El fútbol y la política: Desde el nacionalismo

El fútbol y la política: un terreno fértil para expresiones políticas, nacionalistas e incluso conflictos armados


Juan Carlos Bolívar
marzo 27 de 2024
12:08 p. m.
Unirse al canal de Whatsapp de Noticias RCN

A propósito de la fecha FIFA y que el panorama político en nuestro país y del mundo no deja de sorprendernos: hablemos de fútbol y política. El fútbol y la política, aparentemente dispares en su naturaleza, han mantenido una relación fuerte e interconectada a lo largo de la historia. La relación en el desarrollo de estas actividades de la vida en sociedad es tan grande que su influencia es innegable. Ambas actividades son ejercicios de poder que comparten un componente estratégico que ha trascendido históricamente en su evolución.

La interacción entre el fútbol y la política ha sido un fenómeno omnipresente en la sociedad contemporánea, demostrando que el deporte más popular del mundo va más allá del simple entretenimiento para convertirse en un escenario donde se entrelazan identidades nacionales, aspiraciones políticas y tensiones históricas. Al examinar casos emblemáticos como la dictadura española, el conflicto español-marroquí, la guerra de las Malvinas, y la guerra entre Honduras y El Salvador, podemos entender cómo el fútbol se convierte en un terreno fértil para expresiones políticas, nacionalistas e incluso conflictos armados.

Te puede interesar: Columnas de opinión 

En España, la dictadura de Francisco Franco utilizó el fútbol como una herramienta para legitimar su régimen autoritario y proyectar una imagen de unidad nacional. Hoy en día, los catalanes señalan que el Real Madrid se convirtió en el símbolo deportivo del franquismo, mientras que los madridistas aseguran que el FC Barcelona respaldaba la dictadura de Franco. Durante la dictadura, los partidos entre estos dos equipos no eran simples enfrentamientos deportivos, sino batallas simbólicas que reflejaban las tensiones políticas y culturales de la época. El régimen también intervino en la gestión del fútbol español, utilizando el deporte para desviar la atención de los problemas políticos y sociales subyacentes.

La relación entre España y Marruecos ha sido compleja a lo largo de la historia, con disputas sobre el territorio de Ceuta y Melilla, dos enclaves españoles en la costa norteafricana. Estas ciudades han sido objeto de reclamaciones territoriales por parte de Marruecos, lo que ha generado tensiones políticas entre ambos países. En este contexto, los enfrentamientos futbolísticos entre las selecciones de España y Marruecos adquieren una dimensión adicional, ya que se convierten en una expresión simbólica de las rivalidades y disputas territoriales entre ambas naciones.

En Argentina, la Guerra de las Malvinas en 1982 tuvo un impacto profundo en la relación entre el fútbol y la política. El gobierno militar buscaba distraer la atención de los problemas internos y fortalecer su legitimidad mediante la movilización nacionalista en torno al conflicto con el Reino Unido. El fútbol se convirtió en una herramienta de propaganda, utilizada para promover el patriotismo y la unidad nacional. La victoria icónica de Argentina contra Inglaterra en la Copa Mundial de la FIFA en 1978 fue instrumentalizada por el régimen como una demostración de la grandeza nacional, y un jugador como Diego Armando Maradona se convirtió en héroe de la Argentina.  

Finalmente, el conflicto entre Honduras y El Salvador en 1969, conocido como la "Guerra del Fútbol", ilustra cómo un evento deportivo puede desencadenar tensiones políticas y llevar a un conflicto armado. El enfrentamiento en la eliminatoria para la Copa Mundial de la FIFA exacerbó las disputas territoriales y migratorias entre ambos países, culminando en un conflicto bélico de corta duración, pero de consecuencias devastadoras. Aunque las causas de la guerra eran complejas y multifacéticas, el fútbol sirvió como catalizador que avivó sentimientos nacionalistas y exacerbó las tensiones acumuladas.

El fútbol, con su capacidad para movilizar masas, construir identidades nacionales y proyectar poder blando en la arena internacional, se convierte en un campo de batalla simbólico donde se desarrollan luchas políticas y culturales. Aunque esta relación no es determinista y puede variar según el contexto histórico y las circunstancias específicas. En última instancia, la conexión entre el fútbol y la política nos permite comprender mejor las particularidades del poder, la identidad y la sociedad en el mundo contemporáneo.

Ver más columnas de opinión de Juan Carlos Bolívar

Unirse al canal de Whatsapp de Noticias RCN Google News Síguenos en Google News

Otras Noticias

Salud mental

Los hábitos diarios que podrían hacer que el cerebro adopte una actitud más positiva

En un mundo cada vez más agitado, la ciencia ha identificado varios hábitos diarios que pueden ayudar a reprogramar el cerebro para adoptar una actitud más positiva.

Liverpool FC

Oficial: Luis Díaz tiene nuevo técnico en Liverpool

Liverpool confirmó este lunes la llegada de su nuevo entrenador Arne Slot. Conozca de quién se trata.


Falsificador de billetes cayó con más de 540.000 dólares fraudulentos

Confirmado: Nataly Umaña regresará a la Casa de los Famosos Colombia

Caso Marcelo Pecci: Fiscalía de Paraguay habla de demoras de Colombia en la investigación