Opiniónoctubre 26, 2021hace un mes

La sonrisa de Otoniel

Seguramente se veía entrando al edificio de la JEP con el puño en alto mientras, clandestinamente, ordenaba la muerte de algún líder social.

David GhitisFoto: Noticias RCN

Fue capturado alias Otoniel en una operación de la Policía y las Fuerzas Armadas y al mismo tiempo fue capturada su sonrisa en las fotos que fueron tomadas en el operativo. 

Mientras muchos celebraban la captura ocurrida en la vereda La Pita, en el Urabá antioqueño y mientras la noticia daba la vuelta al mundo contando que el narco más buscado había sido capturado, él sonreía plácidamente a las cámaras. Despreocupado.

Una sonrisa inexplicable si pensamos que él es alguien que enfrenta una solicitud de extradición por parte de los Estados Unidos por narcotráfico la cual el Presidente Iván Duque ya dijo que será atendida a la mayor brevedad y el narcotraficante será enviado a enfrentar a la justicia norteamericana.

Investigaciones del periodista Gustavo Rugeles dejaron a la luz pública que el senador Iván Cepeda tuvo reuniones con representantes del Clan del Golfo y que estas reuniones no fueron autorizadas por el Gobierno Nacional. 

Si además unimos cabos con la lucha incansable de Iván Cepeda para evitar las extradiciones de narcos, podríamos pensar que Cepeda tiene algo que ver con la sonrisa de Otoniel.

Si a este cóctel le agregamos que el señor Feliciano Valencia, quien no necesita introducción, hacía eco de una publicación sin firma en un portal poco conocido en la cual ponen en duda la captura y lanzan la hipótesis de que fue una entrega acordada mientras deja entrever su rechazo a un proceso de extradición, podemos ver cómo queda evidente que hay sectores bien definidos que defienden a los criminales y a la cadena de la cocaína que va desde las plantaciones hasta la exportación. Defienden el no uso del glifosato y atacan la extradición de grandes narcos.

Casos de criminales como este siendo protegidos por dirigentes políticos o protegidos por magistrados como en el caso de Jesús Santrich, nos abren los ojos a lo invertido que están los valores en nuestra sociedad. 

Las víctimas mendigando ayudas del Estado mientras funcionarios públicos los ignoran y al mismo tiempo grandes criminales impunes ocupando curules en el Congreso. 

Comunidades aterrorizadas por criminales como Otoniel, líderes sociales asesinados por las mal llamada disidencias, incumplimientos por parte de las FARC a los puntos del tratado habanero como lo son la entrega de rutas, reparación de víctimas, etc. 

Pero eso sí, con la voz en alto los simpatizantes de los criminales culpan al Gobierno de incumplir los acuerdos y siguen descalificando a quienes critican los incumplimientos de las FARC. ¿Se puede ser más cínico?

La sonrisa de alias Otoniel nos pone a pensar en que su preocupación no era mucha cuando lo capturaron. Seguramente él se veía entrando al edificio de la JEP con el puño en alto mientras, clandestinamente, negociaba el envío de televisores a USA y seguramente ordenaba la muerte de algún líder social por interponerse a sus planes. Las fotos tomadas después lo mostraron más serio, con cara de preocupación. 

Aparentemente ya se había enterado de la intención del Gobierno de proceder con la extradición solicitada por USA.

Nota: Esperemos que no se le vuelva a caer el celular a Iván Cepeda.

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el Portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del Portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.