Colombiaagosto 12, 2022hace 2 meses

“Me lo contó Pizarro”: el relato de Antonio Navarro y la espada de Simón Bolívar

Antonio Navarro reveló varios detalles de la historia de la espada de Simón Bolívar, desde el día en que Carlos Pizarro le contó el mayor secreto del M-19.

La espada de Simón Bolívar volvió a sonar, pero no empuñada por su dueño mientras blandía su hoja, sino por el llamado del presidente Gustavo Petro, para que estuviera presente durante su acto de posesión el 7 de agosto de 2022.

Aunque inicialmente estaba prevista la presencia de la espada, a última hora se conoció que no, pero el mandatario hizo de nuevo la solicitud: “como presidente de Colombia le solicito a la Casa Militar traer la espada de Bolívar”, lo que generó que millones de personas comentaran lo sucedido.

Vea también: Primera orden de Petro como presidente: “solicito a la Casa Militar traer la espada de Bolívar”

En NoticiasRCN.com hablamos con Antonio Navarro Wolf, quien hizo parte del M-19, grupo que hurtó la espada en 1974 de la Quinta de Bolívar, y reveló detalles de su historia. 

La espada es un símbolo de nacionalismo, de lucha por el cambio, de batallas contra la desigualdad

El día en que Navarro conoce el secreto mejor guardado del M-19

Cuenta Navarro que el robo de la espada fue uno de los hechos que más llamó su atención para que tiempo después hiciera parte de las filas del M-19. Incluso, reveló que cuando fue detenido lo primero que hicieron fue preguntarle por su paradero.

“No tenía la menor idea, no sabía nada de dónde estaba la espada. Eso fue en 1980 y yo no tenía la menor información de dónde estaba la espada de Bolívar”.

Sin embargo, esa situación solo perduró algunos años más, pues Carlos Pizarro le contó el que sería el mayor secreto del M-19.

Yo supe dónde estaba la espada de Bolívar en 1989

“Las palabras exactas no las recuerdo. Fue en 1989, pero me contó que la espada se la habían entregado al gobierno cubano para que nos ayudara a cuidarla. Desde hacía unos años la espada estaba en La Habana, bajo el cuidado del jefe del Departamento de América, un señor de apellido Piñeiros, porque Jaime Bateman tuvo temor de que en algún allanamiento la encontraran, por eso la sacó del país”.

Según dijo Navarro, para ese entonces solo él y Pizarro conocían la ubicación de la espada. En marzo de 1990 se firmó el acuerdo de paz entre el M-19 y el Estado colombiano, luego, en abril de ese mismo año, fue asesinado Leongómez. Fue una época de muchos cambios, pues para esas fechas se hablaba ya de la Constituyente en Colombia.

“Pizarro y yo sabíamos dónde estaba (la espada), no sé si alguien más lo sabía en el M-19. Luego firmamos la paz, mataron a Carlos Pizarro y vino la elección de la Constituyente, fuimos a las elecciones y nos fue muy bien”.

Le puede interesar: La crónica de la espada de Bolívar: un momento de discordia en la posesión de Petro

La espada de Simón Bolívar vuelve a Colombia

Relató que una vez se habían asegurado de que el proceso de paz estaba en firme y la constituyente avanzaba con seguridad, decidieron devolver la espada. Fue entonces cuando Navarro se puso en contacto con la Embajada de Cuba en Caracas, debido a que en Bogotá no había sede.

“Mandamos a alguien a Caracas y efectivamente allá tramitaron nuestra solicitud y nos dijeron que fuéramos por la espada. No sé cómo, tal vez los cubanos le contaron a Carlos Andrés Pérez (el entonces presidente de Venezuela), y él mismo se interesó en estar en el momento en que nos iban a devolver la espada y también Gabriel García Márquez”.

El encuentro tuvo lugar en enero de 1991 en una playa cercana a Caracas, hasta donde llegaron el presidente de Venezuela, Gabriel García Márquez, el embajador de Cuba y Antonio Navarro, a quien le entregaron la espada de Bolívar.

“Yo había ido en un avión chárter, tomé el chárter y me devolví para Bogotá, aquí reunimos a los hijos de los compañeros que habían muerto de los años de alzamiento armado, de los comandantes, los hijos de (Jaime) Bateman, (Carlos) Pizarro, de (Álvaro) Fayad, de Iván Marino Ospina, todos los hijos de los compañeros miembros de la comandancia del M-19 que habían muerto, y les mostramos la espada para que se tomaran fotos con ella, para que la vieran y la tocaran”, contó Navarro.

Días después, en un acto convocado en la Quinta de Bolívar, la espada fue devuelta al Estado colombiano y la recibió el entonces presidente de Colombia, César Gaviria.

Desde aquel 31 enero de 1991, la espada ha sido resguardada por el Estado. “Cuatro presidentes han tenido en sus manos la espada de Bolívar: Gaviria, Pastrana, Duque y ahora Petro. Es un símbolo poderoso”, manifestó Antonio Navarro.

Lea, además: ¡Quedó instalada! La espada de Bolívar ya tiene su propio espacio en la Casa de Nariño

Ahora, la espada se encuentra en uno de los pasillos de la Casa de Nariño bajo custodia, pero visible a quienes deseen apreciar la historia del arma que empuñó Simón Bolívar, que después fue robada, ocultada y posteriormente mostrada como símbolo durante la posesión presidencial de Gustavo Petro.

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Políticas de cookies

Con su manifestación expresa de la aceptación del mensaje de información y autorización que se despliega al inicio de su navegación en el portal, así como con su navegación a través de la misma, RCN asume que usted acepta de previa, expresa e informada el uso de cookies. Sin embargo, la solicitud de aceptación de la presente política se desplegará en la parte inferior o superior del portal y en cada inicio de sesión o navegación con el objeto de que usted tenga un conocimiento claro e informado del presente contenido.