Opiniónjunio 30, 2022hace 2 meses

Educación, actuales retos en la Colombia rural

Se mantiene una brecha de inequidad irreparable entre las zonas urbanas y las rurales en el país.

Del total de niñas y niños escolarizados durante en el 2021, el mayor porcentaje de matriculados en el sistema educativo se registró en la básica primaria con un 41,8% y la menor participación en el nivel educativo de preescolar con un 8,7%. La matrícula urbana, para este mismo año, fue del 75,6%, con 7.405.053 alumnos, mientras la matricula rural fue del 24,4% con 2.392.624 matriculados, de acuerdo con las cifras del Dane.

Para el 2021 este censo educativo, realizado por el Dane, indicó que hay 9.800.000 alumnos matriculados desde el grado preescolar al grado 11, lo que representa una disminución de aproximadamente 86 mil estudiantes.

Adicionalmente, se registró el preocupante indicador que muestra que solo el 22.7% de las sedes educativas rurales cuentan con internet, mientras que el 90.8% de las urbanas si tienen esta posibilidad tecnológica.

No es extraño decir entonces que por la ausencia de servicios sociales del Estado, se mantiene una brecha de inequidad e irreparable, entre las zonas urbanas y las rurales en el país.

Frente al mundo globalizado del momento actual, y a la necesaria mirada humada y de derechos de los servicios sociales del Estado, a la que nos desafía este nuevo momento postcovid, es esencial que el Gobierno Nacional del Presidente Petro que inicia el próximo 7 de agosto, ponga en marcha un gran programa nacional por la educación rural de calidad, que logre en el corto plazo la reducción significativa de las sustanciales brechas en la educación de las zonas apartadas de Colombia. Es más, todos los ministerios y las agencias sociales del Estado, deberían crear una línea de plan estratégico, con porcentajes de inversión y recursos flexibles y diferenciados, para estas zonas.

La necesidad de mirar al campo colombiano y con ello, la urgencia de fortalecer los programas educativos y formadores de ciudadanos con educación integral de calidad desde la primera infancia hasta la edad adulta, es uno de los derroteros claves para el próximo cuatrienio. Con ello, se mejoraría la formación para los estudiantes de las zonas rurales en cuanto a las competencias necesarias para el acceso a la educación superior, a la movilidad social, a la productividad y aumento de la inversión en las zonas rurales y no menos importante, batallar contra el riesgo del reclutamiento, del trabajo infantil y de la deserción escolar que hoy afrontan niñas y niños en la Colombia profunda.

Para ello, fortalecer las líneas pedagógicas, la eficiencia educativa, el acceso a las nuevas tecnologías, el fortalecimiento del talento humano, es decir de los maestros y la

consolidación del sistema nacional de cualificación, ya puesto en marcha por los ministerios de educación y del trabajo, son acciones claves para incluir dentro de este programa nacional por la educación rural.

Él o la nueva cabeza del ministerio de Educación, debe gestionar e incluir dentro del nuevo plan de desarrollo, las herramientas y mecanismos normativos, financieros, gerenciales, de innovación y de evaluación, que permitan la realización de este gran programa dentro de la amplia y diversa realidad rural con la que cuenta Colombia.

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.