Opiniónseptiembre 10, 2022hace 23 días

¡Cuatro patas, sí; ¡dos patas, no!: Gustavo Petro y los clanes políticos

Con el único objetivo de lograr la gobernabilidad en el Congreso, el presidente recibió al Partido Conservador dentro de su coalición de gobierno.

¡Cuatro patas, sí; ¡dos patas, no!: Gustavo Petro y los clanes políticosFoto: Noticias RCN

George Orwell mostró en su magnífica fábula distópica, Rebelión en la granja, cómo aquellos cerdos que impulsaron una revolución en contra del hombre bajo el lema: ¡Cuatro patas, sí; ¡dos patas, no! Cuando lograron llegar al poder, terminaron siendo iguales al Señor Jones –quien los había sometido por años¬–. adquiriendo todas sus tradiciones, vicios y comportamientos.

La visión futurista de Orwell que se ha mantenido vigente por más de 70 años se refleja en la historia de algunos “revolucionarios” que se han convertido en lo que tanto criticaron. Esta vez, el protagonista es el presidente Gustavo Petro, quien luego de años de trabajo en contra de los clanes políticos ligados a la corrupción, el clientelismo y la parapolítica, terminó entregando su proyecto de cambio a los políticos contra los que tanto batalló.

Sin ningún tipo de filtro y con el único objetivo de lograr la gobernabilidad en el Congreso de la República, el presidente recibió al Partido Conservador dentro de su coalición de gobierno. Incluso, cuando los había señalado de fascistas, de respaldar la “matanza” de jóvenes durante el paro nacional y de haber denunciado durante años a varios clanes políticos de ese partido tradicional por sus relaciones con la delincuencia.

Poco le importó que dentro de la bancada conservadora se encuentren los congresistas con más señalamientos del escándalo del robo a los recursos de la paz. Que el heredero del clan de los Aguilar en Santander sea ahora su coequipero y que varios familiares de parapolíticos hoy ondeen la bandera del cambio. Finalmente terminó entregándoles el sector transporte a cambio de su apoyo.

Por el lado del Partido Liberal el asunto no es muy diferente. Una colectividad que tiene como líder a César Gaviria, quien por años se ha dedicado a negociar el Estado a cambio de los votos y al cual Petro también denunció en muchas ocasiones.

Gaviria le entregó al presidente un equipo de congresistas en el cual se encuentran las herederas políticas de los corruptos Eduardo Pulgar y Álvaro Ashton, así como las fichas del plagiador y cuestionado Julián Bedoya, entre otros congresistas que han sacado provecho del atraso del país y que recibieron como pago los Ministerios de Vivienda y Justicia.

Con el Partido de la U la situación es peor. Los clanes Besaile, Gnecco, Deluque y Name junto a la poderosa cacica Dilian Francisca Toro y con la vocería del heredero de alias “la gata”, se hicieron con el preciado botín del Ministerio de las Telecomunicaciones y ya pidieron pista para quedarse con la Fiduprevisora, el 472 y la Superintendencia de Industria y Comercio.

La aplanadora del presidente en el Congreso que hoy cuenta con 75 senadores de 108 y 140 representantes a la Cámara de 187, declarados de gobierno, demuestra que el pragmatismo, el clientelismo y las viejas prácticas son las mismas herramientas que se están usando para sacar adelante un proyecto que se vendió como la renovación política en Colombia.

Al final del libro de Orwell, los cerdos que hicieron la revolución para liberar a los animales del gran sufrimiento, ya no caminaron en cuatro sino en dos patas. Comenzaron a usar látigos –como el señor Jones—usaron pipa, abrigos, pantalones, jugaron a las cartas y brindaron con aquellos contra quienes tanto lucharon. Al final resultó imposible diferenciar a los uno de los otros. El gobierno de Petro con su nueva coalición de gobierno parece que estuviera escribiendo una historia similar.

 

@Danielbricen
Abogado especialista en Derecho Público - magister en análisis político y electoral.

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.