Colombiaseptiembre 23, 2021hace un mes

Monja colombiana secuestrada por Al Qaeda estaría grave de salud

La religiosa completó más de 4 años retenida por el grupo terrorista, quien la aprisionó en Malí, África, en el año 2017.

Foto: Archivo. Monja colombiana secuestrada por Al Qaeda estaría grave de salud

El drama de los familiares de Gloria Cecilia Narváez Argoty parece no tener fin, puesto que en las últimas horas se reveló por parte de la Comunidad Franciscana que un grupo de personas que estaban secuestradas por Al Qaeda lograron huir del cautiverio.

En contexto: Al Qaeda confirma tener secuestrada a la monja colombiana Gloria Cecilia Narváez

La información se supo por medio de la superior Aylem Yela Romo, integrante de la comunidad, quien indicó que el grupo de secuestrados que se hallaba con la monja pudo escapar en un descuido de sus captores.

Sin embargo, al momento de huir, los extranjeros no pudieron llevarse a la monja colombiana y tuvieron que dejarla debido a su precaria condición de salud, reveló uno de los exsecuestrados a la comunidad.

Ante esta información, Edgar Narváez, hermano de la religiosa, afirmó no saber de este hecho, pero continúa confiado y pidió al Gobierno una vez más su intervención para que su hermana quede en libertad.

Tras completarse cuatro años de privación de su libertad, familiares de la mujer continúan en cadena de oración solicitando a las autoridades que intercedan para lograr su liberación.

A lo largo de su cautiverio se han dado a conocer pocas pruebas de supervivencia. 

La ruta del secuestro

La hermana Narváez, de 61 años y oriunda de Pasto, Nariño, fue secuestrada el 7 de febrero de 2017 cerca de la localidad de Koutiala, 400 kilómetros al este de la capital de Malí, Bamako, por la célula yihadista ‘Grupo de respaldo al islam y los musulmanes’ (Nusrat Al Islam wal Muslimin), vinculada a Al Qaeda.

En ese entonces, la monja trabajaba como misionera desde hacía seis años en la parroquia del pueblo de Karangasso.

La religiosa es miembro de las Hermanas Franciscanas de María Inmaculada, una congregación de origen suizo nacida en 1893 en Colombia y con presencia en 17 países.

Incluso, el 21 de septiembre del 2020, Rosita Argoty Narváez, madre de la religiosa, falleció esperando poder ver en libertad a su hija.

De acuerdo al general Fernando Murillo, director de la Dirección Antisecuestro y Extorsión de la Policía Nacional de Colombia, las últimas noticias de la hermana Gloria Narváez datan de comienzos de 2021.

La policía colombiana en ese momento organizó una "comisión urgente" para viajar al país africano en aquel entonces, "pero la pandemia no nos permitió viajar", añadió Murillo en ese momento.

La primera prueba

A principios de julio de 2017, y por medio de la red encriptada Telegram, el ‘Grupo de respaldo al islam y los musulmanes’ difundió un video de 16 minutos y 50 segundos.

En el video se observan a otros cinco rehenes extranjeros y a la mujer, quien afirmó que se encuentra “gracias a Dios, bien de salud".

La segunda prueba

En julio de 2021, el hermano de la monja colombiana manifestó haber recibido una nueva prueba de vida de la religiosa: una carta.

El mensaje, comentó el hermano de la religiosa, tiene "once líneas, escritas a puño y letra de ella, con letras mayúsculas porque ella siempre utilizaba las mayúsculas, la firma de ella y el nombre del papá y la mamá". 

Narváez confirmó la veracidad del documento, fechado el 3 de febrero de 2021.

"Yo estoy 4 años secuestrada y ahora estoy en un nuevo grupo GSIM ('Grupo de Apoyo al islam y a los musulmanes')", vinculado a Al Qaeda, señaló el texto en español.

"Oren mucho por mí, qué Dios los bendiga, yo espero que Dios me ayude a conseguir mi libertad", añade la mujer.

Lea también: Divulgaron nueva prueba de supervivencia de monja secuestrada en Malí

Narváez recibió la carta en marzo de 2021 por medio de la Cruz Roja y solo la dio a conocer en julio, según dijo.

"Eso demuestra que ella está viva, aunque está un poco triste y desolada", añadió Narváez, quien es profesor de escuela.

Malí, zona en conflicto

Los secuestros son recurrentes en Malí, país sumido en una grave crisis de seguridad, sobre todo en el centro, uno de los focos de violencia yihadista.

Desde marzo de 2012, varias zonas del país y sus alrededores se encuentran en manos de grupos yihadistas vinculados a la red Al Qaeda.

Los secuestros de malienses o extranjeros son uno de los aspectos de la violencia que golpea este país de la región del Sahel, de mayoría musulmana.

Google News Haz de Noticias tú fuente de información aquí