno después de 20 años cree que ha superado todo, pero ver eso de la forma como lo interpretaron, los actores fueron demasiado profesionales, y yo dije que no podíamos omitir nada porque esto me pasó a mí y es lo que le pasa a todas las personas”.

“Esto le ha pasado a una cantidad de colombianos, muestre eso como la realidad. Son imágenes fuertes, claro, yo cuando las veo me vine abajo, y fue difícil porque uno cree que ha superado todo, y no. Son cosas que nunca se te van a olvidar, complicadas y difíciles. Es bravo, es duro”.

Mario Sabato: “Rigo, jugando con la gente de digital me tocó grabar tu victoria en la clásica de Urrao, y cuando ganas, que ves a tu papá en la novela, me costó narrarlo porque yo también perdí a mi viejo y fue durísimo”.

“¿Yo cómo lo tomo? Hay cosas que tienen que pasar en la vida para uno seguir adelante. Una de las preguntas que me hacen es: ¿crees que si tu papá estuviera con vida hubieras sido el mismo ciclista? Creo que no”.

“Lo mío fue muy rápido. Se muere mi papá el sábado, nos enteramos el domingo y el lunes tengo que empezar a trabajar, de una. O había tiempo de nada”.

¿Volviste a ver a tu papá en alguna carrera?

“Soñé muchas veces, y por ejemplo otra escena que me dio muy duro es la Clásica de Urrao, porque esa carrera la gano y no sé por qué un mes o dos meses antes había soñado que ganaba una carrera y no estaba mi papá, y era una vaina muy frustrante. Yo cruzo la meta y nada más está mi mamá y mi hermana, y cuando pienso en mi papá no estaba”.

“Cuando yo veo la interpretación fue algo muy difícil porque había ganado algo muy importante que era la Clásica de Urrao, pero no estaba mi viejo, el que me había enseñado, el que me llevó allá y fue complicadísimo”.

Andrea Guerrero: “Es que fue como materializar, la realidad de saber que no estaba. Para mí es una de las más impactantes de la novela”.

“Sí. Así me pasó, fue igualito, entonces le dije al director: esto fue lo que me pasó, fue así, increíble, porque era demasiada felicidad con una tristeza enorme”.

“Yo solamente tengo agradecimiento con él porque gracias a él soy lo que soy: Rigo. Fue el motor, fue la persona (..) me hicieron llorar acá, qué huevonada… Él me inspiró, gracias a él soy ciclista, le aprendí muchas cosas como la alegría, el trabajar, mejor dicho, ser un campeón, pero no de la bicicleta sino de la vida”.

¿Ha pensado en querer ser el don Rigoberto (padre) de Carlota (hija de Rigo)?

“Sí. Una inspiración, una persona que sea inspiración para los hijos, que lo quieran alentar, que ellos sientan alegría y orgullo por el padre y la madre, creo que eso es lo más importante”.

¿Qué le dices a los jóvenes que se inspiran viendo Rigo?

“Creo que de las cosas buenas que han pasado con esto es todos los niños que están conectados. Lo que les digo es que tienen que luchar por sus sueños, no importa si son los primeros porque es muy fácil cuando hablas con un campeón, que ha ganado de todo, que diga sigan mi ejemplo, entonces los niños siguen el ejemplo, pero no son campeones, y pierden, entonces se desaniman”.

“Pero acá ha habido algo que es más cercano a ellos. Dicen quiero ser ciclista, futbolista, deportista, lo que sea, y voy a intentarlo y de pronto fallé en esta, pero dicen, Rigo también, entonces es esa realidad”.

“Cuando uno quiere seguir una estrella es muy complicado. ¿Entonces eso que da? Un aliento real, eso es demasiado importante porque yo digo que hay que soñar, y soñar en grande, no cuente los sueños, pero sueñe, trabaje para ello”.

“Pero cuando tienen un sueño como el de Rigo, que no alcanzó a ganar un Tour, pero es muy grande, yo quiero ser como él… Si gano o no gano, seguramente tiene más opciones de perder, y esa es la realidad, nadie le enseña a uno a perder”.

“Hay que aprender también a tener un poquito de paciencia. Nosotros hoy en día no tenemos paciencia, queremos todo para ya, y hay resultados que se dan muy rápido; yo estos días decía que me demoré, ciclista profesional desde el 2006 y me monté en el podio del Tour hasta el 2017, una cantidad de años”.
“Y llega Pogacar y lo gana en el primer año, llegó Egan Bernal, lo ganó en el primer año, entonces un dice: hay que recordar todo eso, si le toca, hágalo, pero hágalo con ganas”.

Mario Sabato: “Yo a veces digo que soy lo que soy, gracias a mi mujer, que es la que me acompaña hace más de 20 años. ¿Eres Rigo gracias también a Michelle?

“Mucha parte. Traigo una historia muy grande de Urrao, de todo eso que afronté con mi mamá, de esos primeros años que fueron muy complicados y después llega un apoyo demasiado grande que es Michelle, una mujer que viene de una familia con más comodidades, pero también con principios muy importantes de trabajar y luchar por las cosas”.

“Entonces nos juntamos e hicimos una mezcla super importante y hoy en día por eso tenemos esta variedad de emprendimientos, experiencias, porque siempre uno va a necesitar a alguien que te ayude, por más ideas que uno tenga, no las pueden materializar todas, necesitas una persona que te ayude, que te aterrice, que te de alas, todo…”.

Más sobre Rigoberto Urán en Noticias RCN

por:Noticias RCN

Noticiasrcn.com

google news
whatsapp channel

El uso de este sitio web implica la aceptación de los Términos y condiciones. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.