Opiniónjunio 26, 2022hace 2 meses

Vendemos muy barato

Estamos transfiriendo jugadores colombianos al exterior con precios realmente baratos. Los jugadores tienen el talento, no tanto así los managers y directivos.

En las últimas horas se confirmó el interés del equipo Al Rayyan por aceptar la oferta de 5 millones de euros por los derechos deportivos de James Rodríguez quien pasa ahora al fútbol brasilero. Llega como refuerzo de Botafogo. Una gran noticia deportiva para el jugador, para la Selección Colombia y también para la liga carioca, pues no es fácil fichar un jugador que hace 8 años fue goleador del Mundial y ha pasado por grandes equipos como Real Madrid y Bayern Múnich.

A nivel económico, la coyuntura, lo que pasó en los años siguientes, hacen que sea un valor realmente simbólico pues en otras latitudes un jugador de esa categoría no vale menos de 20 o 25 millones. En ese sentido el valor es realmente barato. Otros dirán que, frente a la incertidumbre de otra temporada sin ningún traspaso importante, 5 millones es mejor que cero. Eso es cierto, los activos en los mercados valen por el momento, como el actual ejemplo de Ecopetrol, cuya acción en bolsa está cayendo por el nerviosismo innegable que dejó la elección presidencial para ese sector.

Las cosas valen lo que alguien esté dispuesto a pagar por ellas. Eso lo aprendí rápidamente valorando empresas en un antiguo trabajo de Banca de Inversión. Junior está negociando fuertemente con River Plate para el traspaso del goleador Miguel Ángel Borja. En River les han funcionado históricamente distintos delanteros colombianos desde Juan Pablo Ángel, Radamel Falcao García, Teófilo Gutiérrez y Rafael Santos Borré. Ahora pretenden a Borja. El problema, como todo en ese país, es el manejo de las divisas, los trámites en los bancos y otras restricciones impuestas desde el gobierno de Kirchner hasta la fecha que hacen que los pagos desde Argentina al exterior estén siempre acompañados de lágrimas, dolor y toneladas de paciencia. El precio de los derechos de Borja es similar al de James: 6 millones de dólares. En la mesa hay ofertas de un par de clubes mexicanos que se le pueden atravesar a River.

En mi opinión estamos subvalorando a nuestros propios jugadores. Tenemos talentos futbolísticos, pero nos hace falta esa mentalidad de banqueros de inversión. Los cracks colombianos no valen 5 millones, creo que, en Europa, México, Estados Unidos y otras latitudes estarían dispuestos a pagar mucho más. El problema es de managers y directivos de mentalidad pequeña. Hay que buscar ampliar el pensamiento, se están quedando oportunidades económicas sobre la mesa por tener una visión de nosotros mismos reducida y mediocre.

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.